Ir a contenido

ADMINISTRACIONES

Los Mossos renuevan el 41% de sus coches

La compra es la mayor de la historia de la policía catalana

ANTONIO BAQUERO
BARCELONA

La Conselleria d’Interior ha llevado a cabo la mayor compra de coches policiales que se ha hecho nunca en la historia de los Mossos d’Esquadra. El departamento ha decidido invertir casi 35 millones de euros en la adquisición, mediante el método de renting, de 1.168 nuevos vehículos, entre coches, furgonetas y todoterrenos. Los nuevos automóviles serán entregados en dos fases, primero en julio y luego en octubre de este año, y su llegada supondrá la renovación del 41% de la actual flota de que dispone la policía de la Generalitat.

Con el propósito de favorecer a la industria automotriz local, en la operación se ha logrado que el 92,6% de los nuevos vehículos correspondan a marcas que tienen fábricas en territorio español, y que la mayoría sean de marca española: Seat. Además, el 97% de esos vehículos serán transformados de turismos a coches policiales en talleres catalanes.

AHORRO DE OCHO MILLONES / El coche patrulla de los Mossos seguirá siendo el Seat Altea, aunque ahora se incluirá el Seat Exeo Familiar como coche de la división de Trànsit. Los todoterrenos son los modelos Qashqai, X-Trail y Pathfinder de Nissan, y las furgonetas son la Ford Transit, la Mercedes Vito y la Nissan Primastart. La conselleria también ha comprado coches para seguimientos y para policías de paisano.

En conjunto, la inyección económica que la conselleria va a hacer en el sector del automóvil es significativa, ya que esos 35 millones de euros que va a invertir equivalen a más de la tercera parte de los 100 millones con que el Gobierno español quiere dotar este año las ayudas a la compra de vehículos nuevos.

La conselleria ha adjudicado la adquisición de estos vehículos, la mayor que se hace este año en el Estado español, a la empresa ING Car Lease España. Según el departamento, el importe final –34,98 millones de euros– es un 19% menor al presupuesto incial de licitación, lo que ha supuesto una significativa rebaja de algo más de ocho millones de euros.

IMPRONTA VERDE / El aterrizaje de estos nuevos vehículos permitirá a los Mossos d’Esquadra, que actualmente disponen de un total de 2.700 automóviles, renovar el 50% de los coches patrulla, el 27% de las furgonetas y el 6,4% de la flota de todoterrenos.

Además, la conselleria ha dejado una impronta verde en toda la operación, puesto que los nuevos coches emiten un 14% menos de dióxido de carbono (CO2) y consumen un 12% menos de combustible. En la práctica, la consecuencia será que cada año se dejarán de emitir 3.046 toneladas de CO2 y se dejarán de emplear cerca de un millón de litros de combustible, con el consiguiente ahorro presupuestario que eso supone. Un ejemplo de ello es que 328 nuevos coches que serán destinados a patrullaje urbano emiten menos de 120 gramos de CO2 por kilómetro. Además, con la elección de los vehículos, los responsables de Interior pretenden que un 10% de la nueva flota funcione con biocarburante.

Otro de los ejes que han orientado este plan de renovación tiene que ver con el deseo de los responsables de los Mossos de reducir el tiempo de media que los coches policiales averiados pasan en el taller. La conselleria sostiene que se está consiguiendo reducir ese tiempo a solamente un día, frente a las cuatro jornadas de media que tardaban antes en ser reparados.

0 Comentarios