Ir a contenido

Marea Blanca de Cataluña inicia movilizaciones contra anteproyecto de Comín

La Marea Blanca de Cataluña ha iniciado hoy con una concentración ante el Hospital Clínic de Barcelona las movilizaciones con las que quiere denunciar el anteproyecto de ley con el que el conseller de Salud, Antoni Comín, pretende impulsar nuevas fórmulas de gestión a cargo del Servei Català de la Salud.

Según la Marea Blanca, con este texto, que denominan "ley Comín", el conseller de Salud quiere dar mayor cobertura legal "a las irregularidades y a las trampas del actual modelo sanitario catalán".

Unas cuarenta personas de diversas entidades que defienden el sistema de salud público han secundado esta primera concentración, en la que también han participado los diputados de Podem del Parlament de Cataluña Albano Dante Fachin y del Congreso de los Diputados Marta Sibina.

Los representantes de la Marea Blanca han quemado, literalmente, unas hojas de papel con el texto del anteproyecto, como anticipo a las movilizaciones que se han anunciado en contra de esta normativa y coincidiendo con la celebración hoy de la verbena de San Juan, en la que es costumbre quemar lo negativo.

El médico Toni Barberà, de la organización Dempeus per la Salut Pública, ha considerado que el anteproyecto habla de economía social pero se ha elaborado sin "participación social, ni siquiera hemos recibido un preaviso".

Por su parte, Trini Cuesta, de la plataforma PAICAM, ha opinado que con el nuevo texto legal el departamento de Salud podrá contratar aún más a empresas externas a los servicios públicos de salud y ha pedido que se deje "fuera la mercantilización de la sanidad pública".

También se ha mostrado contraria a este anteproyecto una representante de la Federación de Asociaciones de Vecinos de Barcelona, que ya ha enviado una carta deplorando la falta de participación de los usuarios en el mismo.

Antonio López, representante de la Marea Blanca en el Vallès Oriental, ha anunciado que se trabajará para presentar mociones en los ayuntamientos catalanes en contra del anteproyecto y a favor de su retirada, además de proponer la constitución de una mesa para definir un modelo de sanidad pública "cien por cien".

La Marea Blanca también quiere que los grupos políticos del Parlament muestren su oposición "a este modelo mercantil de salud, con el que, en poco tiempo, deberemos de repagar cada vez más servicios sanitarios que dejarán de ser atendidos y garantizados públicamente", se asegura en un comunicado de esta organización.

El gobierno catalán aprobó el pasado día 20 la memoria preliminar del Anteproyecto de ley, con el que el departamento de Salud transpondrá las directivas europeas 2014/23/UE y 2014/24/UE en la regulación de las fórmulas de gestión no sometidas a procesos de contratación pública.

Según el ejecutivo, estas directivas son de obligada adaptación por parte de los Estados miembros "y dan especial importancia a garantizar la calidad, la accesibilidad y la continuidad cuando se trata de servicios a las personas".

0 Comentarios