Ir a contenido

homenaje de google

Max Born, el 'rival' de Einstein que creía que "Dios juega a los dados"

El físico de origen judío se instaló en Inglaterra tras ser desposeído de su cátedra en Alemania

Ganador del premio Nobel de Física en 1954, fue un pilar en la creación de la mecánica cuántica

Max Born

Max Born, junto a Albert Einstein, con quien mantenía una relación peculiar. / periodico

Max Born fue un físico teórico alemán de origen judío. Ganador de un premio Nobel de Física en 1954, Born está considerado como uno de los científicos más eminentes del siglo XX. Google le recuerda en el 'doodle' de este lunes coincidiendo con el 135º aniversario de su nacimiento. 

Imagen del 'doodle' en homenaje al científico Max Born / google

Durante los años de dominio nazi en Alemania Max Born se instaló en Inglaterra después de ser desposeído de su cátedra en su país natal en 1933. En el Reino Unido adoptó la nacionalidad británica y ejerció la docencia en Cambridge y, desde 1936 hasta 1953, en Edimburgo.

Miembro de muchas academias, incluida la de Ciencias de la antigua Unión Soviética, fue autor de importantes trabajos sobre la teoría del átomo y de los cristales. Alcanzó gran notoriedad por haber participado en la creación de la mecánica cuántica, en 1925-1926, y acerca de la teoría de la relatividad. Además, estableció una esencial clarificación crítica de la mecánica cuántica.

Colega y 'rival' de Einstein

El científico alemán mantuvo una peculiar amistad durante toda su vida con Albert Einstein, quien recurría a él para expresar sus dudas sobre la mecánica cuántica. Ambos interpretaban la naturaleza de forma diametralmente distinta. Muestra de sus discrepancias quedaron constatadas en su relación epistolar. 

En una de las cartas de la correspondencia que intercambiaron, Einstein le dijo: "Tú crees en un Dios que juega a los dados y yo creo en la ordenación total y en las leyes de un mundo que existe objetivamente y que trato de captar en una forma frenéticamente especulativa". La célebre frase creó cierta controversia, ya que Einstein tuvo que aclarar que no creía en ninguna divinidad y que con la palabra 'Dios'  se refería, al igual que otros científicos, al universo. La sentencia quería dejar latente la 'rivalidad' teórica entre ambos, aunque nunca perdieron la complicidad.

Indeterminismo de los procesos en el micromundo

Max Born, que falleció el 5 de junio de 1970, a los 87 años, se debe una de las ideas fundamentales de la mecánica cuántica: cuando se aclaró que el movimiento de las partículas elementales está unido a varios procesos ondulatorios y puede ser calculado recurriendo a la ecuación de onda, Born supuso que esta ecuación determina solo la probabilidad de una posición determinada de las partículas en cada momento.

Tal idea acerca de las leyes del movimiento de las partículas "elementales" fue utilizada por los idealistas para "fundamentar", con los datos de la mecánica cuántica, el indeterminismo de los procesos que ocurren en el micromundo.

De una concepción idealista al determinismo

El propio Born pagó tributo a semejante concepción idealista; posteriormente, sin embargo, se ha aproximado a una interpretación más general del determinismo en la que se incluían las leyes estadísticas que determinan la conducta de las partículas "elementales". 

Born estudió en las universidades de Breslau, su ciudad nativa, de Heidelberg y de Zúrich. Durante los estudios para su doctorado, su tesis de matemáticas ('Estudios sobre la estabilidad de la línea elástica en el plano y el espacio, bajo diferentes condiciones de contorno') fue defendida en la Universidad de Gottinga el 13 de junio de 1906​.

Sumos sacerdotes de las matemáticas

Tres años más tarde, el 23 de octubre de 1909 obtuvo el grado de doctorado. En la Universidad de Gotinga entró en contacto con muchos destacados científicos y matemáticos, entre ellos Felix Klein, David Hilbert, Hermann Minkowski,  que fueron los "sumos sacerdotes" de la matemática, y se les conocía como los 'mandarines'. Muy pronto después de su llegada, Born estrechó lazos con estos hombres.

Desde la primera clase que tomó con Hilbert, este vio que Born tenía habilidades excepcionales y lo eligió como el escriba de conferencias, cuya función era la de redactar las notas de clase. Ser escritor en la clase lo ponía en contacto regular, de valor incalculable, con Hilbert, tiempo durante el cual Born se benefició de la generosidad intelectual de aquel, que se convirtió en mentor de Born y finalmente lo eligió para ser el primero en ocupar el puesto semioficial de auxiliar suyo, no remunerado.

0 Comentarios
cargando