Ir a contenido

Lorca en Nueva York

Los hispanistas Christopher Maurer y Andrew A. Anderson reúnen la correspondencia del poeta en la Gran Manzana

ELENA HEVIA / Barcelona

Alguien llega a Nueva York, el epicentro del mundo, y es testigo de la caída de las Torres Gemelas. Necesariamente, la experiencia dejará huella. Y más si quien lo vive es un artista. A Federico García Lorca, 70 años antes de aquel impacto, la Historia le sorprendió y le golpeó en la ciudad de los rascacielos. Fue la gran hecatombe moral, el crack bursátil del 29, el año que el poeta vivió en Nueva York desde junio de ese año hasta marzo de 1930.

El fruto de aquella experiencia, 'Poeta en Nueva York', escrito en parte en la ciudad y en parte a su regreso a España, marcó a fuego su trayectoria literaria. El poemario es un aullido convulso señalado por el vértigo, la depresión y la soledad, inspirado por Walt Whitman pero sobre todo --y ahí se añadiría conciencia social a la fórmula-- por la sorpresiva crisis vista a pie de calle.

Los hispanistas norteamericanos Christopher Maurer y Andrew A. Anderson han preparado el volumen 'Federico García Lorca en Nueva York y La Habana. Cartas y recuerdos' (Galaxia Gutenberg) que reúne la correspondencia cruzada por el poeta, básicamente con su familia pero también con amigos.

>>Lea la información completa sobre el nuevo libro que profundiza en la estancia de García Lorca en Nueva York en e-Periódico.

0 Comentarios