23 oct 2020

Ir a contenido

actualidad azulgrana

El Barça y el Atlético alcanzan un principio de acuerdo por Suárez

El club pacta con el delantero la rescisión del contrato, pero exige al equipo rojiblanco que pague una cantidad por la carta de libertad

La compensación económica serán dos millones en variables en función del rendimiento del cuadro colchonero en la Champions

Joan Domènech

El Atlético espera a Luis Suárez. En la foto, el jugador llegando a la ciudad deportiva del Barça. / AFP / LLUÍS GENÉ / VÍDEO: EFE

El Barça y Luis Suárez han alcanzado un acuerdo para la rescisión del contrato del futbolista, al que le quedaba un año de vigencia (hasta el 2021), y hoy puede anunciarse oficialmente el pase del delantero uruguayo al Atlético de Madrid, que finalmente pagará una cantidad compensatoria en función de unas variables. Era el primer obstáculo que les distanciaba para terminar la relación: el club no quería pagar nada y el jugador quería cobrarlo todo. 

El segundo problema se resolvió entrada la noche y la confirmación definitiva está pendiente de la aceptación de Suárez a los nuevos términos de la operación pactados entre las partes.

Originariamente, el primer obstáculo era que el club no quería pagar nada del contrato pendiente y el jugador quería cobrarlo todo. El Barça aceptó hacerse cargo de parte de la ficha, valorando el ahorro que obtenía, y le concedía la carta de libertad, renunciando a cobrar cantidad alguna por un traspaso. Ni el millón y medio del Sevilla para llevarse a Rakitic ni las miserables variables del millón del Inter por Arturo Vidal. Pero esa libertad no era plena. Tenía condiciones.

Araujo, Suárez, Messi, Griezmann, en el entrenamiento del Barça. / FC BARCELONA

Villa y Griezmann

Y esas condiciones eran una serie de equipos a los que el Barça vetaba y prohibía que se llevaran gratis a Suárez. El Atlético era uno. Como el Real Madrid y otros rivales directos. El uruguayo se enfadó. Había asumido que no iría a la Juventus, que decididamente apostó por Álvaro Morata.

La negativa del Barça era rotunda por las experiencias más  inmediatas con el Atlético. Más próximas que la ganga de haber traspasado a David Villa por 2,1 millones en el 2013, que marcó al Barça en su segundo partido oficial (la ida de la Supercopa de España) y se coronó campeón de Liga con el Atlético en el Camp Nou en la última jornada.

Esa experiencia próxima, fresca en el recuerdo, alude al fichaje de Antoine Griezmann por el Barça en el verano pasado. El club rojiblanco no cedió ni un euro de la cláusula de rescisión (120 millones) y luego insinuó que denunciaría al Barça, amenaza por la que Bartomeu pagó 15 millones más, encubiertos  por un presunto derecho preferencial sobre dos jugadores: Saúl y Giménez.

Morata, en la revisión médica de la Juventus. / JUVENTUS

Morata a la Juventus

El fichaje de Suárez por el Atlético iba ligado a la cesión de Morata a la Juventus, en un hilo de desplazamientos de nueves que comenzó con la marcha de Gonzalo Higuaín desde Turín a Miami. Morata, que jugó una campaña en la Juventus, vuelve al equipo transalpino cedido por una temporada (10 millones pagará la Juve) y una opción de compra de 45 millones a final de temporada. El Atlético confirmó oficialmente el pase de Morata. Parte del dinero que percibe lo invertirá en pagar algo al Barça.

La negativa de Bartomeu a permitir la marcha gratuita de Suárez al Atlético se doblegó con una serie de variables. No habrá traspaso, pero el pagó de una compensación. Según informó el programa El Larguero de la Cadena Ser, el Atlético pagará 2 millones por cada temporada (Suárez firmará dos) que se clasifique para los cuartos de final de la Champions. El delantero percibirá 7,5 millones por cada una de esas campañas, según la emisora.