Ir a contenido

MERCADO DE FICHAJES

Messi manda en los fichajes del Barça: ¿verdad o leyenda?

Sus elogios a Neymar reactivan un relato falso muy instaurado sobre su poder en los fichajes del cuadro barcelonista

Voces de la directiva, del área técnica y del vestuario coinciden en asegurar que el argentino no interviene y que nunca pide a nadie

Albert Guasch

Messi, en un partido de Champions.

Messi, en un partido de Champions.

Leo Messi le encantaría juntarse de nuevo con Neymar en el Camp Nou. Lo ha dejado claro en distintas declaraciones en el pasado y ha insistido en ello recientemente desde Brasil, donde disputa la Copa América. "Es un fenómeno", dijo en una emisora argentina sobre el brasileño del PSG. El Barça, en paralelo, emite señales que tanteará la operación de retorno más impensada y alambicada de los últimos tiempos. El mensaje que inevitablemente cala en la conciencia azulgrana es que Messi manda en el Barça y sus deseos son órdenes para la directiva.

Llueve sobre mojado. Es un lugar común del relato barcelonista, el de un Messi que ficha, que pide jugadores y envía recados a los gestores de la entidad. Sin embargo, es un relato negado, a preguntas de este diario, por el entorno presidencial, la directiva, el área deportiva y el entorno del jugador, que se solivianta particularmente, consciente de que al rosarino lo utiliza todo el mundo. "Pero Messi no habla. No abre la boca. Va a la suya. De hecho, ni le preguntan", aseguran. "No tiene ni idea de los fichajes. En ocasiones se ha enterado porque se lo cuenta alguien del equipo", añaden por su parte fuentes del vestuario.

"Yo llevo cinco años con él en el Barcelona y le duele que se diga esto. Hasta el día de hoy siguen diciendo que Leo quiere a tal o cual, pero él no dice nunca ni 'ay'"

Luis Suárez

Delantero del Barça

Hace unos días su amigo Luis Suárez desarboló esta leyenda de un Messi intervencionista en los asuntos de club. Lo hizo en la cadena FOX la semana pasada."Yo llevo cinco años en el Barcelona con él y le duele que se diga esto. Hasta el día de hoy siguen diciendo que Leo no quiere a tal o cual pero él no dice ni ‘ay’. Vivo con él prácticamente todo el día y no opina de técnicos ni de jugadores”, afirmó. "Y en la selección es igual", prosiguió Suárez. "Ha habido entrenadores que le preguntaban cosas y él les respondía: ‘A mí no me preguntes más. Toma tú la decisión’”.

Petición del Kun

Suárez sabrá bien lo que dice, pero la irrupción repentina del nombre de Neymar robustece el argumento de que Josep Maria Bartomeu y sus ejecutivos se desviven por complacer al astro argentino. Desde este entorno presidencial, no obstante, insisten en que Messi no sugiere nombres, ni estampa sellos de aprobación. “Nunca nos ha pedido ningún fichaje. Nunca. Solo una vez recuerdo que transmitió que quería al Kun Agüero, y no le hicimos caso. Se molestó un poco, pero le trajimos a Luis (Suárez) y mira lo amigos que se han hecho”, rememoran desde la directiva.

Al argentino se le usa a veces como escudo por muchas partes, desde la directiva hasta el propio vestuario

Desde el club se asegura que Messi y las demás estrellas del equipo quieren ganar y, por tanto, en ocasiones alguno puede presionar para incorporar a determinado jugador que consideran necesario para competir mejor. A veces, con declaraciones desde cualquier micrófono. Pero la cuestión es si afectan a las decisiones de esta directiva. ¿Establece en este sentido el rosarino un poder indirecto? “Los futbolistas presionan pero no conviene hacerles caso”, aseguran de forma taxativa desde la directiva.

Se recuerda que en su día Suárez, por ejemplo, preguntaba con frecuencia y cierta ansiedad sobre cómo avanzaban las negociaciones con Coutinho, con quien coincidió en el Liverpool y al que creía un refuerzo de lujo. O como a principio de temporada Dembélé pedía directamente a Bartomeu a través de mensajes de WhatsApp el fichaje de cierto compatriota francés.

Los dirigentes del club admiten que en una ocasión se avisó a Messi de un fichaje inminente. El de Paulinho. Se iba a enfrentar a él en un duelo entre selecciones y se le instó a que se fijara en el campo. Pero nunca se le ha llegado a consultar fichajes, se asegura. “Bartomeu y Messi a veces hablan por WhatsApp, comentan de una manera informal si coinciden en algún sitio… Sería absurdo no hacerlo teniendo un jugador así. ¿Quién no lo haría?”, señala una fuente del club. “Pero ya está, no hay consulta alguna. Pondría la mano en el fuego”. 

"No se mete en los fichajes pero lo que sí hace es evaluar y radiografiar, casi juzgar, a las nuevas incorporaciones en los primeros entrenamientos y partidos", dice un veterano técnico de la Masia

Desde el departamento técnico indican que Messi influye en el sentido de que se busca rodearle de jugadores que ayuden a mejorar su rendimiento. Como pudo pensarse de Dembélé en su momento. Y hay en el club quien piensa lo mismo ahora respecto a Neymar, el cual huye a Barcelona a la mínima que puede. “Los que trabajamos en el área deportiva hace mucho tiempo que aprendimos que aquella sugerencia que hizo Pep Guardiola de que a Leo hay que tenerlo contento forma parte del éxito del Barça”, aporta un veterano técnico de la Masia, que ratifica que Messi no sugiere fichaje alguno. Si así fuera, indica, hace años que el Kun estaría en el Barça. O DiMaría. O algún otro argentino.

"Los futbolistas presionan, quieren los mejor para ganar, pero no conviene hacerles caso", afirman desde los despachos del Camp Nou

A menudo, señalan desde el área deportiva, el problema es el entorno. Tanto desde el vestuario como desde la directiva se recurre al nombre de Messi de forma muy gratuita, insiste esta fuente. “Hay mucha gente que le conviene usar el nombre de Messi. Y lo hace. Y no solo desde la directiva. O de su entorno comercial. También los jugadores para transmitir cualquier tipo de mensaje. ‘Hasta Leo piensa esto que digo’. O: 'Leo vería con buenos ojos que se pensase en tal futbolista'. Pero no es cierto, Messi no quiere nada. No se mete". Ahí le toca a la directiva y la dirección deportiva filtrar.

En este sentido, se considera que Messi sirve de escudo para muchas decisiones impopulares que se quieren adoptar. Hace años la contratación de Tata Martino, rosarino, se vinculó a Messi, hasta que no tardó en saberse que fue iniciativa exclusiva de Sandro Rosell, presidente de entonces. Incluso ahora algún directivo trató de imponer a la reticente dirección técnica el fichaje de Álvaro Morata este pasado mercado de invierno apelando al nombre del rosarino, buscando alguna palabra de respaldo y complicidad del '10'. No hubo suerte. Pero evidenció que incluso algún directivo cree en el poder de persuasión del estandarte del club. 

Lo que sí hace Messi, según todas las fuentes consultadas en el seno del Barça, es evaluar y radiografiar, casi juzgar, a las nuevas incorporaciones en los primeros entrenamientos y partidos. Como todos los demás jugadores, es evidente, aunque la voz del argentino pesa más. Mucho más. "Me ha sorprendido mucho, se parece a Xavi", dijo el '10' en una entrevista en Catalunya Ràdio sobre Arthur, transmitiendo lo que ya había deslizado por dentro. Avales como estos permiten respirar y vivir más tranquilo al 'staff' técnico del Barça. Es el poder que indirectamente ejerce el mejor jugador del mundo.