Ir a contenido

Jordi Basté se estrena en la ficción con un 'thriller' escrito a cuatro manos con Marc Artigau

'Un home cau' arranca con la desaparición de un hombre en un espigón de la Barceloneta

Ernest Alós

Jordi Basté y Marc Artigau, en la playa de la Barceloneta, presentando su libro Un home cau.

Jordi Basté y Marc Artigau, en la playa de la Barceloneta, presentando su libro Un home cau.     / JOAN PUIG

Se avecina para el próximo día de Sant Jordi una competencia feroz en el campo de juego del 'best-seller' en catalán, lo sea por méritos literarios, por eficacia narrativa, por reconocimiento público del autor o por una mezcla en proporciones variables de estos tres componentes. El periodista radiofónico Jordi Basté, con 'Un home cau' (La Rosa dels Vents), un 'thriller' escrito a cuatro manos con el dramaturgo Marc Artigau, es último en llegar a la liza, en la que ya han tomado posiciones Pilar Rahola, Sílvia Soler, Rafel Nadal y Care Santos, a la espera de la inminente llegada de Xavier Bosch y Albert Espinosa y del golpe sobre la mesa, ya el próximo 4 de abril, del esperado Jaume Cabré.

La imagen de dos personas paseando por el espigón de la playa de la Barceloneta fue el germen de la novela, han explicado Basté y Artigau durante la presentación del libro, en un restaurante de la Barceloneta a la vista de esa misma escollera. En concreto de su primera escena, en la que, a la vista del investigador Albert Martínez, dos hombres pasean, gesticulando, por el espigón, hasta que de repente acaba volviendo a la playa uno solo de ellos.

A diferencia de otros libros escritos en formato colaborativo, la autoría de las distintas partes del texto ha quedado repartida entre Basté y Artigau, aunque la redacción haya pasado por un proceso de consultas mutuas contínuo a lo largo de dos años. El investigador Martínez corresponde a Basté (según ambos autores, su voz radiofónica es claramente identificable) y el punto de vista de un miembro de una familia burguesa de Barcelona agrietada por la petición de ser objeto de eutanasia del padre y un fratricidio ha ido a cargo de Artigau. "Queríamos mostrar un mismo hecho desde dos perspectivas distintas", ha explicado Basté en la presentación del libro. El hombre que caye del título no es solo el que se precipita al mar: van cayendo más, y los autores han jugado también con la polisemia de la expresión (el investigador acabará cayendo en la cuenta, se supone, de lo que está sucediendo).

La figura de Martínez tiene la voz de Basté pero está compuesto también de retazos de otras personas de su entorno: de allí sale, por ejemplo, dice Basté, su tono cínico y sarcástico, que ayuda a componer el tono humorístico del libro.

LO MEDIÁTICO

La novela es también un catálogo de calles y restaurantes de Barcelona en lo que, para Basté, es "una declaración de amor" a una ciudad que, ha apuntado, sus habitantes no valoran suficiente. "Quizá que la queramos un poco más", ha añadido Basté, que no ha esquivado los recelos que puede suponer la entrada de una nueva figura mediática en el panorama literario en lengua catalana.

"Qué significa 'mediático' es algo que ha cambiado en el siglo XXI. Estamos en la época de la comunicación, en que podemos comunicar de muchas formas, escribiendo, con un micro, en lo alto de un escenario o ante una cámara; entiendo que haya quien lo vea como una intromisión, pero es otra manifestación de mi voluntad de comunicar", ha argumentado, antes de añadir, para despejar suspicacias, que los viajes en aviones y trenes afortunadamente aún sin cobertura wifi le han permitido dedicar tiempo a escribir.

Así define el resultado de su primera incursión en la ficción Basté: "Es un libro entretenido, que pasa rápido, con capitulos que hacen pim-pam, muy siglo XXI". El periodista, al margen de su relación con el mundo del libro desde su posición de comunicador, ha defendido su vinculación desde la infancia con el género de la novela de misterio, con la presencia omnipresente en la casa familiar de todos los títulos de Agatha Christie y Manuel Vázquez Montalbán. Dos influencias a las que Artigau ha añadido la del detective loco de Eduardo Mendoza.

0 Comentarios