EL PROTAGONISTA

La sonrisa de Braithwaite, el goleador inesperado

El delantero danés vuelve a aprovechar su oportunidad y suma cuatro goles en sus tres últimos partidos

Braithwaite celebra su gol ante el Ferencvaros.

Braithwaite celebra su gol ante el Ferencvaros. / AFP

Se lee en minutos

No es un prodigio técnico ni cuenta con un repertorio de recursos glorioso. Más bien cuadra con el modelo de delantero centro tosco y peleón que no apasiona a los paladares más exquisitos, pero nunca sobra en un equipo. En el Barça tampoco. Martin Braithwaite se está ganando un sitio en el once de Ronald Koeman. Con cuatro goles en sus tres últimos partidos, el ariete danés ha aprovechado a la perfección las carencias azulgranas. En una época de escasez cualquier alegría es bien recibida. 

Siempre ha sido un tipo optimista el exjugador del Leganés, que aterrizó en el Camp Nou el pasado mes de febrero por la grave lesión de Dembélé. El Barça pagó los 18 millones de su cláusula en una operación que tuvo tintes surrealistas para más de un aficionado. Que un presunto aspirante a campeón de Europa se reforzara con un futbolista de un claro candidato al descenso no parecía un remedio demasiado ilusionante. 

Koeman saluda a Braithwaite tras ser sustuido este miércoles / reuters

Destape inesperado

"Aquí estoy yo y nadie va a poder conmigo", soltó en abril el danés, dispuesto a aprovechar la gran oportnidad de su vida. Firmó hasta el 2024 y aún le pareció poco. "Estoy seguro de que me quedaré más de cuatro años y medio. Así lo veo en mi cabeza. Quiero convertirme en una leyenda del Barcelona", manifestó en unas reflexiones casi temerarias.

El ariete danés destaca en Europa, mientras Luis Suárez suma 5 años y 23 partidos sin marcar fuera

Nadie esperaba este destape de Braithwaite, que se ha convertido en la solución para un ataque gris que requería de algún tipo de agitación. Es cierto que el Dinamo de Kiev, Osasuna y Ferencvaros no son precisamente tres potencias continentales, pero la eficacia del danés es incuestionable.

En Ucrania marcó dos tantos, uno de penalti que él mismo forzó, y aportó una asistencia. Este miércoles volvió a ver puerta tras una magnífica acción de Dembélé y también propició una pena máxima que transformó el extremo que propició su llegada al Camp Nou. En la Liga tampoco faltó a su cita con el gol en la victoria contra el club navarro. 

Comparaciones odiosas

En los últimos tiempo no ha sido nada fácil ver goles de un delantero centro del Barça en las salidas europeas. Luis Suárez, el tercer máximo anotador de la historia del club, se marchó al Atlético con una maldición que ha prolongado en el club rojiblanco. El uruguayo, que pronto reaparecerá tras superar el covid, suma más de cinco años sin ver puerta como visitante en la Champions, una eternidad que engloba ya 23 partidos (21 con el Barça y 2 con el Atlético). La próxima semana, en el decisivo choque en Salzburgo, tiene una gran ocasión para acabar con su gafe. 

Te puede interesar

El ariete danés honra la profesión del nueve puro. Fija los centrales, abre espacios y ayuda en la presión, elementos que valora Koeman. Aun así, han tenido que coincidir muchas cosas para que Braithwaite tenga protagonismo. La marcha de Suárez, la maltrecha economía del club que evitó la llegada de Memphis Depay y la lesión de Ansu Fati han abierto una vía para el voluntarioso danés. "Mi trabajo es hacer goles, pero lo importante es que gane el Barça. Todo funciona, estoy feliz con el estado de forma del equipo", dijo Braithwaite este miércoles. 

En su primera temporada, solo anotó un gol ante el Mallroca. En esta ya lleva cuatro. Las rotaciones también le han dado vidilla. En Hungría volvió a faltar Messi. El comité de Competición de la federación española mantuvo la amarilla al argentino por homenajear a Maradona y multó con 600 euros a Messi y 180 al Barça, que recurrirá ahora al comité de Apelación.