Ir a contenido

UN CAMPEÓN DEL EUROBASKET

Lakovic: "El tiempo dará una dimensión real al oro de Eslovenia"

El exbase del Barça inicia una nueva etapa en su carrera como técnico ayudante en el Bilbao Basket

Luis Mendiola

Jaka Lakovic, en una imagen reciente en la pista de la Ciutat Esportiva del Barça

Jaka Lakovic, en una imagen reciente en la pista de la Ciutat Esportiva del Barça / JOAN MONFORT

Con una sólida carrera detrás como jugador, que incluye un brillante paso por el Barça (una Euroliga, 2 Ligas, 3 Copas, 2 Supercopas en cinco temporadas, del 2006 al 2011) Jaka Lakovic (Liubliana, 9 de julio de 1978) intenta construirse ahora un sólido futuro en el banquillo. Casado con la exjugadora Helena Boada, padre de dos gemelos de un año (Luca y Pol), Lakovic ha crecido al lado de Alfred Julbe en el Barça B, y esta temporada dará el salto a la ACB como ayudante de Carles Duran en el Bilbao Basket, justo después de vivir una experiencia única formando parte del cuerpo técnico de Eslovenia, campeona en el reciente Eurobasket.

–¿Ha asimilado ya que son los nuevos campeones de  Europa? Aún me cuesta. La sensación es increíble, fenomenal. Pero no nos lo creemos del todo. No somos conscientes aún de todo lo que significa. Solo el tiempo dará una dimensión real de lo que hemos conseguido y lo que supone este título de Eslovenia.
 
–El reconocimiento del mundo del deporte ha sido absoluto. Eso es lo mejor, porque significa que hemos hecho las cosas bien. Ha sido un campeonato perfecto de principio a fin. Siempre serios, cada partido al cien por cien. No podíamos permitirnos bajar ese nivel porque habríamos perdido muchos partidos. Esa era nuestra filosofía. Nada de mirar adelante. O de mirar atrás. Vivir el momento. Así llegamos a la final.
 
–¿Cuáles fueron las claves del éxito de Eslovenia? Lo primero es que los jugadores lo hicieron fenomenal. Y se merecen todo el crédito. Después, el arquitecto de todo el proyecto, desde la calificación, es Igor Kokoskov. Ha pensado y creado un juego que va bien a los jugadores. Y, tercero, ha sido muy importante que Goran Dragic ha madurado y este año, más que otras veces, ha sido un verdadero líder. Dentro de esa filosofía, hemos sumado a Luka (Doncic), otro creador que es fenomenal y nos ha dado un valor añadido. Y no podemos olvidar a Anthony Randolph. Nos ha dado otra dimensión en el puesto de cuatro, que es donde más problemas teníamos.

«Sabe mejor cuando ganas al campeón. No nos lo creíamos.  Hicimos un partido perfecto» 

–Doncic, además, ha estado a un nivel superlativo. Exacto. Que juega bien, ya lo sabíamos todos. Pero asumir el  rol que ya asumió en el Madrid, que en la fase regular era el mejor de la Euroliga y aquí asumir un rol más de liderazgo en su primer año con la selección, con solo 18 años, y con tanta presión mediática, y hacer lo que hace… No hay palabras para describirlo.

–¿Hasta dónde puede llegar? Muy lejos. El cielo es el límite, como se dice. Es un chico muy normal. Lo lleva muy bien, por eso la gente lo ama. Hay que esperar y dar tiempo. Dependerá de lo que decida, pero  creo que no se va a quedar mucho en Europa. Personalmente creo que tiene mucho, mucho más para mejorar. En especial su físico, su flexibilidad. Por ahora solo podemos imaginar dónde puede llegar.

–No solo se llevaron el título sino que dejaron en el camino a España, el dominador de la última década. Sabe mejor cuando ganas al campeón. Jugamos un partido perfecto. Era la única forma para ganar a España, que es el mejor equipo de los últimos 10 años, seguro. Ibamos ganando por 20 a falta de dos minutos  y no nos lo acabábamos de creer. Pero dijimos ojalá no sea este el mejor partido que hemos hecho, porque aún nos queda trabajo.

«El cielo es el límite para Doncic. No hay palabras para describir lo que hace con 18 años»

–¿Cómo fue la celebración en casa? Fue una locura, a pesar de que llovió todo el día en Liubliana con fuerza. Las televisiones siguieron todos los actos en directo. Más de 10.000 personas acudieron al aeropuerto. Y después hubo una celebración en una de las plazas de Ljubliana, con más de 20.000 personas, aguantando la lluvia, con banderas, mojándose, cantando. Te sientes muy bien por hacer feliz a tanta gente. Siempre han estado con nosotros y en un momento de oro así, es una alegría.

–Parece que hay selección eslovena para tiempo. A ver si convencemos a Dragic que siga, porque había anunciado su retirada. Yo creo que se le puede convencer. Tengo ese feeling. A él, a Vidmar y ojalá también al técnico Kokoskov, porque tiene contrato con Utah Jazz. Yo creo que no tiene problemas para volver a Europa a un equipo importante y entrenarlo. Su filosofía y su manera de ser serían un viento nuevo para el baloncesto europeo. Sería guay. Pero ahora, la federación necesita tiempo para saborear el triunfo y planificar con calma.

–¿Para usted la experiencia ha debido de ser única? Ha sido duro, pero al final el oro lo recompensa todo. Yo tenía claro desde hace tiempo el paso a entrenador. Y me ha sorprendido el volumen de trabajo, de noches sin dormir que pasas, especialmente en el Europeo. Como jugador la vida es mucho más fácil. Pensaba que el trabajo de entrenador no puede ser tan difícil. Y sí que lo es. En cuanto acaba el partido tienes que empezar a analizar el siguiente. Ver qué has hecho mal en el anterior. Nunca se acaba. La gente no lo sabe. Pero se trabaja mucho.

–Usted llevaba dos temporadas en el Barça al lado de Alfred Julbe como asistente ¿cómo valora la experiencia? Alfred ha sido un mentor perfecto para mí. Es muy buen entrenador. Es como una enciclopedia del baloncesto. Me  gusta su manera de ser y trabajar. He aprendido un montón gracias a él y he mejorado muchísimo, porque también te da iniciativa y responsabilidad para trabajar. Te empuja un poco. Solo puede decir gracias porque son pequeñas cosas, pero hacen una gran diferencia.

«Pensaba que no podía ser tan difícil hacer de entrenador. Y sí lo es. De jugador todo es más fácil»

–Su continuidad en la cantera del Barça estaba garantizada. Creo que se habló incluso de pasar a un entrenador de cantera arriba, no sé si Jaume Comas o yo para ayudar en el primer equipo. Pero después me llegó la oferta de Bilbao en la ACB. Desde el primer momento, el Barça estuvo al corriente y todo se ha hecho bien. Es una nueva experiencia, una oportunidad muy grande y estoy con muchas ganas de vivirla,

–¿Tiene referentes en el banquillo? He trabajado con muchos técnicos de élite, como Obradovic, Maljkovic, Ivanovic, Pascual y ahora Kokoskov. Se puede coger cosas de todos, porque todos son de primera línea.

–¿Se imagina algún día volviendo al banquillo del Palau? Ojalá. Está claro que sería un sueño hecho realidad. Ahora ya me considero un catalán más y un culé más, como mi mujer. Mis hijos han nacido aquí. Y he estado más tiempo en Barcelona en los últimos 10 años de mi vida que en Eslovenia. 

Temas: Bilbao Basket

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.