Ir a contenido

Las lesiones de 'castellers' se multiplican con el auge de participación y competitividad

Los traumatismos han crecido el 160% en seis años, mientras que el número de participantes ha aumentado un 100%

La Coordinadora de Colles Castelleres registró 38 siniestros "potencialmente graves" durante la útlima temporada

RAFAEL MORALES / BARCELONA

Ensayo con casco de los Xiquets de Reus.

Ensayo con casco de los Xiquets de Reus. / ARCHIVO / JOAN REVILLAS

Las lesiones en los 'castells' se han multiplicado en los últimos seis años. De los 259 partes de traumatismos comunicados en el 2010 a la aseguradora se pasó a 673 en el 2015, lo que supone un incremento del 160%. La gran mayoría de los casos se corresponde con lesiones o contusiones leves, aunque el año pasado se contabilizaron 38 lesiones "potencialmente graves" en un primer diagnóstico.

El auge de la actividad 'castellera' y el notable incremento de la competitividad entre las 'colles', especialmente desde que en noviembre del 2010 fue declarada por la Unesco patrimonio inmaterial de la humanidad, se apuntan como los principales motivos del incremento de la siniestralidad que muestran las cifras oficiales comunicadas a la aseguradora.

Cinco muertes documentadas en más de 200 años 

En los más de 200 años de historia de los ‘castells’ están documentadas las muertes de cinco ‘castellers’, según Pere Ferrando, historiador especializado en las torres humanas y presidente del jurado del concurso de ‘castells’ de Tarragona. Tres de esas caídas mortales se han producido en los últimos 30 años. La primera de las cinco fue la de Magí Serra, ‘enxaneta’ de la Colla Vella de los Xiquets de Valls, que murió en 1871 por una caída en La Masó (Alt Camp); el 1 de noviembre de 1948 murió Isidre Dalmau,  ‘casteller’ de la piña de la Vella de Valls en el concurso que se celebró en Reus (Baix Camp); el 'enxaneta' David Sánchez, de 9 años, murió a raíz de una caída de los Nens de la Torre en la actuación que se celebró el 3 de julio de 1983 en Barberà del Vallès; el 23 de julio del 2006 se produjo la caída de los Capgrossos de Mataró que días después derivó en la muerte de Mariona Galindo, de 12 años, y finalmente Ramon Rovira, de 74 años y ‘casteller’ de la piña de los Minyons de l’Arboç, murió tras una caída el 11 de julio del 2011 en Montblanc.

A pesardel notable incremneto de lesiones, el porcentaje de caídas ha ido disminuyendo y en los últimos años se ha mantenido estable en torno al 3%. En el año 2000 hicieron 'llenya' 361 'castells' del total de 6.817 realizados por 58 'colles', lo que supone un 5,30% de caídas. Este porcentaje se redujo el año pasado, a pesar del notable aumento de 'colles' y de 'castells' cada vez de mayor dificultad,                 al 2,95% con 370 caídas.

De las 56 'colles' que había en el 2010 se pasó a 99 en el 2015, y de 6.726 'castells' realizados a 12.543. Es decir, prácticamente se duplicaron las cifras.

La Coordinadora de Colles Castelleres de Catalunya (CCCC) siempre ha sostenido que su actividad es menos peligrosa que deportes como el fútbol, el baloncesto y el balonmano.

PARTES DE ACCIDENTE

"Los datos sobre lesiones no son absolutos porque se obtienen a partir de los partes que se entregan en la CCC", explica Daniel Castillo, director médico y científico de la coordinadora. Se refiere a la imposibilidad de hacer un seguimiento exhaustivo de las lesiones y su gravedad final debido a la lógica confidencialidad sobre los datos personales de los pacientes que mantiene la aseguradora. Precisan, sin embargo, que de las 38 lesiones potencialmente graves del año pasado, 19 afectaron a la columna vertebral, 18 fueron por traumatismos craneoencefálicos y una afectó a órganos internos.

Castillo aclara, de todas formas, que los datos que recoge la coordinadora corresponden a una primera impresión diagnóstica que no tiene por qué derivar en lesiones graves. Casos como el de la muerte de un 'casteller' de Los Minyons de l’Arboç en el 2011 o la grave lesión medular de un miembro de los Castellers de la Vila de Gràcia en el 2013, en los dos casos componentes de la 'pinya', "ocurren de forma muy puntual".

La CCC precisa que el porcentaje de las lesiones potencialmente graves, a pesar del incremento en cifras absolutas, ha ido disminuyendo. El año pasado significaron el 5,65% del total, mientras que el índice del 2010 estaba en un 8,49%. 

LESIONES EN NIÑOS 

Los niños son, entre los componentes de las diferentes partes de los 'castells', los que menos lesiones padecen en términos generales. Las posiciones más castigadas son las que ocupan los 'castellers' de la 'pinya' y los que forman los pisos centrales  del tronco. De los siniestros presentados el año pasado a la CCCC, 129 eran de componentes del 'pom de dalt' (niños), 228 del tronco y 316 de la 'pinya'.

Sobre el riesgo de los niños, uno de los numerosos estudios sobre seguridad realizados por la coordinadora antes de la implantación obligatoria del casco, en 2012, concluía que la actividad "presenta un riesgo moderado" de lesión y es dos veces inferior que el riesgo de lesionarse haciendo otras actividades deportivas o recreativas. El estudio analizó 11.887 horas de actividad 'castellera', tanto en ensayos como en actuaciones, y 54.706 'castells' en los que en total se produjeron 750 caídas.

CAÍDAS EN LOS ENSAYOS

Los resultados del estudio determinaron que de las 24 lesiones registradas (frente a 66 en otras actividades), más de la mitad (un 54%) se localizó en el cráneo de los niños 'castellers'. El casco solventó después el único resultado en contra que el estudio detectó para la actividad 'castellera' y que anticipó que en el 2004 se empezara a estudiar la posibilidad de que los niños utilizaran casco. Desde el 2012 es un elemento de seguridad obligatorio en los cuatro niños forman el pom de dalt: dos dosos, un acotxador y un enxaneta.

Un dato que este año está sorprendiendo a la comisión científica de la Coordinadora es el aumento de lesiones en los ensayos. Apenas han llegado a la mitad de la temporada y ya han sobrepasado las que se produjeron durante el año pasado. Este año, hasta el 15 de julio, llevan  89 lesiones en ensayos y 131 en actuaciones, y en todo el 2015 contabilizaron 86 y 587. "Seguro que tiene que ver con la intensidad con que la mayoría de entidades han iniciado la temporada, que han empezado a tope desde el principio, pero lo tenemos que estudiar", apunta Castillo.

Temas: Fiestas

0 Comentarios