Ir a contenido

LA ESTRELLA DEL PARTIDO

El 10 de Messi es para Ter Stegen

El portero del Barça acaba imbatido por primera vez con el mérito añadido del penalti parado a Reus para que le viera Neuer y toda Alemania

Messi reaparece sustituyendo a Ansu Fati retratando una nueva fase con el tridente imaginado con Suárez y Griezmann en el campo

Joan Domènech

Ter Stegen detiene el penalti que acaba de lanzar Marco Reus.

Ter Stegen detiene el penalti que acaba de lanzar Marco Reus. / MARIUS BECKER (afp)

A Ter Stegen le sienta bien volver a casa. Aunque no guardara buenos recuerdos de sus experiencias anteriores en Dortmund cuando visitaba el Signal Iduna con el otro Borussia, el de Moenchengladbach, el hecho de regresar a Alemania le reconforta. Más que acusar la presión por ser el meta protestón que reclama la titularidad, como le ven algunos compatriotas, Marc-André disfruta de la comodidad de las referencias comunes que conoció en su crecimiento como portero.

Tal vez resultara una coincidencia, pero fue el primer partido de la temporada en el que mantuvo el cero de la portería. Después de siete goles encajados en cuatro partidos (de dos en dos en los tres últimos), Ter Stegen sacó la mejor nota con una portentosa actuación. En Alemania, en Múnich, en el 2015, el meta azulgrana obtuvo un premio a la mejor parada de la temporada con una doble intervención ante Lewandowski.

Cuatro de seis en Europa

Un penalti parado revalorizó su labor, capital para que el Barça se llevara un punto en el estreno de la liguilla. Era el cuarto que paraba en seis que le han chutado en la Champions. Agüero (Manchester City), Dzeko (Roma) y Dembélé (Celtic) se frustaron antes que Marco Reus. Europa le inspira. El porcentaje desciende en el global con 5 paradas en 14 penaltis en todas las competiciones desde que llegó en el 2014.

Ter Stegen y Reus, en la acción siguiente al penalti. / JOHN MACDOUGALL (AFP)

"La gente ya sabe de lo que soy capaz. Yo solo me fijo en estar al cien por cien", dice Ter Stegen

Sabía cómo los chutaba Reus, aunque dijo que el capitán del Dortmund suele cambiar. Quizá a Reus se le olvidó que Ter Stegen conocía sus hábitos, entre que ya no está en la Bundesliga y en la selección no le ve jugar porque el titular es Manuel Neuer.

Pero toda Alemania vio a Ter Stegen. "La gente ya sabe de lo que soy capaz. Yo solo me fijo en estar al cien por cien", aseguró Ter Stegen, negando ningún afán reivindicativo para resaltar su decisiva intervención, justo instantes antes de que entrada Leo Messi al campo.

Un regalo a Messi

También le vio Neuer, mientras espera su partido de hoy con el Bayern ante el Estrella Roja. La rivalidad entre ambos se ha recrudecido en los últimos meses. Desde que Neuer permaneciera casi un año lesionado y Joachim Löw, el seleccionador, le eligiera como titular en el Mundial de Rusia, con varias y desdichadas actuaciones. En la última convocatoria de selecciones, Ter Stegen expresó su fastidio por haber sido suplente otra vez y Neuer le replicó, reprochándole sus declaraciones. Parar es la mejor forma de hablar.

Leo entró en el campo con el 0-0, justo después del penalti

El regalo a Neuer fue un regalo al Barça, que se marchó con el cero en la portería y un punto en el casillero. Pero eso no tapó que todavía hay problemas atrás. Una costumbre de cada inicio de temporada.

Messi sustituye a Ansu Fati a la hora de partido. / MARTIN MEISSNER (AP)

Un punto es lo correcto

«En algunos momentos no estamos muy organizados», reconocía el meta, asumiendo las complicaciones que genera un equipo como el Dortmund en su estadio. «Es difícil evitarlo con la calidad que tienen ellos, pero en la segunda parte estuvimos diez minutos muy presionados», comentó, consciente de que el equipo ha de mejorar. «Un punto es un resultado correcto para los dos equipos», valoró.

El penalti fue un regalo también para Messi, que entró en el campo con 0-0. Su reaparición en la temporada, tras dos meses lesionado, fue la otra gran noticia del partido, aunque la aportación del capitán no alterara el marcador. Entró por Ansu Fati, retratando el inicio de otra fase de la temporada. El niño dejaba el paso al jefe y al tridente ideado con Suárez y Griezmann. Pero el niño ya ha dicho la suya.