Entidad en crisis

El Barça de Bartomeu: improvisación, descontrol...

  • El club, que ha encargado un informe 'forensic' para determinar si la gestión anterior fue delictiva, no tapará su agujero patrimonial al menos en cinco años

  • Reverter revela que el Barça estaba en quiebra en abril

Reverter, el CEO del Barça, en la exposición de la due diligence en el Auditori 1899 del Camp Nou.

Reverter, el CEO del Barça, en la exposición de la due diligence en el Auditori 1899 del Camp Nou. / Maite Cruz

4
Se lee en minutos
Agustí Sala
Agustí Sala

Redactor jefe de Economía

Especialista en Además de El Periódico, trabajé de 1989 a 1990 en La Economía 16, como responsable de Economía en el Diari de Barcelona, de 1989 a 1990; en la sección de Economía de TVE Catalunya de 1987 a 1989, en Antena 3 de Radio, de 1985 a 1987 y en el Diari Menorca, de 1983 a 1985 y Radio 80-Menorca. Además la licenciatura en Ciencias de la Información por la Universitat Autònoma de Barcelona (1992-1986), tengo un posgrado en dirección general (PDG) 2011-2012y un curso de Márketing Digital y Redes Sociales por la EAE Business School

Escribe desde Barcelona

ver +

"Improvisación, descontrol, falta de planificación...". Con estos adjetivos describe el director general del FC Barcelona, Ferran Reverter, la gestión de la anterior junta directiva presidida por Josep Maria Bartomeu. Y es lo que se desprende de la 'due dilligence' encargada a Deloitte, que arroja unas pérdidas de 481 millones de euros la temporada pasada y un agujero patrimonial de 451 millones con una directiva que fichaba sin saber si contaría con el dinero parta pagar. Según Reverter, que ha mantenido un encuentro con medios económicos, el patrimonio negativo neto durará al menos unos cinco años. En todo caso destaca que el Barça es un club "resiliente" que ha salido de muchas crisis.

Al análisis contable le seguirá la publicación en unas semanas de otro informe 'forensic' destinado a determinar si existen indicios delictivos en la gestión del club, ha explicado. El club se encuentra en una situación de quiebra técnica, pero ha puesto en marcha un plan de viabilidad que le ha permitido obtener financiación por 595 millones a 10 años y a un tipo de interés del 1,98% que, según el directivo, ha llamado la atención de otras entidades deportivas europeas por sus condiciones en las circunstancias actuales.

Según el máximo ejecutivo del club, la actual junta se encontró no solo con una situación de quiebra técnica, sino con dificultad para pagar nóminas, la necesidad de refinanciación urgente, la limitación para la inscripción de nuevos jugadores y una situación precaria tanto del estadio como de la ciudad deportiva. Reverter afirma que imaginaban que la situación era mala, pero no su magnitud. De hecho, la entidad cuenta con una deuda y compromisos futuros totales de 1.350 millones.

El análisis de las cuentas revela que en la temporada 2016/17 se decidió cambiar el criterio de contabilización del pasivo, siguiendo el que marca LaLiga, que no incluye las deudas con las administraciones ni con jugadores, lo que hizo que se infravalorara. En todo caso, pasó de 159 millones en la campaña 2017/18 a 673 millones en la actualidad, pero con los compromisos con jugadores y otros pasivo llega a 1.350 millones porque hay conceptos como el diferimiento de pago a jugadores que se eleva a 389 millones. El calendario de amortización de compromisos revela que entre marzo de este año y junio de 2022 el club deberá afrontar pagos por 470 millones, el 35% de la deuda total.

Compraventas

La inversión en la compraventa de jugadores fue la principal causante, con 306 millones, así como las obras del Espai Barça, que debería estar ya finalizado y solo se ha ejecutado en un 5%. El incremento del endeudamiento se llevó a cabo sin solicitar la autorización de la asamblea general de socios. En la etapa que comenzó en 2016/17 se compraron tres de los cinco jugadores más caros del la historia. Con 4 jugadores existe una deuda de 1.400 millones por cuatro años, lo que supone un coste medio de más de 300 millones anuales, ha explicado para demostrar el nivel de pasivo adquirido y que deberá renegociarse.

La 'due dilligence' refleja un aumento del 61% en la masa salarial en tres años, del 56% en los gastos de gestión y del 600% en los gastos financieros por la forma de operar y de hacerlo sin planificación. Los contratos con jugadores se realizaron "a precios elevados" y con nuevos conceptos retributivos que aumentaban los gastos futuros. De seguir la misma plantilla, la masa salarial en la temporada actual habría ascendido a 835 millones, el 108% de los ingresos recurrentes. Pese a que el covid ha tenido sus efectos, las pérdidas por ese concepto fueron de 43 millones en la temporada 2019/20 y de 65 millones en los primeros nueves meses de la 2020/21.

Noticias relacionadas

Las primera iniciativas del equipo gestor actual fueron obtener un crédito transitorio de 80 millones para cubrir las obligaciones de tesorería de 90 días y la negociación de dispensas temporales con los principales financiadores. En agosto se refinanciaron 595 millones con entidades de EEUU, que han permitido reducir "muy significativamente el coste medio de los gastos financieros del club". También se renegocia el crédito relacionado con el Espai Barça, a a la espera de someterlo a la aprobación de la asamblea de socios el próximo 17 de octubre. A su vez se ha hecho una revisión general del proyecto.

El plan estratégico 2021-2026 está dirigido a incrementar los ingresos, con la venta por ejemplo de un 49% de Barça Studios y un mayor control de los costes salariales deportivos y de gestión. De momento ha logrado reducir la masa salarial en unos 155 millones. También ha llegado a varios acuerdos para desjudicializar al club y realizó obras de emergencia por unos dos millones de euros "para solucionar patologías estructurales del estadio que no permitían la vuelta de los socios una vez finalizadas las restricciones de público por la pandemia". También se están revisando las estructuras organizativas.

Temas

Barça