Ir a contenido

FENÓMENO CLIMÁTICO

Un pueblo de Ourense emerge tras 20 años anegado por las aguas

Las casas de Aceredo salen a la superficie por la bajada de caudal en la presa de Lindoso

Con sorpresa y gran curiosidad, vecinos y turistas de Aceredo, en Lobios (Ourense), han comprobado estos días como Aceredo "el antiguo", que quedó sumergido debajo del agua de un embalse hace 20 años, ha salido a la superficie debido a una bajada de caudal.

El repentino e inesperado descenso del nivel de agua procedente de la presa de Lindoso, ubicada en territorio portugués, ha dejado una imagen insólita, al quedar totalmente al descubierto las viviendas del viejo asentamiento que quedó sepultado por las aguas del embalse, construido en 1992 y que explota la eléctrica portuguesa EDP.

Así, a la vista están hoy estructuras de casas, otrora habitadas, antes de su venta a la hidroeléctrica, para sorpresa y pena de muchas familias, puesto que muchos de ellos residieron durante una buena parte de su infancia y las han visto "tantos años después". "Había bajado el caudal alguna vez pero nunca estuvo tan bajo" como en la actualidad.

La alcaldesa de Lobios, María del Carmen Yáñez, ha mostrado su preocupación por este panorama, del que ha responsabilizado a la empresa portuguesa, "que es la que gestiona la eléctrica" y, por tanto, la "apertura de las compuertas". Así, manifiesta que lo único que les ha transmitido por ahora la empresa es que la bajada de las aguas se debe a las "escasas precipitaciones".

Negocio para el pueblo

La desaparición de un pueblo por la construcción de las presas no es algo nuevo en la provincia orensana. Varios son los pueblos que hace años quedaron anegados por las aguas de los embalses, tal y como ocurrió en las localidades de Vilariño de Conso y Viana do Bolo, pese a las protestas vecinales.

En el caso de Aceredo, Manuel Salgado recuerda que hubo también muchas protestas de los vecinos, quienes llegaron incluso a encerrarse en el ayuntamiento, con motivo de la construcción del embalse de Lindoso, "al tener que quedarse sin sus casas y sus terrenos". No obstante, considera que al final "no fue un mal negocio", ya que "dio trabajo a mucha gente" y "dejó dinero" en el pueblo. "Entonces, se hablaba mucho del embalse, se comentaba que iba a ser la ruina, pero pienso que al final fue una suerte para el pueblo, porque dejó dinero", apostilla.

Dos décadas más tarde de esas movilizaciones, la salida a flote del pueblo ha generado gran expectación en la localidad. Decenas de turistas y curiosos, atraídos por la reaparición de las casas, se acercan hasta la zona con el fin de contemplar de primera mano el que denominan "antiguo Aceredo"

0 Comentarios
cargando