Ir a contenido

HUELGA EN EL PRAT

Vigilantes y Eulen tienen 24 horas para consensuar un árbitro

El Gobierno impondrá otro si ambas partes no pactan el mediador para resolver el conflicto laboral

El comité de huelga considera "imposible" el acuerdo y considera la medida una maniobra del Ejecutivo para elegir un juez

Manuel Vilaseró / Madrid / Victor Vargas Llamas / Barcelona

Un grupo de viajeros en la terminal T-1 del aeropuerto de El Prat, el pasado lunes.

Un grupo de viajeros en la terminal T-1 del aeropuerto de El Prat, el pasado lunes. / XAVIER GONZÁLEZ

El Gobierno ha concedido 24 horas a los vigilantes de los controles de seguridad de Eulen en el aeropuerto de El Prat y a la empresa para consensuar un árbitro que medie para la resolución del conflicto laboral que mantienen. Si, como es más que probable, no lo consiguen, el Ejecutivo dispondrá de otras 24 horas para nombrarlo y una vez designado, el árbitro dispondrá de un máximo de diez días para dictar el laudo obligatorio que vinculará a las partes. Todo para que antes de acabar el mes de agosto quede resuelto definitivamente el conflicto que ha causado graves transtornos a los viajeros desde el pasado 24 de julio.

Así lo ha decidido el Consejo de Ministros en una sesión extraordinaria celebrada este miércoles para abordar exclusivamente la puesta en marcha de este laudo arbitral obligatorio para el aeropuerto de El Prat. El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, ha destacado que se ha llegado a esta determinación tras constatar la larga duración del conflicto, las "posiciones irreconciliables" que han mantenido las partes durante el proceso de mediación mantenido con la Generalitat, el "perjuicio para la economía nacional" y el "deterioro de la marca España".

Para apoyar una decisión que puede resultar discutible desde el punto de vista jurídico, el ministro ha asegurado que cuenta con los informes favorables de la Guardia Civil, el departamento de seguridad del aeropuerto de El Prat y la Abogacía del Estado. 

Vuelta a la normalidad

Uno de los puntos débiles de la decisión podría ser el nulo impacto que el conflicto tiene en los viajeros desde que el pasado lunes el refuerzo de la Guardia Civil ha hecho desaparecer las colas. "La normalidad ha vuelto al aeropuerto", ha reconocido el ministro.    

El rechazo de los vigilantes de Eulen no se ha hecho esperar. "Es imposible pactar un acuerdo con la otra parte y menos en ese plazo. Es una decisión adoptada directamente para que no podamos cumplir los requisitos y que ellos impongan el árbitro que desean", ha declarado Juan Carlos Giménez, asesor del comité de huelga. 

El ministro también ha destacado que se trata de una medida "excepcional" y que por tanto no hay por qué pensar que se vaya a seguir el mismo camino en otros conflictos similares que se están abriendo en los aeropuertos de A Coruña y Santiago de Compostela, de menor relevancia estratégica.

Ante la propuesta de los sindicatos UGT y CCOO de formar un grupo de trabajo para crear un marco general de relaciones laborales en el sector de la seguridad privada, De la Serna ha recogido el guante y ha anunciado que el Gobierno se suma a esta propuesta. 

Posiciones enconadas

La decisión del Gobierno llega después de que la asamblea de trabajadores de Eulen rechazara la semana pasada en dos ocasiones la propuesta de mediación de la Generalitat que contemplaba un aumento de 200 euros por 12 pagas, sin incluir las 3 extraordinarias. En una primera votación, el pasado jueves, los trabajadores rechazaron la propuesta planteada por la Conselleria de Treball y otros tres escenarios que propuso el comité de huelga. En aquella ocasión venció la propuesta de aumento de la retribución en 250 euros mensuales por 15 pagas, mientras que la oferta del Govern solo obtuvo dos votos.

Y el pasado domingo, tras las quejas de las administraciones por no haber sometido a votación únicamente la propuesta de Treball, la asamblea de trabajadores decidió mantener la huelga indefinida que comenzaba al día siguiente, con 150 votos en contra, 36 a favor y un voto nulo

Menos colas

Para evitar que los efectos de ese nuevo paro acrecentaran las esperas de los viajeros, el Gobierno dio instrucciones para reforzar la presencia de la Guardia Civil en el aeropuerto, mientras la Abogacía del Estado empezaba a tramitar este mismo lunes el laudo arbitral obligatorio.

El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, criticó este lunes la "postura muy inmovilista" del comité de huelga y el rechazo a una propuesta "razonable". De ahí, que iniciara los trámites para el laudo arbitral contemplando la imposición de un árbitro si las partes enfrentadas no fueran capaces de consensuar uno .

0 Comentarios
cargando