Baloncesto

La nacionalización exprés de Lorenzo Brown dispara la polémica en el baloncesto español

  • La FEB ha logrado el pasaporte para el base estadounidense, sin ninguna relación con España, para que juegue el Eurobasket con la selección

  • La Asociación de Jugadores (ABP) critica la apuesta de la federación como "éticamente reprobable"

Lorenzo Brown, ante el madridista Llull en un partido de la pasada Euoliga

Lorenzo Brown, ante el madridista Llull en un partido de la pasada Euoliga / Zipi Aragón / Efe

3
Se lee en minutos
Luis Mendiola
Luis Mendiola

Periodista

ver +

La Federación Española de Baloncesto (FEB) ha conseguido el pasaporte para el base estadounidense Lorenzo Brown (31 años, 1,96, Roswell, EEUU), uno de los jugadores más destacados de la Euroliga esta temporada con el Unics Kazan e incorporado este verano al Maccabi de Tel Aviv.

La gestión del Consejo Superior de Deportes (CSD) ha permitido que el Consejo de Ministros otorgara este martes la nacionalización exprés del jugador, que podrá estar a disposición del seleccionador Sergio Scariolo para el Eurobasket que se disputará el próximo mes de septiembre.

La apuesta de la FEB, sin embargo, ha desatado las críticas de la Asociación de Baloncestistas profesionales (ABP), que considera la nacionalización como "éticamente reprobable" y ha generado mucha controversia en las redes entre los aficionados que consideran fuera de lugar la nacionalización de un deportista que nunca ha jugado en España y no guarda ninguna relación con el país.

"Con la obtención de la nacionalidad española exprés de un jugador sin ningún arraigo en España, el mensaje que se hace llegar a los jugadores nacionales es muy nocivo y tiene un impacto negativo tanto sobre el presente como sobre el futuro. ¿Es creíble que la actual selección campeona del mundo no encuentre jugadores españoles con los que competir en las citas de máximo nivel internacional?", argumenta la ABP, que considera que la medida frustra la ilusión de cualquier jugador, cuando la FEB y el CSD favorecen la concesión de pasaportes legales “pero éticamente reprobables”.

Medida excepcional

Desde hace meses, la Federación Española valoraba la posibilidad de nacionalizar un base, ante los graves problemas que acucian a la selección española, vigente campeona del mundo, con las lesiones sufridas por Ricky Rubio (Cleveland Cavaliers), Carlos Alocén (Real Madrdi) y la retirada de Sergio Rodríguez (Armani Milán) del equipo español.

En estos últimos meses, en los que la selección ha disputado las ventanas de clasificación para el Mundial, Sergio Scariolo ha recurrido a Quino Colom (AEK), Ferran Bassas (Joventut) o Alberto Díaz (Unicaja). Pero siempre ha dejado claro, que sería necesario hacer un “esfuerzo de imaginación” para solventar los problemas en esa posición y la pérdida de potencial por la sucesiva retirada de los jugadores de la generación de oro, con Pau y Marc Gasol a la cabeza.

”La llegada de Brown ayudará a paliar las bajas provocadas por las lesiones de varios hombres esenciales para el equipo, y complementará al conjunto tras su recuperación”, explican los responsables de la Federación en una nota, en la que agradecen las gestiones del Consejo. “La incorporación de este jugador se enmarca dentro de la estrategia de la FEB de ampliar tanto la base de jugadores, como el talento disponible para las selecciones Nacionales”.

 Puerta cerrada a Mirotic e Ibaka

La nacionalización de Lorenzo Brown amplia la base de jugadores nacionalizados del baloncesto español, que ha contado en los últimos años con Serge Ibaka y Nikola Mirotic, aunque estos dos jugadores se formaron en las canteras del Manresa y el Real Madrid, respectivamente, una situación totalmente distinta a la de Brown.

Noticias relacionadas

Desde la Federación se valora que las circunstancias totalmente excepcionales del momento hacían necesario dar el paso y apostar por un jugador con experiencia, con pasado en la NBA (coincidió en Toronto Raptors con Scariolo), un jugador muy físico que se maneja bien en el uno contra uno.

La apuesta por Brown para competir en el Eurobasket y también en las ventanas de clasificación para el Mundial 2023, cerrará la puerta tanto al azulgrana Mirotic como al propio Ibaka, que había manifestado su deseo de regresar al equipo, y acaba de renovar con los Milwaukee Bucks en la NBA, ya que las competiciones de la FIBA solo aceptan a un jugador nacionalizado por equipo.