Ir a contenido

tú y yo somos tres

Estrictamente hechos probados

Ferran Monegal

Exposición de intenciones claras y diáfanas: «Esta ficción televisiva está basada exclusivamente en los hechos probados por la sentencia 65/2007 de la Audiencia Nacional y la sentencia 503/2008 del Tribunal Supremo». Este era el rótulo, el aviso, con el que comenzó el pasado lunes el primer capítulo de la miniserie o telefilme 11-M, que ha emitido Tele 5 (la segunda y última entrega concluyó en la madrugada de ayer). Ha sido una advertencia pertinente: no llama a error, y al mismo tiempo sirve de aviso a quienes quizá buscaban en esta dramatización el morbo de las interpretaciónes al margen de las sentencias, y que tantas páginas especulativas llenaron en algunos medios. El trabajo que hemos visto se ha centrado básicamente en las andanzas, maquinaciones, tramas y preparativos de las células terroristas islamistas que perpetraron el escalofriante atentado que acabó con la vida de 191 seres humanos, y dejó 1.856 heridos y traumatizados de por vida. Hay que decir que ha sido un trabajo serio, bien realizado, con un cuidado exquisito, respetuoso, en ningún momento escarbador o morboso sobre las víctimas, que han sido dibujadas suavemente con breves pinceladas, limpiamente ficcionadas, sobre la vida normal de algunos de aquellos ciudadanos que tomaron el tren aquella fatídica mañana del 11 de marzo del 2004. O sea, que hoy cabe felicitar a Tele 5 por doble motivo: porque el trabajo es riguroso y por la alegría de encontrar en esta cadena una labor no sonrojante, cosa que viene siendo bastante difícil desde hace unos años. La única heterodoxia, maldad o licencia que se han permitido es ese momento que refleja la foto adjunta, cuando uno de los actores que encarna a un terrorista hace una llamada telefónica a sus secuaces: la cabina elegida tiene pegado en el cristal un póster de Mariano Rajoy, uno de aquellos retratos de la campaña para las elecciones de aquel año. Me esfuerzo por buscarle una intención, una utilidad. No la encuentro. Y, menos todavía, gracia.

PAOLO VASILE .- Sigue proporcionando don Paolo excitantes titulares. El último, el otro día, en la mediática celebración de prórroga de contrato -tres años más- de Ana Rosa Quintana. Dijo de ella el pintoresco consejero delegado: «Estoy contento con Ana Rosa: no toca los cojones nunca». Llegados a este punto pido que a don Paolo le den un programa. Es un humorista nato.

0 Comentarios