Prohibidas las 'estelades' en la final de la Copa del Rey

La policía no permitirá la entrada con banderas independentistas a los aficionados del Barça en el Vicente Calderón

Puigdemont y Colau aseguran que no asistirán al partido si se mantiene el veto

’Estelades’ en el Camp Nou.

’Estelades’ en el Camp Nou. / JORDI COTRINA

Se lee en minutos

No habrá 'estelades' el domingo en el Vicente Calderón con motivo de la final de Copa. Al menos eso es lo que ha decidido la Delegación Del Gobierno en Madrid en su reunión de este miércoles. El motivo de la prohibición no es otro que la aplicación de la Ley del Deporte, que impide la introducción en los recintos deportivos de elementos que pueda originar posibles enfrentamientos y problemas de orden público. Ante la decisión gubernativa, el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha decidido no acudir a la final como protesta.

La Federación Española de Fútbol, organizadora del partido, propuso la no exhibición de banderas independentistas por parte de los aficionados del Barcelona en el encuentro del domingo en el campo del Atlético. La propuesta fue inmediatamente aceptada por la Delegación del Gobierno en Madrid al amparo de la Ley del Deporte.

COMUNICADO DEL BARÇA

Para la Generalitat, la decisión de prohibir la entrada de banderas separatistas "atenta contra la libertad de expresión". Puigdemont ha mostrado su sorpresa y su decepció

Lo que dice la Ley del Deporte

El veto del Gobierno a las 'estelades' en la final de Copa se produce pocos días después de que la Audiencia Nacional decidiese archivar, por segunda vez, la causa por la pitada al himno español en la final del año pasado en el Camp Nou. Después de que la Audiencia le ordenase reabrir el caso, el pasado 21 de abril, el magistrado Fernando Andreu reiteró el 9 de mayo que no se puede considerar que hubiera "delitos de injurias al Rey" o "ultrajes a la nación".

n por la medida adoptada. "La bandera es perfectamente legal y democrática. Está colgada en los balcones y ha sido llevada por millones de catalanes que la ven como un símbolo de libertad", ha manifestado Puigdemont. Lo mismo ha dicho Ada Colau. "Si se mantiene la prohibición no asistiré a partido en señal de protesta, igual que el President", ha escrito en su cuenta de Twitter.

El Barça, por su parte, ha emitido un comunicado en el que expresa "su desacuerdo más absoluto" con la prohibición y la considera "un atentado contra la libertad de expresión". También hace un "llamamiento a la responsabilidad" de la delegada del Gobierno, Concepción Dancausa.    

SE HARÁN CACHEOS

Tras la reunión de ayer, presidida por Dancausa, a la que asistieron miembros de la Policía Nacional y Municipal, Federación Española de Fútbol, Casa Real, Presidencia del Gobierno, así como una representación del Barça, se acordó, tras la decisión de impedir la presencia de banderas independentistas en el campo, que se realicen los pertinentes cacheos en las puertas del estadio. Para ello se establecerán dos anillos de seguridad.

No es la primera vez que se toma la decisión de prohibir la entrada de 'estelades'. Según la Delegación del Gobierno, esta medida también se adoptó en la final de Copa de hace dos temporadas entre el Barça y el Madrid, en Valencia.

La pasada campaña, la final entre los azulgranas y el Athletic de Bilbao en el Camp Nou fue otra cosa. "Todavía no se sabe por qué", admitieron fuentes gubernativas a EL PERIÓDICO, que recuerdan que la UEFA ya sancionó al Barça por la exhibición de banderas independentistas en encuentros de la Champions League. También apuntan que el Madrid y el Atlético nunca permiten que se introduzcan en su campo símbolos de este tipo.

SOSPECHAS DE MÁS PITOS

Lo que quiere dejar claro la delegada del Gobierno es que "el deporte en general y el fútbol en particular no tienen que convertirse en escenarios de confrontación política". Más allá fue el argumento que se exhibió desde el Gobierno central para argumentar la decisión de la Delegación: "Lo inconstitucional es antidemocrático, con un pollo o con una estrella", en clara alusión al símbolo de la 'estelada'.

Noticias relacionadas

Después de la tremenda pitada al himno en la final del pasado año en el Camp Nou, el Gobierno no tiene ninguna seguridad de que no se repita la misma situación el domingo en el Calderón. "Esperemos que las aficiones vayan a lo que van, a disfrutar de un partido. Se trata de un encuentro de fútbol, por lo que las connotaciones políticas se deben dejar aparte", afirmaron las mismas fuentes.

La final contra el Sevilla ha sido declarada de alto riesgo. Debido al nivel 4 de alerta antiterrorista en el que se encuentra España, el nivel de vigilancia será máximo. El encuentro contará con 2.493 efectivos, entre policías, vigilantes de seguridad y miembros del Samur y Cruz Roja. El aforo del Calderón quedará reducido de 54.961 espectadores a 50.392 por motivos de seguridad. Tanto Barça como Sevilla han recibido 19.390 entradas para sus aficionados.