EL ZOCO BARCELONISTA

Rakitic, Wagué, Monchu, Suárez y Vidal: así está la operación salida azulgrana

El croata, que se fue por 1,5 millones, es la única venta en el mercadillo azulgrana

Arturo Vidal y Luis Suárez celebran un gol marcado al Espanyol.

Arturo Vidal y Luis Suárez celebran un gol marcado al Espanyol. / alejandro garcía (efe)

Se lee en minutos

Las rebajas azulgranas terminan el 5 de octubre aunque en este atípico mercado veraniego hay pocos clientes y menos aún que quieran hacer un gran dispendio. Mientras espera concretar la marcha de Nelson Semedo al Wolverhampton, anhelada como el maná para disponer de liquidez con la que afrontar los refuerzos reclamados por Ronald Koeman, de momento la única venta ha sido la de Ivan Rakitic.

Ivan Rakitic / Jordi cotrina

Ivan Rakitic, un tercio de Gustavo Maia

Después de que los traspasos de Arthur y Cucurella antes del 30 de junio sirvieran para poder cuadrar el balance económico, de momento el único que ha dejado dinero en caja ha sido Ivan Rakitic. El Barça ya había intentado vender al centrocampista croata sin éxito la pasada temporada y el jugador se había negado a entrar en ninguna operación este verano. 

"Yo decidiré mi futuro; no soy un saco de patatas", avisó categóricamente y al final se ha impuesto su voluntad. Como a Luis Suárez,  le quedaba un año de contrato, y como el delantero uruguayo acabará reforzando a un rival directo del Barça en la lucha por el título. 

A sus 32 años y después de 310 partidos (un promedio de más de 50 por temporada) y 13 títulos como azulgrana, Rakitic vuelve a la capital hispalense. Para asegurarse el regreso del jugador balcánico el Sevilla apenas ha tenido que pagar 1,5 millones de euros, un tercio de lo que el Barça ha desembolsado por Gustavo Maia, delantero brasileño que aún no había debutado con el Sao Paulo 

Luis Suárez / Jordi cotrina

Luis Suárez repite la jugada de David Villa

Pese a que había apostado fuertemente por el Calcio, llegando incluso a someterse a un exámen de italiano para tener la nacionalidad italiana, parece que Luis Suárez no se moverá finalmente de la liga española. El tercer máximo goleador de la historia del Barça apunta al Atlético, siguiendo los pasos que dio en su día David Villa. El delantero uruguayo renunciará a una parte de la ficha de su último año de contrato y se marchará con la carta de libertad.

Arturo Vidal, adiós a la cresta contracultural

Cuando aún pensaba que tendría dinero para intentar fichar a Lautaro Martínez, el Barça trató de meter a Arturo Vidal en la operación con el Inter. Finalmente el centrocampista chileno se irá a Milán, aunque aún no se ha oficializado si será gratis como Suárez o por una cantidad incluso menor a la de Rakitic.

Si la cresta punk fue un símbolo contracultural en los 70 en la Inglaterra de Margaret Thatcher la suya ha sido el signo de los tiempos en el Camp Nou, en una última década en la que de  la que se ha vuelto a poner en cuestión que se puedan ganar títulos si músculo en el medio del campo. Un debate que parecían haber enterrado Iniesta y Xavi, pero que se  ha reavivado con la apuesta insistente del club por perfiles como el de André Gomes, Paulinho o el autocoronado Rey Arturo.  "El Barcelona tiene que cambiar su forma de pensar, el ADN está quedando atrás", soltó hace un par de semanas en su último gesto a lo Johnny Rotten. Fue el último desafío contracultural de un jugador que ha provocado el aplauso de los amantes de la garra y la exasperación de los devotos del juego de toque y posición.

 

Moussa Wagué (en el centro) y Junior Firpo (derecha), en un entrenamiento en la Ciutat Esportiva Joan Gamper. / FCB

Moussa Wagué, nueva cesión para el carrilero

El defensa senegalés, que se marchó en enero al Niza, pone ahora rumbo a Grecia, donde jugará una temporada cedido en el PAOK de Salónica. Wagué, de 21 años, llegó hace dos a Barcelona, pero apenas ha jugado seis partidos con el primero equipo. A primeros de año probó suerte en la liga francesa, donde solo pudo disputar cinco encuentros antes de que el coronavirus provocara la suspensión definitiva de la competición. Ahora espera que su nuevo 'erasmus' heleno sea más exitoso que el anterior. El PAOK no pagará nada por la cesión, pero se hará cargo de la ficha de un jugador que no contaba para Koeman. El Barça sigue sin haber encontrado el relevo de Dani Alves en un lateral derecho ha sido uno de los puntos débiles del equipo. Ni Douglas, ni Montoya, ni Semedo, ni Sergi Roberto ni Wagué han conseguido hacer olvidar al carrilero brasileño. Con Wagué fuera y Semedo en la rampa de salida, el club trabaja en la búsqueda de otro 'dos', con Sergiño Dest como prioridad, pese a que el Bayern de Múnich también va tras los pasos del lateral del Ajax y de la selección de EEUU.

Monchu. / fcb

Monchu, el capitán del filial hace la maleta

Noticias relacionadas

Monchu fue el único canterano que debutó durante la efímera era de Quique Setién. Y el capitán del filial lo hizo a lo grande, en la vuelta de los octavos de la Champions ante el Nápoles. Pero después de que el Barça B no lograra volver a Segunda y viendo que hasta Riqui Puig tendrá pocas opciones de jugar en el 4-2-3-1 Koeman, el centrocampista mallorquín dejará la que ha sido su casa los últimos ocho años. 

A sus 21 años recién cumplidos, se irá de momento solo por un curso y no muy lejos, ya que jugará en el Girona.  No será el único jugador del filial que tendrá que hacer las maletas. Tras el ascenso frustrado del filial, Akieme también se marchará cedido una temporada al Almería, con un opción de compra obligatoria de 3,5 millones si juega 22 partdos con el conjunto andaluz. Quién sabe qué habría pasado si al explosivo lateral izquierdo no le hubieran anulado aquel gol en el duelo por el ascenso con el Sabadell. Collado, otro talento de la Masia con buen cartel, podría ser el siguiente.