Ir a contenido

La 'segunda unidad' no le funciona a Luis Enrique

El técnico del Barça, que insiste en su política de rotaciones, no encuentra alternativas fiables en el banquillo

Marcos López

Luis Enrique, en el banquillo de Riazor, escoltado por Unzué, su ayudante, y Naval, el delegado.

Luis Enrique, en el banquillo de Riazor, escoltado por Unzué, su ayudante, y Naval, el delegado. / EFE / CABALAR

No hay manera. Luis Enrique prueba, una y otra vez, convencido de que necesita a toda la plantilla, pero la segunda unidad del Barça, esa en la que el club invirtió 122 millones el pasado verano, no acaba de funcionar. No hay manera. Han pasado ya ocho meses, la temporada enfila su recta final (en el mejor de los casos los azulgranas jugarían 17 partidos, incluida la hipotética final de la Liga de Campeones y la segura de la Copa) y solo Umtiti , gran rendimiento el suyo, y Cillessen, solvente en su papel de portero copero, han abandonado el banquillo de los acusados. Los demás (André Gomes, Alcácer, Digne y Denis) no encuentran su sitio, mientras los penúltimos refuerzos (Arda Turan y Aleix Vidal, que anda recuperándose en Almería de su grave lesión en el tobillo) tampoco han reanimado al equipo.

SIN ALAS EN RIAZOR

A pesar de que el Barça tendrá una semana limpia para preparar el duelo con el Valencia en el Camp Nou el próximo domingo, Luis Enrique no abandonó su política de rotaciones. Obligado, además, por las ausencias de Neymar (molestias musculares) y Rafinha (gastroenteritis), el técnico renovó a medio equipo. Hizo cinco cambios con respecto al que protagonizó la gesta ante el Paris SG. Pero eran, en realidad, ausencias más estratégicas porque Luis Enrique cambió las alas (Denis Suárez jugó en el sitio de Rafinha y Arda Turan en el de Neymar) y el equipo dejó de volar. En el 3-4-3, que no abandonó el técnico, los extremos son trascendentales.

Luis Enrique no ha dejado de creer en esos jugadores por los que el club invirtió 122 millones este pasado verano

De ahí, por ejemplo, el valor que ha adquirido Neymar en este último mes, imprescindible por su regate y desequilibrio, aprovechándose de la capacidad de absorber rivales que genera MessiArda, destinado a la banda izquierda, ni siquiera intentó una sola finta, mientras Denis, en la banda derecha durante la primera parte, hizo dos tentativas de eliminar a un rival, pero no consiguió concretar ninguna con éxito.  Así se entiende también que Messi no entrara en juego como de costumbre.

NO ACABARON EL PARTIDO

Más allá del cansancio mental tras subir el Everest del Paris SG, Luis Enrique buscó regenerar el once con esa segunda unidad que no tiene tanto desgaste físico. André Gomes, Arda y Denis no acabaron el partido. El técnico ve que la poderosa inversión (en dos años el Barça ha gastado 170 millones de euros) para dinamizar su plantilla no le sirve ni para ganar en Riazor a un Depor cansado (empató el miércoles en el descuento ante el Betis) y que sufría también bajas ilustres: Andone y Mosquera.