24 sep 2020

Ir a contenido

LA LIGA ENDESA

El Joventut cierra la temporada con una victoria ante el Baskonia

Jayson Granger da el susto con una lesión de tobillo pero asegurar que podrá jugar en la semifinal

El alero del Joventut, Joel Parra, intenta superar a Diop

El alero del Joventut, Joel Parra, intenta superar a Diop / MIGUEL ANGEL POLO (EFE)

El Joventut despidió este jueves la temporada 2019-20 con un triunfo sobre el Baskonia (76-74) en un duelo en el que los jóvenes y menos habituales tomaron el testigo, ya que el resultado era intrascendente para los dos, con los verdinegros ya sin opciones de pelear por las semifinales y los vitorianos con su plaza garantizada como segundo de grupo, a la espera del rival que le aguardará en el cruce. 

El susto lo dio el base uruguayo del equipo vitoriano, Jayson Granger, que se dañó el tobillo izquierdo, el mismo donde sufrió una lesión en el tendón de Aquiles y lo ha mantenido nueve meses de baja. Granger confirmó en su cuenta de Instagram que estará "dándolo todo" el domingo en el duelo de la semifinales por el título de Liga. El uruguayo indicó en redes sociales que estaba "todo bien" y que solo fue un susto, al tiempo que agradeció el interés de los aficionados por su situación.  

Carles Duran aprovechó para dar la oportunidad a los jóvenes como Parra, Busquests y Parrado y a jugadores como el turco Keme Kanter que no ha dispuesto de muchos minutos esta temporada y que acabó como el mejor del partido con 18 puntos, 7 rebotes y 20 de valoración en el bando verdinegro. En el Baskonia, que reservó a algunos jugadores como Shengelia y Shields, el mejor fue el italiano Achille Polonora, que se fue hasta los 18 puntos, 7 rebotes y 21 de valoración. "Los jóvenes nos han dado un plus extraordinario y aunque nos hubiera gustado luchar por un puesto en semifinales, estoy contento", matizó Carles Duran, satisfecho tras un duelo en el que jugaron numerosos jugadores jóvenes por los dos bandos. "Hace tiempo que el Joventut tiene un camino muy claro y van pasando generaciones y el camino sigue siendo grande", valoró.

El grupo dirigido por Carles Duran encontró el aro con mayor facilidad y pudo ampliar la renta hasta los diez puntos, 27-17, en un arranque de cuarto dubitativo por parte de un Baskonia al que le faltó un líder ofensivo. Se le apagó la luz al conjunto vasco, que solo anotó cuatro puntos en los siete primeros minutos de un segundo capítulo en el que tampoco consiguió ajustar su defensa sobre jugadores como Busquets o López-Aróstegui. El cinco contra cinco se lo llevó el Joventut, mientras los jugadores del equipo vitorianos estaban más a gusto cuando lograban correr en un duelo que se fue al descanso con un 39-30, tras una canasta del esloveno Dragic.

Una acción desafortunada

La reanudación estuvo marcada por la lesión de  Granger a los 20 segundos que le llevó al banquillo entre lágrimas, mientras el Baskonia mejoraba en lanzamiento exterior y se metía en el partido liderado por Dragic. La entrada en pista de Arturs Kurucs le dio más aire al equipo vasco, que endosó un parcial de 0-11 para darle la vuelta al marcador La actividad de Kanter, que hizo daño en la pintura, devolvió la igualada al encuentro y un triple de  Prepelic puso por delante a los verdinegros, 54-51.

En el último periodo, los jóvenes de los dos equipos tuvieron protagonismo y las fuerzas se igualaron. Polonara y Kanter libraron una batalla interesante en los minutos más calientes del duelo. Así, se llegó a los últimos trece segundos con una mínima ventaja para la Penya, 75-74, pero el Baskonia no acertó y los de Badalona se llevaron el triunfo.