LA JUGADA CLAVE

Messi, expulsado por primera vez con el Barça

El delantero azulgrana deberá cumplir la sanción por la tarjeta roja en la Liga

Messi, camino de los vestuarios, tras ser expulsado.

Messi, camino de los vestuarios, tras ser expulsado. / REUTERS / MARCELO DEL POZO

Se lee en minutos

Leo Messi protagonizó la peor escena del Barça en Sevilla cuando en la segunda parte de la prórroga agredió a Villalibre. El VAR constató la acción antirreglamentaria de la estrella argentina, que vio la tarjeta roja. Algo inaudito, porque hasta esta final jamás el delantero había sido expulsado vistiendo la camiseta azulgrana, nada menos que en 753 partidos jamás había sido expulsado hasta ahora.

No fue, de todas maneras, la primera ocasiñon en la que Messi acabó expulsado de un partido. De hecho, la tarjeta roja ante el Athletic es la cuarta de su carrera profesional puesto que antes había tenido que abandonar el campo de forma precipitada en una ocasión con el Barça B y otras dos con la selección de Argentina.

Además, por si fuera poco, la tarjeta roja le costará más de un partido de sanción a Messi, un castigo condenado a cumplir en un campeonato de Liga donde el Barça necesita sí o sí a su principal reclamo para continuar aspirando a la conquista del título. Durante toda la semana habrá tiempo de hablar por qué ha protagonizado esta acción el delantero argentino, al que se le notó excesivamente la falta de inactividad y el no haber podido jugar en la semifinal ante la Real Sociedad. Estuvo muy apagado y poco participativo en el ataque azulgrana.

Los dos goles de Griezmann

Todo lo contrario a lo que protagonizó Antoine Griezmann, autor de los dos tantos azulgranas y quien también tuvo a la desesperada una última ocasión para empatar el partido y forzar la tanda de penaltis. "Estamos jodidos, enfadados y molestos. Todos los malos sentimientos te cautivan cuando pierdes una final. Pero lo cierto es que el Athletic según su costumbre lo ha dado todo durante el partido. Hemos de mejorar y a veces hay que gritar en ciertas jugadas", afirmó el jugador francés; en su última frase en alusión al segundo tanto encajado por el Barça y que significó con el partido prácticamente finiquitado la prórroga. 

Ronald Koeman no quiso en ningún momento criticar al equipo y hasta salió en defensa de Messi, al que protegió y hasta disculpó por la expulsión. "Lo entiendo porque no sé cuántas faltas le han hecho. Nos han pitado faltas en contra. No es normal que a un jugador que quiere driblar lo derriben. Pero he visto la jugada". Para el técnico azulgrana el equipo "luchó hasta el último minuto pero ha habido cosas tras ponernos dos veces por delante en el marcador".

Felicidad del Athletic

Te puede interesar

Guillermo Amor, como portavoz del club, destaco que "cuando mejor teníamos el partido nos han empatado y nos han llevado a la prórroga". En opinión ek Barça tuvo mala suerte "porque nos empataron en la siguiente jugada al 1-0 y el segundo empate llegó cuando teníamos el partido controlado. Se nos ha escapado cuando creíamos que la final era nuestra".

Todo era satisfacción en el lado del Athletic. Marcelino estaba eufórico: "El mérito es de los jugadores. Han ganado dos partidos, al Barça y al Madrid, para ser campeones y por eso el éxito es indiscutible".  Y super feliz estaba Iñaki Williams por el golazo que dio el título al conjunto vizcaíno: "Ha sido el gol más importante de mi carrera y todo se resume en corazón y fe. Hemos tirado de garra. Esto es el Athletic".