Ir a contenido

LA PROBLEMÁTICA DE LA VIVIENDA

Edificios de viviendas de la<br/>ciudad de Barcelona.

El agresivo rebote en la vivienda de alquiler

Iker San Román Ayala

El 'boom' de precios hace urgente la necesidad de aumentar la oferta de la vivienda de alquiler asequible

Tal y como viene constatando en diversos estudios, lo que se antojaba hace un año como una simple corrección al alza de los precios de alquiler se ha convertido en un agresivo rebote que no presenta visos de retornar a la senda  de la moderación, por lo menos a corto plazo. En efecto, desde el segundo trimestre de 2015 nos encontramos con incrementos de un 18% en Madrid y de un 30 % en Barcelona. Otras ciudades, como Valencia (15%) o Palma de Mallorca (20%) experimentan también incrementos acusados.

Las razones de este brusco cambio de tendencia ya se están analizando por parte de analistas y medios de comunicación: grupos inversores que compran inmuebles y buscan rentabilidad con el alquiler, a la espera de una oportunidad para su venta; ausencia de oferta suficiente de alojamientos en alquiler, e incremento simultáneo de la demanda por falta de financiación bancaria para comprar; finalización de los contratos de renta antigua; descontrol aparejado al negocio de los apartamentos turísticos, especialmente acusado en la costa mediterránea…

Este 'boom' de precios, que hace una década se habría calificado como un síntoma de bonanza económica, suscita ahora una fuerte preocupación, ya que es evidente que no puede asociarse a una mejora en las condiciones salariales de la población.

POLÍTICAS PÚBLICAS DE VIVIENDA

Además, esta problemática está generando un verdadero quebradero de cabeza a las autoridades locales de nuestras ciudades, ya que el diseño de las políticas públicas en materia de vivienda para los próximos años pasa inexorablemente por garantizar el acceso a la vivienda  de miles de familias mediante el incremento de la oferta asequible, y de manera preferente en alquiler.

Por ello, y si efectivamente diagnosticamos este 'boom' como una amenaza, no cabe otra alternativa que concentrar los esfuerzos en un aumento de la oferta de la vivienda en alquiler asequible.

MEDIACIÓN EN EL MERCADO DE ALQUILER

En este sentido, merece la pena seguir incidiendo en los programas públicos de mediación en el mercado de alquiler, reforzando las garantías que se ofrecen a los propietarios de viviendas libres que ceden sus inmuebles –sobre todo, cobro de la renta garantizada y seguros contra desperfectos-, creando ayudas para obras de reforma, y extendiendo los grupos de posibles inquilinos beneficiarios a rentas de hasta 3 ó 3,5 veces el Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (IPREM).  

Además, y de cara a que los ayuntamientos tengan herramientas para fomentar el mercado de alquiler asequible, es ya urgente que se desarrollen los preceptos de la ley de haciendas locales que se pueden aplicar a las viviendas vacías, tanto respecto a posibles recargos en el IBI como para establecer un IBI reducido, algo que sorprendentemente no se permite.

Es el momento de aplicar estas y otras medidas, tendentes a mejorar las condiciones de acceso a la vivienda en alquiler. De lo contrario, la extensión del número de viviendas desocupadas o de exclusiva utilización temporal acabará generando mayores zonas urbanas deshabitadas, en proceso de abandono o sin ningún tipo de actividad económica o comercial. 

0 Comentarios