Ir a contenido

EN LA SEMANA DEL ORGULLO GAY

Un sacerdote de L'Hospitalet predica que "la homosexualidad es un pecado gravísimo"

La alcaldesa Núria Marín califica de "intolerable" el discurso de Custodio Ballester durante una misa el 24 de junio

Custodio Ballester, el sacerdote de la parroquia Immaculada Concepció de LHospitalet.

Custodio Ballester, el sacerdote de la parroquia Immaculada Concepció de LHospitalet. / CARLOS MONTAÑÉS

Coincidiendo con los actos del Orgullo Gay en todo el mundo, el sacerdote Custodio Ballester aprovechó la misa del 24 de junio en la parroquia Immaculada Concepció de L'Hospitalet de Llobregat para predicar contra la homosexualidad. "Es un pecado gravísimo", afirmó tras destacar que esta semana "los homosexuales mostrarán en Madrid sus vergüenzas públicamente y el fin de semana, vendrán a hacerlo también en Barcelona. Y advirtió a los feligreses de que "acabaréis pensando que eso de ser gay está bien, y resulta que no". El discurso homófobo de Ballester, que en noviembre pasado ya saltó a los medios por dedicar una misa a la División Azul, lo ha denunciado el Observatori contra l'Homofòbia, que ha difundido la cuestionable arenga del religioso.

"Sigue siendo pecado ser homosexual por mucho que lo promuevan los poderes públicos", afirma el cura en otro momento. Ballester acaba cargando contra esos poderes públicos que pueden "meter en la cárcel por un delito de odio a los homosexuales". "Un día vendrán los Mossos y esposarán a todos los curas que digamos la verdad y nos llevarán presos", añadió.

El Observatori contra l'Homofòbia ha subrayado que el "discurso de odio" de Ballester "criminaliza y estigmatiza la homosexualidad" y ha reclamado a los partidos representados en el Ayuntamiento de L'Hospitalet que condenen "esta exaltación pública de la homofobia". "No deben quedar impunes las agresiones y/o discriminaciones hacia las personas del colectivo LGTBI", han destacado.

El guante lo ha cogido de inmediato la alcaldesa Núria Marín, que a través de Twitter ha calificado de "intolerable" el discurso de Ballester. "No queremos lgtbifobia en L'Hospitalet. Actitudes como esta (la del sacerdote) fomentan comportamientos de odio", ha subrayado Marín.

Ballester no es el único sacerdote que últimamente se ha manifestado de una u otra forma contra los homosexuales. Recientemente hizo lo mismo el obispo de SolsonaXavier Novell, que finalmente tuvo que pedir disculpas por vincular la homosexualidad --"fenómeno de la confusión en la orientación sexual" a la falta de figura paterna. En el caso de Novell, la polémica llegó a mayores. El obispo tuvo que ser escoltado por los Mossos d'Esquadra en Tàrrega y el Ayuntamiento de Cervera decidió en un pleno municipal declarle 'persona non grata'. Las protestas contra Ballester no han llegado todavía a ese nivel en L'Hospitalet, pero como consecuencia de sus reiteradas misas en favor de los integrantes de la División Azul, vecinos de la ciudad se han organizado ya para pedir al Arzobispado de Barcelona, que el controvertido sacerdote no sea solo expulsado de la diócesis en la que ejerce, sino que sea trasladado fuera de Catalunya.

0 Comentarios