Luis Enrique se ensaña con un periodista de TV-3 tras la debacle ante el PSG

El técnico asturiano se mostró agresivo con Jordi Grau, al que reprochó el tono de las preguntas

Jordi Grau, periodista deportivo, en Diagonal Mar.

Jordi Grau, periodista deportivo, en Diagonal Mar.

1
Se lee en minutos

Se enfadó tanto Luis Enrique que abandonó la entrevista televisiva con Jordi Grau, el periodista de TV-3. Se irritó tanto que lo dejó hasta con la palabra en la boca. "Podíamos haber hecho el pino y no habría cambiado nada. Si buscáis un responsable, ese soy yo", afirmó el técnico azulgrana, quien luego, en la posterior conferencia de prensa, se mostró más tranquilo.

El técnico asturiano lanzó toda su furia contra el mismo periodista de TV-3 que en su día padeció respuestas monosilábicas de Pep Guardiola. Luis Enrique pareció abocar sobre Jordi Grau el enojo por la debacle ante el PSG. Nunca ha querido parecer amistoso con los periodistas. Pero esta vez se le fue la mano. Al periodista de la tele catalana le señaló incluso con el dedo de forma hostil. "Me gustaría que este tono que te veo a ti ahora se mantuviera cuando ganamos", dijo. Y eso que el tono de las preguntas parecieron de lo más correctas.

Según relató Susana Guasch, periodista de Atresmedia, el técnico barcelonista, con la conexión en directo cortada, volvió a increpar a Jordi Grau y al ver la tensión creciente personal del vestuario y de seguridad tuvieron que intervenir para apartar y llevarse al entrenador. Grau, por su parte, prefirió desdramatizar el suceso.

Noticias relacionadas

IMPOTENCIA

No se había visto, eso es cierto, esa imagen tan agresiva de Luis Enrique, quien tampoco había recibido una derrota de tales dimensiones y que le deja a la puerta de la eliminación en Europa. "Hemos sentido impotencia y cuando ello están a ese nivel y nosotros por debajo, pues pasa esto: una noche nefasta", comentó en rueda de prensa con las pulsaciones más bajas el entrenador azulgrana, recordando que el París SG sometió a su equipo a una tunda que no olvidará nunca.