EL CAMBIO

Laporta sigue borrando la huella de Bartomeu

  • El despido de Òscar Grau, CEO del club, simboliza el nuevo orden, que estará dirigido en el área ejecutiva por Ferran Reverter

  • El presidente escoge la vía silenciosa para aplicar los cambios a la espera de que las auditorías le proporcionen la foto real de la grave crisis económica del Barça

Laporta, en su discurso de investidura en el Camp Nou.

Laporta, en su discurso de investidura en el Camp Nou. / Jordi Cotrina

4
Se lee en minutos
Marcos López
Marcos López

Periodista

ver +

Ni dos meses han pasado desde que arrasó en las elecciones. Ni dos meses y Joan Laporta, el nuevo presidente azulgrana, va eliminando toda huella de Josep Maria Bartomeu en la estructura ejecutiva del Barça. Poco a poco, y de forma pausada, el dirigente, que ha escogido la vía pragmática, alejado de los grandes anuncios, ha moldeado el nuevo orden en las oficinas del Camp Nou.

En el campo, tiene aún pendiente el asunto capital -la renovación de Messi- porque supedita todo el diseño de la planificación deportiva, al igual que si permite a Koeman cumplir el segundo año de contrato que le firmó en agosto pasado Bartomeu.

En las oficinas, sin embargo, el cambio ya es visible. Bien visible, simbolizado, especialmente, con el despido de Òscar Grau, el CEO del club desde septiembre del 2016. Es una destitución que certifica, ahora sí, la dimensión del cambio en el organigrama de poder que ha diseñado Laporta.

Òscar Grau entra en las oficinas del Camp Nou.

/ Efe

Durante las seis primeras semanas de su mandato, Grau, que está implicado en el caso del ‘Barçagate’, había cohabitado con Ferran Reverter, el ejecutivo escogido por el nuevo presidente para pilotar la reconstrucción económica de un Barça que se encuentra arruinado. Pendiente aún de que las auditorías que ha encargado Laporta puedan definir con toda precisión la dimensión de esa crisis que ahoga al club. 

Robert Fernández y Albert Soler, en una rueda de prensa en el Camp Nou.

/ Sport / Ignasi Paredes

Soler, Gómez Ponti, Grau...

Con el despido de Grau se va también el último ejecutivo, el de más poder, que había colocado Bartomeu. Ya fue destituido en su día Albert Soler, otro de los hombres de confianza del expresidente, que había ido perdiendo influencia en la gestión del club, destinado en los últimos años a la dirección de deportes profesionales tras ser el máximo responsable ejecutivo del fútbol, cargo al que renunció en el verano del 2017. El verano en el que el Barça vio marcharse a Neymar (recibió 222 millones de euros del Paris SG) e invirtió 105 más 40 en variables por Dembélé.

Esa silla que deja vacía Soler será ocupada ahora por Xavier Budó, nuevo director de deportes del club azulgrana, según ha revelado RAC-1. Había sido entrenador, entre otras, de las tenistas Carla Suárez y Paula Badosa. Y su rol será supervisar todos los deportes profesionales del Barça incluyendo el control sobre La Masia además de reportar de forma directa con Reverter.

Ferran Reverter, el nuevo CEO del Barça.

/ Mediamarkt

Xavier Budó se convierte en el nuevo director de deportes del Barça y supervisará La Masia teniendo hilo directo con Ferran Reverter, el nuevo CEO

Soler también abandonó el Barça tras la llegada de Laporta, quien ha prescindido de la primera línea de poder y, al mismo tiempo, de la segunda como queda acreditado con la salida de Pere Jansà, el director del área social, un ejecutivo que aterrizó en el Camp Nou de la mano de Sandro Rosell en el 2010 y ha permanecido al frente de la atención al socio en la época Bartomeu.

Pero quedan todavía muchas piezas por remover o mantener ya que este arranque de mandato de Laporta está siendo presidido por arreglar primero dentro y después abordar la necesaria reestructuración de la plantilla, aguardando el momento para presentar una oferta económica y deportiva potente que pueda seducir a Messi, dueño de su destino.

Reverter tendrá la llave del club en el día, manteniendo hilo directo con el presidente, que se toma su tiempo, sin embargo, para dar vuelo al núcleo de poder en el área deportivo, prácticamente cerrado, a la espera de poder oficializar la llegada de Jordi Cruyff.

En el baloncesto, Laporta fue radical: quitó a Nacho Rodríguez y puso a la 'Bomba' Navarro como nuevo mánager general de la sección

En el baloncesto, sin embargo, el giro sí que ha sido radical, mucho más laportiano. A dos meses de acabar la temporada, el dirigente prescindió de Nacho Rodríguez como manager general de la sección, el mismo que ha diseñado la actual plantilla de Jasikevicius, ascendiendo a Juan Carlos Navarro para asumir esa responsabilidad.

En el fútbol, en cambio, Mateo Alemany hace semanas que trabaja junto a Ronald Koeman y Ramon Planes, tal vez el único ejecutivo de la ‘era Bartomeu’ que continúe, en el diseño de la nueva plantilla, a pesar de que el club no ha oficializado su llegada. Ni tampoco la de José Ramón Alexanko, el excapitán del ‘Dream Team’ de Cruyff, que retorna para asumir el control del fútbol-base sustituyendo a Patrick Kluivert, otro hombre de Bartomeu que desaparece porque su contrato termina el 30 de junio. 

Kluivert saluda a Sergi Barjuan en presencia de Jordi Roura, en el Camp Nou.

/ Jordi Cotrina

Noticias relacionadas

El propio Koeman así lo ha reconocido. "Claro que estamos trabajando con Alemany y Planes. Pero todo depende de la situación económica del club", ha dicho el técnico antes del duelo con el Granada. Duelo decisivo porque si el Barça gana se encaramará al liderato de la Liga. Mientras, y con la tranquilidad que proporciona tener una Copa del Rey en el Museo y la pelea por el título, Laporta intenta ordenar el caos que se ha encontrado en las oficinas del club.

Va eliminando el dirigente esos vestigios de Bartomeu colocando a sus ejecutivos de máxima confianza (Reverter, Alemany, Budó, pronto Jordi Cruyff, Alexanko...) en las áreas de poder para dirigir la reconstrucción del Barça.