Vytrus Biotech

Células madre ‘universitarias’ para innovar en el sector cosmético

La biotecnológica Vytrus Biotech nació en plena crisis económica en la Universidad de Barcelona

Hoy recibe premios por sus ingredientes cosméticos a base de células madre del olivo o el cannabis

Albert Jané, CEO y cofundador de Vytrus Biotech.

Albert Jané, CEO y cofundador de Vytrus Biotech. / El Periódico

Se lee en minutos
Agustina Barbaresi
Agustina Barbaresi

Redactora y coordinadora web del suplemento 'activos'.

ver +

Muchas cosas interesantes se cuecen en los laboratorios de la Facultad de Farmacia de la Universidad de Barcelona. Y no solo relacionadas con medicamentos al uso: también hay grupos de trabajo sacando adelante proyectos que acaban convirtiéndose en ideas de negocio con mucho futuro.

En el año 2009 nació de uno de estos spin-off de la Facultad: la biotecnológica Vytrus Biotech, “dentro de un grupo de investigación con más de 40 años de experiencia en la tecnología de cultivos celulares vegetales”. A través de estos cultivos, “nuestra empresa centra su actividad en el desarrollo, producción y comercialización de ingredientes activos naturales de alto valor añadido”, explica Albert Jané, CEO y cofundador de la compañía.

Su materia prima son las células madre, en este caso de origen vegetal, con las que elaboran ingredientes que venden a multinacionales y a algunas pymes del sector cosmético. Precisamente, han decidido apostar por un nicho de mercado en el que juegan pocas empresas, aplicando esta tecnología, que tiene cabida en multitud de sectores, al ámbito del cuidado personal, que está “ávido de innovación”. 

Con sus productos han ganado incluso el premio al Ingrediente más Innovador del Mundo en 2020 y 2019, con ingredientes procedentes de células madre del cannabis y del olivo.

Crece la cosmética natural

¿Por qué decidieron apostar por la fusión de farmacia y belleza? Además de la posibilidad de innovar, las tendencias señalan que el gusto de los consumidores por la cosmética natural crece con buena salud.

Es un sector “en auge por la elevada y creciente demanda de tratamientos naturales y por la eficacia demostrada de tratamientos basados en células madre vegetales. Tanto las marcas cosméticas finales como los consumidores van hacia ese camino cuando comienzan a comprender lo que consiguen en contraprestación por este valor añadido”, señala Albert Jané.

En este sentido, Jané destaca que en un reciente estudio publicado por la consultora de tendencias londinense Mintel, el 77% de los consumidores afirmó dar importancia a los ingredientes naturales en los productos cosméticos. “Solo en España, la cosmética natural ha tenido un crecimiento constante desde 2015, suponiendo en torno al 11% del mercado cosmético (unos 780 millones de euros), alcanzando más del doble en cuanto a cuota de mercado en otros países como Francia, Alemania o Reino Unido”.

Sin embargo, la filosofía de Vytrus “no se centra en la simple búsqueda de un antiarrugas”, recalca Jané, al que le gusta observar “aquellas cosas extraordinarias que la naturaleza hace. Vemos cómo las plantas, gracias a sus habilidades, son capaces ellas solas de solventar ciertos problemas, y nosotros adaptamos ese proceso fisiológico vegetal a la cosmética” en beneficio de las personas.

Planes de futuro

En los últimos tres años, Vytrus se ha centrado en elaborar productos propios, con el objetivo de crear “una cartera amplia que permite un mejor posicionamiento de marca frente a clientes y partners". 

Noticias relacionadas

Centrados en las categorías de cuidado de la piel, cabello y bienestar, llevan desde 2014 inmersos en un proceso de internacionalización. Hoy en día la compañía factura en 24 países el 70% del total de sus ventas. 

Ahora el plan es seguir creciendo exponencialmente (afirman que sus ventas anuales se han incrementado entre un 30 y 40% en los últimos 4 años). Y escalar su tecnología, llegando incluso a aplicarla más allá de la cosmética, en ámbitos como la “industria farmacéutica, nutricional, veterinaria y alimentación funcional”, concluye Jané.