13 jul 2020

Ir a contenido

LA REVELACIÓN

Mbappé: "Dembélé me dijo que Messi me vigilaba"

El delantero del Paris SG revela su frustrada pelea por la Bota de Oro con el astro argentino

El Periódico

Mbappé abraza a un niño que le pidió un autógrafo en el partido contra el Amiens.

Mbappé abraza a un niño que le pidió un autógrafo en el partido contra el Amiens. / AFP / FRANCK FIFE

Kylian Mbappé no daba crédito. A sí mismo, y como ha confesado a la revista France Football, se iba diciendo que no era posible. Pues, sí. En su larga e infructuosa carrera por la Bota de Oro de la pasada temporada, se preguntaba muchas cosas. Y no tenía, o eso creía, respuestas. Se había planteado ser el mejor goleador de Europa. No era una tarea nada fácil. Pero albergaba esperanzas. “Quise serlo, pero enfrente tenía a Messi”, admitió ayer el delantero del Paris SG. Y con Leo topó. “Yo metía un gol; él, dos. Metía dos; él, tres. Yo tres; él, cuatro”.

Inmerso en esa carrera sin fin, Mbappé ya no pudo resistirse. Cogió el teléfono y llamó a un buen amigo suyo, que comparte el día a día con Messi, el genio que parece indiferente a lo que sucede alrededor, pero lo controla todo. Todo es absolutamente todo. “Fue tan loco que llamé a Ousmane y le pregunté: ¿Es posible que lo haga a propósito? ¿Él mira el número de goles que yo marco?”, le cuestionó con curiosidad Mbappé a Dembélé. “Claro que te mira”, le respondió el delantero azulgrana. No solo le miraba Leo. “Ah, que bien. Messi me vigila. Es un halago que un jugador así te siga”, admitió el goleador del Paris SG.

"Yo metía un gol; él, dos. Metía dos; él, tres: Yo, tres; él, cuatro" (Mbappé)

Mbappé quiso, pero no llegó a tiempo de atrapar a Messi. Ganó Leo la Bota de Oro tras sumar 36 tantos, mientras el delantero francés se quedó en 33. Y Dembélé, entretanto, no pudo evitar sonreír cuando le confesó que el ’10’ del Barça tiene bajo control no solo los partidos que juega en el campo sino los que juega también en la distancia.

Luego, Mbappé, que concedió esa entrevista tras ser elegido mejor jugador francés del 2019, quiso rememorar su vertiginosa carrera. “La gente piensa que Kylian ha cambiado, pero no es verdad” y se volcó en explicar su relación con Neymar. “Cuando llegué a París no hubo debate. Era él la súper estrella, a quien había venido a ayudar un poco. Se lesiona, pierde su Mundial y yo lo gano. Y comienzan a surgir historias sobre nuestra supuesta rivalidad, sobre mi voluntad de ocupar su lugar. Me sorprendió escuchar todo esto”.

Después, Mbappé admitió que le encantaría participar en los Juegos Olímpicos de Tokio-2020. ”Por supuesto que quiero ir, pero si mi club no quiere que vaya no iré a la pelea”.