Ir a contenido

juicio al expresidente del barça

La fiscalía rebaja a seis años la petición de cárcel a Sandro Rosell

El fiscal mantiene los cargos de blanqueo de capital y asociación criminal pero reduce a casi la mitad la solicitud de prisión al expresidente azulgrana

Albert Guasch

Sandro Rosell en el banquillo de los acusados.

Sandro Rosell en el banquillo de los acusados. / EFE

El fiscal José Javier Polo ha rebajado sustancialmente la petición de cárcel para Sandro Rosell y su socio, el empresario andorrano Joan Besolí. Todos los testimonios escuchados y las pruebas aportadas durante ocho días de juicio en la Audiencia Nacional ya hacían sospechar que el caso perdía consistencia incriminatoria, concretada ahora con la petición de una condena menor. Si antes del juicio se pedían 11 años de prisión para el expresidente del Barça, ahora el fiscal solicita 6 años. Para Besolí, se pedían diez años, ahora solicita cinco. Para los otros cuatro encausados, incluida la esposa de Rosell, Marta Pineda, la fiscalía reduce la petición a menos de dos años, con lo que se libra seguro de entrar en la cárcel.

La puesta en libertad provisional de Rosell y Besolí al inicio del juicio ya resultaba un indicio favorable para ambos y el resto de los acusados. Ahora la rebaja de petición de pena confirma la progresiva debilidad del caso cuya instrucción fue llevada a cabo por la jueza Carmen Lamela. En este sentido, Rosell está siendo juzgado por, presuntamente, blanquear comisiones ilegales obtenidas por el expresidente de la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF) Ricardo Teixeira, y formar una organización criminal con los demás acusados.  

La fiscalía ha decidido mantener todos los cargos, aunque con penas menores. En el caso de Rosell, la fiscalía reclama cuatro años de prisión por blanqueo de capitales y dos años por organización criminal. Le solicitan también una multa de 59 millones, lo mismo que hasta ahora. A Besolí, la petición se reduce a cinco años y una multa de 40 millones.

Inhabiiltación empresarial

El alivio se hace hueco entre todos ellos y sus familias por un desenlace que se prevé ahora óptimo a sus intereses, aunque se mezcló de nuevo con la amargura de ratificarse en la sensación de injusticia por haber pasado innecesariamente casi dos años en prisión preventiva. Desde el 25 de mayo en concreto del 2017 hasta el pasado 27 de febrero. Ahora falta conocer la sentencia del tribunal, aunque en contra de Rosell juega el hecho de que ya ha pasado estos casi dos años en la cárcel y existen temores en el lado de la defensa de que se intenten justificar con algún tipo de delito que encaje con la pena ya cumplida. Las peticiones del fiscal pueden ir en este sentido. 

El fiscal solicita también la inhabilitación para actuar empresarialmente a los acusados por un tiempo de tres años y el decomiso de todos los bienes incautados.

Respecto a los otros acusados, Pedro Andrés Ramos, Shahe Ohannessian y Marta Pineda, la fiscalia rebaja las peticiones de 9 y 7 años de presión a un año y 11 meses, con una multa de 25 miliones de euros para Ramos y de 19,7 para Ohannessian y Pineda. Finalmente, a Josep Colomer, a quien también se le pedían 7 años de cárcel, ahora se le pide un año y medio y una multa de un millón de euros.

Temas: Sandro Rosell