Ir a contenido

REQUERIMIENTO A LA ADMINISTRACIÓN

La fiscalía culpa a la DGAIA de que niños duerman días en el suelo en los juzgados

Los menores que se escapan de los centros o son extranjeros permanecen hasta 60 horas en una sala de espera

El organismo de atención a la infancia anuncia mejoras y asegura ser víctima de un "fenómeno migratorio de alcance general"

J. G. Albalat

Ciutat de la Justicia Hospitalet

La Ciutat de la Justícia, en una imagen de archivo. / JOAN CORTADELLAS

La Fiscalía de Barcelona ha denunciado la "grave y lamentable" situación en la que se encuentran tanto los menores de edad fugados de centros de tutela de la Generalitat como los chicos extranjeros recién llegados a Catalunya en el área de custodia de los Mossos d'Esquadra en la Ciutat de la Justícia. Los niños y adolescentes duermen en colchones en el suelo y permanecen en una sala de espera hasta 60 horas. Esta situación se produce por el "excesivo" tiempo que la Direcció General d'Atenció a la Infància (DGAIA) tarda en asignarles un destino. Este organismo, tras conocer el dictamen de la Fiscalía, ha admitido que busca instalaciones para poder acoger "el alud" de menores no acompañados que llegan a Barcelona desde el extranjero. 

La fiscala jefa de Barcelona, Anna Magaldi, ha remitido un escrito a la DGAIA en el que le reclama que adopte a la "mayor urgencia posible" y de forma "prioritaria" las medidas necesarias para paliar esta situación. En su escrito recuerda que los menores se hallan bajo su protección y "atención obligada" desde el momento en que son localizados y no de la Fiscalía de Menores, a la que solo se les traslada para resolver su procedencia y si es necesario la incoación de un expediente de determinación de edad.

La fiscala explica en un informe que ha adjuntado a su petición que dichos menores en principio deberían pernanecer en esas dependencias, situadas en el edificio F de la Ciutat de la Justícia, de "forma transitoria" y su estancia debería ser "muy breve y limitada", hasta que la DGAIA les asigna la plaza en un centro de acogida o de atención inmediata. Sin embargo, permanecen en el recinto judicial "más de 48 horas y en algunas ocasiones más de 60 horas". Y todo ello a pesar de los requerimientos que de forma individual se realizan desde la fiscalía a la Generalitat.

La DGAIA, al margen de admitir la situación, ha avanzado a Efe que a partir de la noche del miércoles se ha habilitado en la Ciutat de la Justícia una zona más confortable para acoger a los menores. Este organismo asegura que esta situación es "consecuencia de un fenómeno migratorio de alcance general"

Sobreocupación en una sala de espera

Esta situación, según la fiscalía, se ha visto agravada en los casos de sobreocupación por el elevado número de menores que son atendidos en el área de custodia de los Mossos y "resulta inadmisible" e "incompatible" con el trato que deben recibir. En su opinión, las dependencias donde se alojan, ni con la presencia de los educadores, sirven para esta función. Incide en que es una sala de espera para atender la llegada del público en general, no para que duerman menores. El informe se acompaña de un reportaje fotográfico.

Se trata de una nueva sombra en la ya encapotada situación de la DGAIA. El organismo está en el punto de mira por su incapacidad para controlar a los 'niños de la cola', los menores que están bajo su custodia y que prácticamente viven en las calles de Barcelona, donde se drogan inhalando pegamento. También es polémica la gestión de los centros de menors tutelados, en especial los que pertenecen a fundaciones privadas a las que la DGAIA ha adjudicado la tarea. En agosto pasado, Ricard Calvo, entonces director de la DGAIA, dimitió después de ser acusado de "favorecer" en las adjudicaciones a una fundación que gestiona varios centros. El ya exdirector de la DGAIA era entonces trabajador en excedencia de dicha fundación.

0 Comentarios
cargando