La situación del club azulgrana

La desaparición de los roles

2
Se lee en minutos
Martí Perarnau
Martí Perarnau

Periodista

ver +

Recién concluido el triunfo del Barça sobre el Levante, los presentadores de Barça TV interrogaron aCesc Fàbregas: «¿De qué has jugado hoy?», preguntaron. Y el de Arenys respondió: «No lo sé muy bien. De algo». Rumió un rato y añadió: «Bueno, quizás de media punta».

Ahí está una de las claves que explica muchas cosas: la desaparición de las reglas inamovibles y los roles fijos. Durante años hemos intentado descifrar las pautas del juego del a menudo indescifrablePep Team, pero las nuevas evoluciones siempre se adelantan a las conclusiones. En cuanto hemos definido que Messi es falso 9, deja de serlo para adoptar otros roles. Ahora mismo, ya ni siquiera lo es, aunque de vez en cuando todavía transite por esa posición mentirosa.

Lo mismo ocurre con casi todos los paradigmas que hemos ido construyendo para explicar los éxitos acumulados. DeAndrés Iniestadecíamos que era un repartidor de caramelos, pero la definición ya es obsoleta.Iniestaha ascendido toda la escalera de méritos de la empresa familiar: empezó de botones y ya es el director general de operaciones.Cesc Fàbregasfue fichado para perpetuar la especie y en cuatro meses ha tocado todos los palos y conseguido borrar lo más significativo: el puesto fijo. ¿De qué jugó ayer, de qué jugará mañana? Ya no importa. Simplemente, está, contribuye, aparece y resuelve. Y podríamos seguir: conAlves, conMascherano, conAbidal, conAlexis, indefinibles en su versatilidad.

Noticias relacionadas

De entre todas las pautas y los roles que se van superponiendo en esta evolución constante, hay un síntoma que debemos anotar: cuando la maquinaria funciona como un reloj,Xavipasa desapercibido, como si no estuviera en el césped. Esa es su mejor contribución: hacer funcionar el engranaje sin que nos percatemos de ello.Xavies quien enciende la luz. El gerente que abre la fábrica con su llave, el piloto que despega el avión. No esMozartcomoMessi, sinoBeethoven, sordo a los elogios y ausente de las portadas, dedicado en cuerpo y alma a la creación, capataz de una obra que se antoja irrepetible. En los días perfectos,Xavise hace líquido para permitir que el juego fluya sin respiro. En las noches duras, como la de Milán, Xavise hace sólido para irrumpir y dar su grito presencial. En esas ocasiones, exaltamos su prestación, pero eso significa que la maquinaria sufría interrupciones, exigiendo la cosificación del capataz.

Llega uno de los grandes partidos y todo está en su sitio:Cesc, en el rol indefinible;Iniesta, dirigiendo entre líneas las operaciones; yXavi, transparente y líquido, con las llaves de la fábrica en el bolsillo y la mano sobre el interruptor de la luz.