Ir a contenido

EL 26-M EN BADALONA

"Yo no soy racista, soy ordenada, por eso votaré a Xavier García Albiol"

Un paseo por los mercados de La Salut y el Maignon de Badalona revela la polarización del voto entre el Partido Popular y la coalición de Guanyem y ERC, de Dolors Sabater

Paradistas y clientes ven con buenos ojos la nueva remesa socialista de Pastor, alejada del desgaste del PSC de hace años, y el matrimonio entre republicanos y 'cupaires'

Anna Rocasalva

Mercado Municipal de La Salut de Badalona.

Mercado Municipal de La Salut de Badalona. / Anna Rocasalva

Las elecciones del 26 de mayo están a la vuelta de la esquina y eso se nota en el ambiente. Este viernes ha arrancado la campaña electoral y las pasiones que despiertan ciertos alcaldables y partidos políticos están a flor de piel. Por lo menos en Badalona, donde EL PERIÓDICO se ha desplazado a dos mercados de la ciudad - el de La Salut y el de Maignon - para conocer, a grandes rasgos, la intención de voto de los badaloneses

¿Y cuáles son los temas más comentados por los ciudadanos? Sobre todo la seguridad, el independentismo, y “el estado de abandono generalizado del municipio”, según muchos vecinos y paradistas. Y es que los resultados de las entrevistas que este diario ha realizado en estas dos lonjas de Badalona apuntan en la dirección que ya se sospecha. Es decir, estos comicios podrían ser un plebiscito entre el PP de Xavier García Albiol y la coalición Guanyem Badalona en Comú y ERC, de Dolors Sabater, aunque la nueva remesa de socialistas badaloneses también podrían jugar un papel destacado ya que, estos últimos meses en la alcaldía, han proporcionado visibilidad a Álex Pastor, que intentará rentabilizar su corto gobierno.

El feudo ‘Albiolista’

La Salut es un barrio badalonés de origen obrero y humilde, situado a unos 12 km del centro, y ubicado en el distrito IV, junto con Sant Mori de Llefià, Sant Joan de Llefià y Sant Antoni de Llefià. En el 2015 era el barrio con más habitantes de Badalona y uno de los que tenía un mayor porcentaje de inmigración. Precisamente debido a este fenómeno, La Salut ha sido uno de los bastiones de Xavier García Albiol, quien en los pasados comicios del 2015 arrasó por encima de las demás formaciones con el 45,24% de los votos.

Inaugurado en el 1982, el Mercado Municipal de La Salut es uno de los más recientes de Badalona en comparación con el Maignon - ubicado en el Centro histórico -, que tiene más de 100 años. 

La parada de pesca salada de Isabel Ortega y su madre Pilar Jaime / anna rocasalva

Ya tal cual en la puerta de entrada se aprecian unos graffitis que reivindican la libertad de los “presos políticos”, los cuales han sido semi-tapados por otra pintada de la bandera de España. Dentro, en la primera parada de pesca salada, la dependienta Isabel Ortega lo tiene clarísimo, aunque confiesa “no tener ni idea de política”. “Mi voto es para Albiol”, afirma. “¿Ese chico alto?”, le pregunta su madre, Pilar Jaime. “Sí, ese mismo, mamá. Es el único que ha venido a vernos, te acuerdas?”, le responde su hija, mientras atiende a una clienta. Justamente, el pasado miércoles, el líder del PP badalonés instaló un ‘food-truck’ en el barrio para explicar el proyecto de su partido, y darse un baño de masas. Aunque no le hace falta, allí todo el mundo le conoce.

Y es que Albiol es el claro favorito si se atiende al ambiente que se respira en La Salut, sin embargo en el mercado también hay opiniones díscolas. Es el caso de la carnicera L.P. - quien prefiere no revelar su identidad completa - que afirma que votará a Badalona en Comú Podem, liderado por Aïda Llauradó, “por ser coherente con lo que votó en las generales”. 

“Yo sólo compro en comercios españoles, pero no soy racista, soy ordenada, por eso votaré a Albiol”, sentencia Carmen Lérida, vecina de La Salut de toda la vida, mientras otra clienta del mercado jalea sus comentarios (“¡Eso, eso! ¡Bien dicho!”). “Él es el único que se ha pateado los barrios y ha limpiado Badalona de verdad” agrega, entretanto la carnicera podemita le pesa el jamón. 

Carmen Lérida explica que forma parte de ese electorado que en las generales vota al PSOE y en las municipales a Albiol, un fenómeno que el líder del PP quiere reforzar a toda costa, desvinculándose de las siglas de su partido, que fracasó en los pasados comicios del 28 de abril. De hecho, hace tan sólo unos días, el alcaldable derechista publicaba un vídeo en sus redes sociales donde varios badaloneses confesaban haber elegido a los socialistas en las pasadas elecciones del 28A, pero que en estos comicios votarían a Albiol “no por ser del PP, sino por ser él”. “Aquí la mayoría opina lo mismo”, sentencia la carnicera L.P.

Secretario de la Asociación de Vendedores del Mercat de La Salut, José Martínez / anna rocasalva

No obstante, otra de las voces discordantes de la lonja es la del propio secretario de la Asociación de Vendedores del Mercado de la Salut y propietario de una parada de frutos secos, José Martínez. El paradista presume de conocer a casi todos los alcaldables y por eso su voto será para el socialista Álex Pastor. 

“En las generales voté al PP pero aquí al PSC. No me gusta el tinte racista de Albiol y tampoco Sabater, porque no soy independentista”, explica. Según Martínez, todos los políticos prometen grandes cosas que luego se quedan en “simples castillos en el aire”. “Por lo menos el Pastor se implica en los barrios porque hace falta más calle y menos burocracia oficinista”, lamenta. 

De hecho, los barrios periféricos de Badalona fueron de tradición socialista hasta la llegada de Albiol, que aprovechó el desgaste de un PSC badalonés, muy acomodado al poder. Ahora, algunos electores como el propio Martínez confían en la nueva remesa socialista, que para ellos es una “fresca cantera de gente de barrio potente”.

Corazón independentista

Lejos del extrarradio, el barrio del Centro de Badalona (distrito I) - de tradición catalanista conservadora - se ha ido volviendo cada vez más y más independentista. De hecho, algunos de los paradistas del Mercat Maignon confiesan a este diario que les gustaría lucir lazos amarillos en apoyo a los “presos políticos” pero que no lo hacen para mantener la neutralidad política en su lugar de trabajo. Al fin y al cabo, “lo suyo es comerciar, no hacer política”, dicen.

Carpa provisional del Mercat Maignon / anna rocasalva

Protegido como Bien Cultural de Interés Local, el Mercat Maignon es el más antiguo de Badalona. Inaugurado en el 1889, es de estilo Modernista, con predominancia de la denominada “arquitectura del hierro”. Sin embargo, actualmente - y desde hace más de un lustro - se encuentra a la espera de una gran reforma y restauración. Por este motivo, los paradistas están instalados en una carpa justo al lado de la antigua lonja.

Apoyados en el mostrador de embutidos y fiambres, el presidente del mercado, Josep Gil y otro paradista, David Planes, comentan la actualidad política badalonesa. “Albiol le hizo un favor a Pastor con la moción de censura a Sabater porque le ha dado visibilidad a un casi desconocido”, afirma Gil. 

“¿Has visto lo del sofà?”, le pregunta el presidente a su compañero, en referencia al ‘chester’ que el socialista ha instalado en los barrios para conversar con los vecinos. “Sí, es una estrategia inteligente”, le contesta Planes. “Antes estábamos acostumbrados a elegir entre rojos y azules pero ahora ya no. Esta vez la situación es más compleja porque hay más partidos”, agrega el paradista. “Sí, pero el Centro siempre ha sido catalanista y ahora independentista. Aquí el Albiol no tiene nada que hacer. Ganará la Sabater”, afirma Gil.

Interior del Mercat Maignon / anna rocasalva

El barrio del Centro de Badalona ha sido tradicionalmente convergente. De hecho, en las pasadas municipales del 2015, CIU fue el partido más votado, con un 26,96% de los votos, seguido de cerca por ERC, con el 25,00%. Sin embargo, la nueva coalición entre Guanyem Badalona en Comú y los republicanos está seduciendo a muchos convergentes que ahora confiesan dudar entre la ‘Badalona Valenta’ de Sabater y el refundado como Junts per Catalunya Badalona, de David Torrents. “Los jóvenes del centro votarán a la CUP, pero los mayores aún tenemos el corazón dividido”, coinciden Josep Gil y David Planes.

Precisamente, los clientes del Mercat Maignon representan esta división entre un catalanismo conservador y uno más progresista. Por ejemplo, el comprador Ferran Sancho lo tiene claro: “Votaré a la coalición de Sabater i Lladó segurísimo”. “Hay que echar a Albiol”, agrega. En cambio, la dependienta Maria Rosa Pascual discrepa: “A mi me gusta mucho como habla David Torrents”. “Tampoco me desagrada Albiol porque si no fuese por él, ahora tendremos una mezquita aquí al lado”, continua. “Pero no aguanto que diga que los independentistas sean terroristas”, comenta mientras señala discretamente los lazos amarillos que su hija - la propietaria de la parada - ha colgado arriba del mostrador.

La paradista Maria Rosa Pascual / anna rocasalva

Finalmente, si hay algo en que la mayoría de los badaloneses del Centro coinciden es en el rechazo frontal a la ultraderecha españolista. “Viví el franquismo y me daría pánico que salieran los de VOX”, confiesa Pascual. “No quiero que volvamos 60 años atrás, sobretodo por las mujeres. Por mi hija”, concluye.

Más noticias de Badalona en la edición local de EL PERIÓDICO DE CATALUNYA