Ir a contenido

LA RESACA DEL 5-1

Jordi Alba y Sergi Roberto, mensajes desde las bandas

Los laterales azulgranas aprovecharon el clásico para reivindicarse a lo grande ante Luis Enrique y Lopetegui

Rafael Tapounet

Jordi Alba y Sergi Roberto, mensajes desde las bandas

LLUÍS GENÉ / AFP

Por la izquierda, Jordi Alba. El futbolista de L'Hospitalet, a quien Luis Enrique sigue cerrando las puertas de la selección, gobernó a placer desde su banda la primera parte del clásico, se merendó a Bale, sirvió a Coutinho el primer gol del Barça y participó de forma decisiva en la jugada del penalti que dio origen al segundo. Por la derecha, Sergi Roberto. El de Reus, que se quedó sin ir al Mundial por decisión de Lopetegui, rindió con notable alto en dos posiciones distintas, descifró a la perfección el cambio de guion propuesto por los blancos en el segundo tiempo y asistió a Luis Suárez en los dos tantos que decantaron el partido del lado azulgrana. Los dos laterales tenían causas pendientes. Y los dos se reivindicaron a lo grande en el mejor escenario.

"Espero que Lucho rectifique y lleve a Jordi Alba a la selección", declaró Gerard Piqué tras el partido. Es una opinión compartida por numerosos jugadores y técnicos dentro y fuera del vestuario azulgrana, aunque no pocos aficionados barcelonistas consideran que el ninguneo del seleccionador resulta una bendición para su equipo. La temporada del lateral está siendo extraordinaria. Sin el desgaste añadido de los compromisos internacionales, Alba ha podido jugar todos los minutos de las tres competiciones que ha disputado el Barça (Liga, Champions y Supercopa de España) con la excepción del partido de Leganés, que empezó en el banquillo para saltar al campo en los últimos 20 minutos (ha sido la única derrota del cuadro de Valverde en lo que va de curso).

Apuntes desde Wolverhampton

Luis Enrique no acudió al Camp Nou, pero sí lo hizo su segundo, Robert Moreno. Y Alba le dio argumentos para llenar varias hojas de libreta. El de L'Hospitalet brindó ante el Madrid una clase magistral de cómo juega un carrilero moderno, demostrando que además de saber llegar hay que saber qué hacer cuando llegas (el pase a Coutinho en el primer gol fue su sexta asistencia en esta temporada). Por el bien de Luis Enrique y de la selección, cabe desear que Jonny Otto estuviera al menos tomando apuntes desde Wolverhampton.

También Sergi Roberto tenía el domingo motivos para exigir un desagravio. Lopetegui lo dejó este verano fuera de la convocatoria para el Mundial de Rusia y prefirió incluir en su lugar a Álvaro Odriozola, que en 10 jornadas de Liga ha jugado dos partidos y medio. El reusense le devolvió la afrenta con un partido redondo: descosió al Madrid con sus largos recorridos, tomó siempre decisiones acertadas y completó dos pases de gol. Ya lleva cinco asistencias en los siete clásicos en los que ha partido como titular (las cinco han tenido el mismo beneficiario: Luis Suárez). No es raro, pues, que al final del encuentro comentara: "Ojalá hubiera durado un poco más".