Ir a contenido

ENSEÑANZA

Educació rectifica y restablece la jornada intensiva de junio

Maragall da su brazo a torcer ante la presión de los directores de los centros escolares

JORDI CASABELLA / Barcelona

El nuevo calendario escolar del curso 2010-2011, aprobado en febrero, ha sido enmendado por su principal impulsor, el conseller d'Educació, Ernest Maragall, cuando apenas han transcurrido dos meses desde el inicio del curso. La conselleria anunció anoche que los centros escolares podrán volver a implantar la jornada intensiva durante dos de las tres semanas de clase del mes de junio, como se venía haciendo hasta el último curso. Maragall

ha optado finalmente por ceder a la presión del profesorado, que había hecho bandera de esta cuestión, negándose incluso a realizar salidas y colonias con los alumnos, y de los directores, que habían insistido en que el mantenimiento de esa medida dificultaba la gobernabilidad de los centros.

Educació disfrazó ayer la decisión de dar marcha atrás indicando que serán las direcciones de los servicios territoriales las responsables de gestionar la jornada intensiva, después de que las escuelas la soliciten y que la petición tendrá que fundamentarse en base a los criterios establecidos en su proyecto educativo. Ello se traducirá, en la práctica, en que la gran mayoría de los centros obtendrá satisfacción a su demanda, como venía ocurriendo hasta ahora, cuando la solicitud tenía que trasladarse a los servicios centrales de la conselleria, coincidieron en destacar distintas fuentes.

Para que la propuesta de jornada intensiva salga adelante habrá que contar con «el consenso de la comunidad educativa, con la aceptación de las familias de los alumnos y los representantes municipales» y la «garantía de cumplimiento del horario lectivo anual por parte de los profesionales del centro», además de asegurar el funcionamiento del transporte y el comedor escolar. Estas cuestiones no venían siendo un obstáculo para que al menos el 60% de los centros se acogieran año tras año a los beneficios de la jornada reducida. Durante las dos últimas semanas del curso, los alumnos recibían cuatro horas de clase diarias y el profesorado compactaba su jornada y abandonaba el centro a las tres de la tarde.

REACCIÓN DE LA OPOSICIÓN / La diputada de CiU Irene Rigau lamentó anoche que Educació «haya plagiado» el programa electoral de la coalición nacionalista, que recoge el restablecimiento de la jornada intensiva, al igual que propone la desaparición de la semana blanca de febrero, que también contempla el nuevo calendario escolar.

0 Comentarios