Ir a contenido

PUBLICADO EN 'DER SPIEGEL'

Un embajador alemán interpretó en 1981 que el Rey mostró "comprensión" hacia los golpistas

Según Lothar Lahn, Juan Carlos creía que los cabecillas del 23-F "solo pretendían la reinstauración de la disciplina, el orden, la seguridad y la tranquilidad"

El semanario alemán se hace eco de un despacho recientemente desclasificado por el Gobierno germano

El embajador alemán en España en 1981, Lothar Lahn, interpretó en un informe enviado a su país y que este domingo publica el semanario Der Spiegel, que el rey Juan Carlos mostró "comprensión" hacia los protagonistas del frustrado golpe de estado del 23 de febrero.

La revista alemana difunde extractos del despacho 524, recientemente desclasificado por el ministerio germano de Exteriores junto a otros documentos de la época, enviado por Lahn al Gobierno germano, que presidía entonces el canciller socialdemócrata Helmut Schmidt.

Fuentes de la Casa del Rey en Madrid manifestaron este domingo a este respecto que "el papel y la actuación del Rey el 23-F están ya consolidados por la historia, y el modo decidido y determinante como actuó en defensa de la democracia es conocido por toda la sociedad española y en todo el mundo".

Conversación de carácter privado

El semanario alemán señala que el embajador de Alemania en España entre 1977 y 1982, y fallecido en 1994, mantuvo una conversación de carácter privado con el monarca el 26 de marzo de 1981, cuyas circunstancias y el lugar donde tuvo lugar no se precisan, en la que el Rey le comentó sus impresiones acerca del frustrado golpe de Estado.

El Rey "no mostró ni desprecio ni indignación frente a los actores, es más, mostró comprensión, cuando no simpatía", según interpretó Lahn en el mensaje enviado a su Gobierno y que cita Der Spiegel.

Añade el despacho que el monarca dijo al embajador: "Los cabecillas solo pretendían lo que todos deseábamos, concretamente la reinstauración de la disciplina, el orden, la seguridad y la tranquilidad".

Responsabilidad de Adolfo Suárez

El documento citado por la revista señala que el Rey manifestó a Lahn que la responsabilidad última del intento de golpe de estado no fue de sus cabecillas, sino del entonces presidente del Gobierno español, Adolfo Suárez, a quien reprochaba "despreciar" a los militares.

En su informe, el embajador alemán destacó asimismo que el Rey había aconsejado reiteradamente sin éxito a Suárez que "atendiera a los planteamientos de los militares, hasta que estos decidieron actuar por su cuenta".

El monarca manifestó ante el embajador de Alemania, según la versión de este, que trataría de influir en el Gobierno y los tribunales para evitar un castigo severo a los golpistas, ya que estos "solo pretendían lo mejor", señala Der Spiegel.

Finalmente, subraya que Juan Carlos I dijo a Lahn que el golpe del 23-F "debería olvidarse lo antes posible" y se mostró convencido de que una actuación así no se repetiría.

Conversación no registrada

El semanario escribe finalmente que la Casa Real española no ha querido pronunciarse acerca del informe del embajador alemán, y que señaló únicamente que en los archivos oficiales no existe protocolo alguno sobre esa "conversación privada" entre el Rey y Lahn.

La revista destaca que el documento acaba de ser desclasificado por el Gobierno federal alemán y que puede leerse en la publicación de 2.250 páginas del Instituto de Historia Contemporánea Actas de la política exterior de la República Federal de Alemania de 1981.

0 Comentarios