Ir a contenido

TÉCNICA PIONERA

Investigadores españoles prueban con éxito en ratones una terapia para prolongar la vida

El tratamiento génico ha conseguido alargar la longevidad de roedores adultos un 24%

Investigadores del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO) han probado con éxito la primera terapia génica contra el decaimiento del organismo asociado al envejecimiento. Por el momento, la terapia antienvejecimiento ha conseguido, con un solo tratamiento, prolongar la vida de ratones hasta en un 24%.

El trabajo, que publica mañana en la revista EMBO Molecular Medicine, desarrolla una estrategia nunca antes empleada para combatir el envejecimiento. Se trata de un tratamiento efectivo y seguro (en el modelo animal), que actúa directamente sobre los genes, pero que se aplica en animales adultos una sola vez.

Coordinado por la directora del CNIO, María A. Blasco, y por Bruno M. Bernardes de Jesús, coautor del trabajo, en colaboración con Eduard Ayuso y Fátima Bosch, del Centro de Biotecnología Animal y Terapia Génica de la Universidad Autònoma de Barcelona (UAB), el grupo de investigadores trató a ratones adultos, de 1 año, y a otros roedores más viejos, de 2 años. En ambos casos la terapia génica tuvo un efecto "rejuvenecedor", escriben los autores.

Telomerasa

Los ratones que fueron tratados al cumplir el año vivieron, de media, un 24% más, mientras que los de 2 años lo hicieron un 13% más. La terapia consiste en lograr que las células generen telomerasa, la enzima que ralentiza el reloj biológico.

En general, la terapia mejoró sensiblemente la salud de los animales, retrasando la aparición de enfermedades asociadas a la edad (como la osteoporosis y la resistencia a la insulina) y mejorando los valores de indicadores de envejecimiento, en especial la coordinación neuromuscular.

Este trabajo "demuestra que es posible desarrollar una terapia génica antienvejecimiento con telomerasa sin aumentar por ello la incidencia de cáncer", escriben los autores. "Los organismos adultos acumulan daños en el ADN resultado del acortamiento de los telómeros, este trabajo muestra que una terapia génica basada en la producción de telomerasa es capaz de reparar o retrasar este tipo de daño", añaden.

Virus modificado

La terapia se basa en tratar al animal con un virus cuyo ADN ha sido modificado, concretamente ha sido sustituido por la enzima telomerasa, uno de los genes más importantes para el envejecimiento. La telomerasa repara los extremos de los cromosomas, los llamados telómeros, y al hacerlo frena el reloj biológico de la célula y, por ende, del organismo. El virus, al infectar al animal, actúa como un vehículo que deposita el gen de la telomerasa en las células.

Los telómeros son estructuras que protegen los extremos de los cromosomas, pero de forma limitada en el tiempo: con cada división de la célula, los telómeros se acortan, hasta que se reducen demasiado y ya no pueden desempeñar su función. Como resultado, la célula deja de dividirse y envejece, o muere. Esto se evita con la telomerasa, que frena el acortamiento de los telómeros o incluso los reconstruye de nuevo.

El gen de la telomerasa, no obstante, sólo está activo en la mayoría de las células antes del nacimiento; las células del organismo adulto, salvo excepciones, no tienen telomerasa. La excepción son las células madres adultas y las cancerígenas, que se dividen sin límite y son por tanto inmortales. Precisamente, el riesgo de promover el desarrollo de tumores siempre había supuesto un obstáculo a la hora de plantear terapias antienvejecimiento basadas en la telomerasa.

No han desarrollado cáncer

Por esta razón, los investigadores destacan que los animales de este ensayo no han desarrollado cáncer. Los científicos lo atribuyen a que la terapia comienza cuando los animales ya son adultos, y, por tanto, no tienen tiempo de acumular el número de multiplicaciones aberrantes necesarias para la aparición de tumores.

El virus empleado para llevar el gen de la telomerasa a la células derivan de otros no patógenos en humanos y que no tienen capacidad para replicarse. Por tanto son "muy seguros, ampliamente usados en terapia génica con un gran éxito en el tratamiento de la hemofilia y enfermedades oculares", según el estudio.

Los investigadores descartan que este tratamiento pueda aplicarse a corto plazo en humanos, aunque consideran que puede abrir una nueva vía al tratamiento de enfermedades relacionadas con la presencia en los tejidos de telómeros anómalamente cortos, como algunos casos de fibrosis pulmonar humana.

0 Comentarios
cargando