Ir a contenido

LAS ELECCIONES AZULGRANAS

Triple ataque a Bartomeu

El presidente saliente se aferra a los éxitos deportivos para contrarrestar las embestidas de sus rivales

El contrato de Catar generó los ataques más duros aunque el debate televisivo transcurrió en una tensión contenida

JORDI TIÓ / BARCELONA

Josep Maria Bartomeu, Joan Laporta, Agustí Benedito y Toni Freixa analizan el desarrollo del debate y su actuación en particular. / ATLAS / FOTOS: FERRAN SENDRA

El primer y último debate televisivo con los hombres que el sábado aspiran a convertirse en presidente del Barça siguió el trazo que ha marcado la campaña por separado. Josep Maria Bartomeu apeló al triplete y a la buena situación económica del club para avalar su continuidad, mientras que Joan LaportaAgustí Benedito y Toni Freixa lanzaron un mensaje que por momentos coincidió para reclamar un cambio de gobierno centrado en las dudas sobre el modelo deportivo y los distintos conflictos que han salpicado al club en este periodo.

Aunque hubo constantes reproches, con Bartomeu como foco de la mayoría de los ataques por su condición de favorito tras su superioridad en las firmas, no se vivieron momentos de gran tensión y las dos horas de discusión transcurrieron en un clima de rivalidad e interpelaciones, pero sin perder las formas.

El cara a cara dejó claro la posición favorable de Bartomeu y el deseo de sus rivales de ganar terreno ante la cita del sábado. Benedito y Freixa reforzaron su papel con un discurso que tuvo puntos en común. Benedito fue especialmente duro con el contrato de Qatar Airways, mientras que Freixa se distanció de la actitud presidencialista que dijo haber sufrido como directivo tanto con Rosell como con Bartomeu. Laporta repitió un mensaje conocido y Bartomeu tuvo que afrontar reiteradamente un tres contra uno que le llevó a bromear incluso con que merecía más tiempo para replicar.

El ataque como defensa

Puede que temeroso por lo que podía perder, fue curiosamente Bartomeu quien echó mano de la máxima de que la mejor defensa es un buen ataque. «Veo que ha trabajado poco», le soltó nada más empezar a Laporta mientras exhibía el folleto de propuestas para gobernar el club. «En cambio, en las de Benedito y Freixa hay cosas interesantes», soltó a sus otros dos rivales, puede que buscando amansar sus ansias de entrar en el cuerpo a cuerpo.

Desde luego, no lo consiguió Bartomeu, que de inmediato tuvo la réplica más despiadada de Laporta a propósito del caso Neymar. «Hemos perdido peso específico en la UEFA y en la FIFA, incluso nos han sancionado por llevar estelades en Berlín, pero lo más grave es que tenemos un presidente que está procesado por estafa y delito fiscal como consecuencia de sus decisiones, y el club está imputado por un delito societario y contra la hacienda pública».

Bartomeu replicó con vehemencia: «Me han imputado por defender al Barça, a Neymar y a su familia. Estoy imputado por un delito fiscal cometido por el Barça, pero lo volvería a hacer porque Neymar juega en el Barça», se justificó. Benedito secundó la andanada de Laporta. «La situación es gravísima. Al socio Bartomeu y al socio Rosell les piden 2 y 6 años de prisión. Y la imputación del Barça también es muy grave». Solo Freixa se mostró comprensivo: «Todo esto es producto de la guerra de los ismos y no me encontraréis en esto. Esta situación en los juzgados es fruto de la gestión presidencialista que se ha llevado hasta ahora, lo que ha propiciado que las cosas no se han hecho con rigor, pero si soy presidente tanto Bartomeu como Rosell tendrán todo el apoyo del club». Bartomeu vaticinó al final: «Todo esto acabará en nada».

También hubo sintonía entre Laporta, Benedito y Freixa en destacar el deterioro de La Masia como creadora de talentos para el primer equipo, algo que Bartomeu negó con rotundidad a la vez que se aferraba al triplete y al tridente (Messi, Suárez y Neymar) como argumentos imbatibles de su gestión. En Freixa tuvo un duro replicante: «Estamos equivocando el concepto. Ahora fichamos galácticos que nos acerca a otros modelos. Hemos olvidado La Masia».

La clave de Pogba

Todos aplaudieron la llegada de Arda Turan, aunque recriminaron las prisas de Bartomeu y de la gestora por cerrar la operación, y Laporta deslizó que el turco no es el último crack que puede llegar. «La clave del fichaje de Pogba la tiene Mino Raiola, que es quien puede decidir que salga de la Juventus», sentenció.

Durísimo fue especialmente Benedito recriminando a Bartomeu «intereses ocultos» por el patrocinio de Catar. «Es una marca que tiene que estar bien lejos del Barça». Bartomeu prometió que los compromisarios tendrán la última palabra. Por de pronto, decidirán el sábado.

0 Comentarios
cargando