ECONOMÍA COLABORATIVA

¿Compras a través de plataformas como Glovo? Pros y contras

La forma de consumir está cambiando. A golpe de clic, cada vez más personas se suman a la tendencia del 'cocooning' o la resistencia a salir de casa, pero ¿cuáles son los pros y contras de plataformas de la economía colaborativa?

La forma de consumir está cambiando. A golpe de clic, cada vez más personas se suman a la tendencia del cocooning o la resistencia a salir de casa, pero ¿cuáles son los pros y contras de plataformas de la economía colaborativa que nos lo sirven todo en la puerta de nuestro domicilio?

Repartidores de Glovo.

Repartidores de Glovo. / Ferrán Nadeu

2
Se lee en minutos
Nora Benito
Nora Benito

Redactora y Community Manager del suplemento 'activos'

ver +

Desde plátanos de Canarias, cubos de hielo hasta rosas o Satisfyers. Todo es susceptible de ser recibido en la puerta de casa gracias a un solo clic. Las plataformas de delivery incrementan sus servicios en todo el mundo a medida que cada vez más personas deciden practicar sus formas de ocio en casa. 

Mientras vemos el estreno de una serie, un partido de fútbol o incluso en las noches de recuento electoral. En cualquiera de estos momentos son los que más pedidos a domicilio recibe la plataforma Glovo, según la tercera edición del ‘Estudio Glovo sobre los hábitos de consumo de los españoles’. 

Hamburguesas, pollo, comida japonesa e italiana fueron las comidas más demandadas por Glovo en 2019. Pero no solo se trata de comida: también los detalles de última hora o las compras olvidadas en San Valentín o cumpleaños.

Y es que la forma de consumir cambia y estas plataformas han sabido sumarse al carro del cocooning o el hecho de refugiarse en casa. “Su incidencia fundamental es facilitar el consumo desde el propio domicilio. Es decir, acercar al consumidor al punto de venta, sin que este tenga que desplazarse al mismo”, argumenta el economista y profesor de UDIMA, Juan José Pintado.

La rapidez y la disponibilidad de bienes y servicios hasta la puerta del consumidor son algunas de las claves del éxito de este tipo de plataformas, según señala este experto. Y, aunque su trato laboral esté en entredicho, las nuevas posibilidades de las plataformas de delivery triunfan sobre todo entre los más jóvenes y urbanitas. 

Estudio Glovo sobre hábitos de consumo de los españoles // Infografía de Glovo

PROS Y CONTRAS DE PLATAFORMAS COMO GLOVO

Una de las ventajas de consumir por plataformas como Glovo es el coste relativamente bajo, tal y como explica el economista Juan José Pintado, así como la agilidad y comodidad de recibir cualquier tipo de artículo en el propio domicilio en un breve espacio de tiempo. 

“En una sociedad donde cada vez se dispone de menos tiempo, permite acceder a consumir aquellos bienes que en otro caso no se podrían haber adquirido por imposibilidad de acceso al punto de venta”, añade Pintado.

Además de estos pros para los consumidores, este tipo de negocio también puede tener provecho para los trabajadores -aunque siempre con matices-, al permitir la llegada de ciertos ingresos a quienes tienen más dificultades de acceso al mercado de trabajo o también a universitarios o jóvenes.  

Noticias relacionadas

Pero aquí está el quid de la cuestión. ¿Empleos precarios u oportunidad? ¿Se cumplen los derechos laborales de los trabajadores? En este sentido, y como inconveniente de este tipo de plataformas de economía colaborativa, este economista cita la falta de regulación laboral específica, que puede suponer “una fuerte explotación para los repartidores”, afirma. “Además del riesgo físico que padecen, pueden estar sometidos a extensas jornadas de trabajo sin tener garantizado un salario y seguridad mínimas”, concluye Pintado.