Ir a contenido

LA LUCHA CONTRA EL OLVIDO

La memoria histórica, en la cuneta

El PP ha enterrado la ley que buscaba defender los derechos de las víctimas del franquismo

Roger Pascual

franquismo

Familiares de víctimas del franquismo se manifiestan delante del Tribunal Supremo. / DAVID CASTRO

La memoria histórica vuelve a estar en la cuneta. Cuando el PP llegó al poder en el 2011 cerró el grifo de los recursos de la ley de memoria histórica impulsada por el PSOE y aprobada en el 2007. A los populares esta ley, que establece medidas en favor de quienes padecieron persecución o violencia durante la guerra civil y la dictadura, les incomodó desde el inicio."Eliminaría todos aquellos artículos que hablan de dar dinero público para recuperar el pasado. Yo no daría ni un solo euro del erario público a esos efectos", había advertido Mariano Rajoy en una entrevista en el 2008. A su llegada a la Moncloa cumplió su promesa, con la crisis económica como aval. "No hay que estar dándole vueltas de manera continuada al pasado", reafirmaba hace dos semanas en una entrevista con Jordi Évole en 'Salvados'.

Las datos

-114.226 desaparecidos en la Guerra Civil y durante la dictadura, 4.700 de ellos en Catalunya

-2382 fosas comunes registradas por el Gobierno, de las que se han abierto 350 desde el 2000

-De las 370 fosas que hay en Catalunya solo se han abierto cuatro: Gurb, Prats de Lluçanés, Serra de Riés y Torelló

“El PP ha tratado de disfrazar con la crisis una decisión absolutamente ideológica, que no es otra que seguir manteniendo la división entre vencedores y vencidos, desoyendo sus posiciones más moderadas y haciendo caso a las más radicales”, sentenció Francesc Antich el pasado 31 de marzo en el Senado. El senador socialista denunció que el PP había “enterrado" la ley al eliminar las partidas presupuestarias que le daban apoyo y dejarla "en vía muerta". El Gobierno no ha dado respuesta a las 42 recomendaciones que la ONU le hizo en el 2014 y que denunciaba la "privatización de las exhumaciones, que delega esa responsabilidad a las víctimas y asociaciones", la ley de Amnistía, la permanencia de símbolos de la dictadura y la necesidad de creación de una comisión de la verdad para tener, por ejemplo, datos públicos sobre el número de desaparecidos que siguen en las cunetas. 

Baltasar Garzón cifró en 114.226 los desaparecidos durante la Guerra Civil y la dictadura en la causa penal que abrió contra los crímenes del franquismo en el 2008. El exjuez fue acusado de prevaricación por este 

El Gobierno ha ignorado las 42 recomendaciones que le hizo la ONU para dignificar a los desaparecidos y sus familiares

caso, aunque el Supremo le terminó absolviendo en una sentencia en la que recordó que "los llamados juicios de la verdad no tienen cabida en nuestro ordenamiento". Después de que se cerrara la puerta de los juzgados españoles, varias familias decidieron llamar a la puerta de los tribunales italianos (que pararon una investigación sobre los bombarderos de Barcelona), mexicanos y, sobre todo, argentinos. "La última exhumación ha sido posible porque Ascensión Mendieta, una señora de 88 años, se tuvo que pagar con su dinero un billete a Argentina para poder encontrar a su padre", explica Emilio Silva, presidente de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica. Esta entidad decidió denunciar a Rafael Hernando, portavoz del PP, por sentenciar que "lo que ocurre es que algunos se han acordado de su padre cuando  había subvenciones para encontrarle". 

Rafael Hernando, diputado del PP, durante el debate de la cadena 13TV. / YOUTUBE

"Decir algo así es de especial gravedad, a parte de ser una enorme mentira. Ningún familiar ha recibido ningún euro, solo ha sido para exhumaciones", comenta Silva, hijo de un fusilado por el franquismo. "Estamos en contra de las subvenciones porque lo que tiene que hacer el Estado, como dice la ONU, es responsabilizarse de esto, algo que no ha hecho en casi 40 años de democracia". Mientras la Fundación Francisco Franco recibió una subvención de 150.840 euros públicos durante el Gobierno de Aznar, la asociación no ha recibido ni un euro desde que el PP volvió al Gobierno; se financia gracias a la aportación de los socios, a una contribución anual de un sindicato de electricistas noruego (este año de 20.000 euros) y al premio de 100.000 euros que le dió el año pasado la Asociación de los Archivos de la Brigada Lincoln de Nueva York.

La mayoría de los familiares de las víctimas no reclaman que se juzgue los asesinatos de sus seres queridos. Ni piden una reparación económica, como sí se ha dado en casos similares en otros países. Solo quieren poder encontrar a sus desaparecidos para poder cerrar el duelo. Desde el año 2000 se han encontrado 8.500 cadáveres en más de 350 exhumaciones. Pero España sigue siendo el segundo país del mundo con más fosas comunes, solo superado por Camboya. Por eso los familiares ruegan que, por encima del también pertinente debate sobre los símbolos franquistas, se priorice la búsqueda de los desaparecidos. Como señala Roger Heredia, impulsor del banco de ADN de los desaparecidos durante la Guerra Civil en Catalunya (y que sigue buscando a su bisabuelo Jaume), "los monumentos siempre estamos a tiempo de quitarlos. Pero los muertos, cuanto más tiempo pasa, más se degradan y los familiares directos se mueren sin haber podido despedirles". 

0 Comentarios