LOS PLANES AZULGRANAS

Laporta reaviva el deseo de recuperar a Guardiola en el Barça

El presidente del Barça comparte este viernes las decisiones tomadas en dos meses y medio de mandato y los planes que tiene en el primer equipo

Joan Laporta abraza a Leo Messi, en el acto de presentación del nuevo presidente azulgrana, en el Camp Nou.

Joan Laporta abraza a Leo Messi, en el acto de presentación del nuevo presidente azulgrana, en el Camp Nou. / AFP

3
Se lee en minutos
Joan Domènech
Joan Domènech

Periodista

Especialista en Fútbol, Barça, Deportes.

Escribe desde Barcelona

ver +

Se sabe con certeza que el Barça inicia un nuevo ciclo. Porque tiene nuevo presidente (desde el 7 de marzo) y porque ese nuevo presidente aseguró que acabará con toda la etapa de Josep Maria Bartomeu. Nada más. El ciclo de Joan Laporta, el de 2021, a diferencia del de 2003, se basa en dos figuras: la continuidad o no del entrenador (Ronald Koeman) y la del futbolista emblema (Lionel Messi).

Y el presidente no tiene la última palabra. Messi es libre, y lo estará de facto el 30 de junio, para decidir si desea quedarse. Koeman, por el contrario, quiere permanecer en el club aunque sabe que se le busca sustituto. El más deseado por Laporta es Pep Guardiola, con contrato con el City hasta 2023. Renovó el pasado 19 de noviembre cuando aún no se habían convocado (oficialmente) las elecciones en el Barça. Pero se vislumbraban en el horizonte.

Guardiola renovó con el City el 19 de noviembre, antes de convocarse oficialmente las elecciones.

Guardiola celebrando sus primeros títulos con el City.

/ Getty

Laporta querría convencerle de que volviera al Barça e intentar la reedición del periodo 2008-10 (aunque Guardiola siguió con Rosell dos años más), cuando se consiguió el sextete. A la dificultad del contrato vigente, habría que añadir la voluntad de Guardiola, que en el pasado dio por cerrada su etapa en el el primer equipo. La respuesta del técnico de Santpedor cuando finalice la temporada del City tras la final de la Champions podría influir en la continuidad de Koeman la próxima campaña. Una negativa rotunda de Guardiola obligaría a iniciar el nuevo proyecto de inmediato. 

Primera intervención

No podrá ser concreto sobre eso Laporta, en su primera intervención este viernes como presidente El guía barcelonista no se ha manifestado desde la toma de posesión del 17 de mayo, tras imponerse en las elecciones con mayoría absoluta (un 54,28% de los votos), excepto en anunciar que iba a tomar decisiones (el 18 de mayo), dando a entender que iban a ser drásticas y llamativas. Las ha tomado en otros sectores de la entidad. Menos en el fútbol.

El dirigente va a exponer la crítica situación del club y las sorpresas del Espai Barça

La revolución no ha empezado en el fútbol, seguramente por ser el segmento más delicado y sensible. El presidente tampoco lo tiene claro ni puede decidir por sí mismo. Koeman se aferra al contrato que le firmó Bartomeu por dos temporadas, aunque el presidente sabía que solo iba a cumplir un año. Luego ni cumplió dos meses, al comprobar que la moción de censura lo iba a aniquilar. Koeman exige a Laporta el año pendiente si cancela el contrato más una indemnización añadida. Según algunas fuentes, el coste de la rescisión asciende a 13 millones. 

Vuelve la gente de Wijnaldum

El club aún no tiene las conclusiones definitivas de las auditorías encargadas

Noticias relacionadas

Mientras tanto, se van tomando decisiones futbolísticas de menor calado estratégico. Los agentes de Georginio Wijnaldum volvieron a las oficinas del Barça dos días después de su primera visita. El centrocampista será uno de los cuatro fichajes; cinco si se incluye al brasileño Emerson, comprado a medias con el Betis, donde ha estado cedido dos años. El defensa se incorporará al Barça y el futuro entrenador determinará durante la pretemporada si se queda en la plantilla.

La falta de concreción en el plano deportivo se repetirá en las cuestiones económicas, sociales y del Espai Barça, donde la junta ha encontrado desagradables sorpresas. Las conclusiones de las auditorías tampoco son definitivas ni se expondrán al detalle.