Ir a contenido

"GRIEZMANN TIENE QUE ENTRAR EN JUEGO"

Valverde: "No teníamos juego, no había desmarques, ni profundidad"

El técnico lamenta el poco desequilibrio de sus delanteros y critica el mal partido en la primera parte del Barça

Marcos López

Valverde: "No teníamos juego, no había desmarques, ni profundidad"

REUTERS / VINCENT WEST

Una revolución que no valió para nada. Por una noche, Valverde no pareció ser Valverde, criticado como siempre ha sido por no dar confianza a los jóvenes. En la primera jornada de Liga lo hizo. Abrió la puerta a De Jong (22 años), Aleñá (21) y Sergi Roberto (27) sentando a vacas sagradas como Rakitic, que apareció en la segunda mitad, y Busquets, que no jugó ni un solo minuto en San Mamés.

Por no salir, ni calentó uno de los capitanes del Barça, protagonista silenciosa de esa revolución en el equipo que emprendió el técnico. Se desmelenó el ‘Txingurri’ en Bilbao, su casa de toda la vida. Aunque para la historia quedará ese golazo de Aduriz que coloca bajo sospecha al entrenador porque “un detalle”, como recordó el propio Piqué, retrató al campeón. Un detalle, todo hay que decirlo, nada cuidado por el Barça porque no vigiló lo que debía vigilar.

"No éramos dueños del partido, teníamos que estar mucho más altos" (Valverde)

“Estábamos demasiado lejos de ellos. No teníamos juego. No éramos dueños del partido, teníamos que estar mucho más altos. Hemos dominado el partido en el 2º tiempo, nos faltó un desmarque, decisión adelante para hacer un gol. Luego salió Aduriz e hizo un golazo”, afirmó el entrenador del Barcelona en un claro mensaje lleno de autocrítica, sobre todo para los delanteros. Esperaba mucho de ellos Valverde, pero no recibió nada. “Hemos estado demasiado atrás. Esa es mi impresión. Raúl García se iba con Frenkie, la salida era con los 2 centrales. Queríamos meter el juego en el campo del Athletic, pero no lo conseguimos“, añadió después el Txingurri.

"No hacían falta jugadores resolutivos en el área y más en un partido así" (Valverde)

Fue entonces cuando quiso abordar el pobre papel de Griezmann. “La cuestión es que tiene que entrar en juego. Y buscar para intentar entrar en juego”, reconoció Valverde, lamentando la lesión de Suárez. “Nos hacía falta jugadores resolutivos en el área y más en un partido así”, contó el técnico, admitiendo que “Leo desatasca muchas situaciones con una jugada pero debemos manejarnos cuando él no esté. Alguien tiene que terminar la jugada. Es inevitable echarle de menos, pero necesitamos hacer otras cosas, más desmarques, más profundidad”.

Como luego recordó Valverde tuvo la posesión, pero no le sirvió de nada porque no fue resolutivo ni generó peligro, sobre todo en la segunda mitad. En la primera “estaba demasiado lejos”, por lo que no creó el juego que debía.