Adiós a un mito del baile

Muere Pina Bausch, gran dama de la danza contemporánea

La creadora fallece a los 68 años víctima de un cáncer detectado hace solo cinco días

La prestigiosa coreógrafa alemana Pina Bausch, en una imagen tomada hace un año.

La prestigiosa coreógrafa alemana Pina Bausch, en una imagen tomada hace un año. / AFP / VOLKER HARTMANN

Se lee en minutos

PAOLA ÁLVAREZ
BERLÍN

La gran renovadora de la danza moderna, la mejor coreógrafa del siglo XX, la bailarina de los sentimientos. Son algunas de las frases que durante años acompañaron a su nombre y que ayer se repetían en toda la prensa internacional. La célebre coreógrafa y bailarina alemana Philippine Bausch, Pina Bausch, como la conocían todos, murió ayer por la mañana a causa de un cáncer fulminante que le habían diagnosticado hace solo cinco días, un mes antes de su 69 cumpleaños. En septiembre pasado, en su última visita a Barcelona, el público la vio bailar en el Liceu su célebreCafé Müller.

Nacida en Solingen en el año 1940, Bausch comenzó su carrera como bailarina en la Folkswangschule de Essen, en 1955, dirigida por Kurt Joos. Después viajó a EEUU y en 1962 regresó a Alemania donde comenzó una fulgurante carrera como bailarina. Pero fue en su faceta de coreógrafa, iniciada en los 60, la que la llevó a revolucionar la danza. Ella misma decía: «Mis piezas no crecen de principio a fin sino desde dentro hacia fuera». Y eso es lo que esperaba provocar en su público. La introducción de nuevos elementos, como el texto o el canto, le valieron inicialmente el rechazo de una parte del público que despreciaba la «suciedad» de sus creaciones. Se dice que incluso recibió amenazas de muerte de los puristas. Pero la fuerza de su danza-teatro fue mayor y alcanzó en importancia al teatro hablado.

Te puede interesar

En 1973 empezó a dirigir su compañía en Wuppertal, y antes de mediados de lo 80 consiguió poner la ciudad en el mapa de la danza internacional. Entre sus coreografías más alabadas figuranLos siete pecados capitalesyKontakthof. Los menos aficionados a la danza se asomaron a su arte en la película de Pedro AlmodóvarHable con ella, donde al inicio se veía un pasaje deMazurca fogo.

Ganadora de innumerables premios, Bausch ha dejado un huella imborrable. Según el editorial de ayer del diarioFrankfurter Allgemeine: «Si hubiese existido un Nobel de la danza probablemente habría sido la primera en ganarlo».