Ir a contenido

La nueva visita de un icono del pop

Dos divas frente a frente

JUAN MANUEL FREIRE

MADONNA

1 Las canciones No son solo sus grandes singles, sino también los discos largos. En sus mejores días, Madonna podía publicar un álbum que se sostenía de principio a fin: True blue (1986) y los infravalorados Erotica (1992) y Bedtime stories (1994) son buenos ejemplos. El legado de la Ciccone es infinito.

2 La voz Sin tener grandes capacidades a nivel técnico, Madonna ha sabido hacer un uso aplicado de su voz, que tiene, además, algo que no se aprende en ninguna escuela: carisma. Madonna funciona y conquista incluso en el terreno baladístico, como se puede comprobar en Something to remember (1995).

3 La sexualidad Madonna es más directa, menos ambigua que Gaga en su forma de encarar la sexualidad. Ha explotado su sexualidad al máximo, sobre todo en el pasado, pero sin el componente transgenérico de Gaga. En su libro Sex se la podía ver de mil maneras, pero siempre con la misma orientación.

4 Los estilismos Sus looks icónicos son multitud. De aquella falsamente desarrapada imagen de estudiante de baile neoyorquina con que se reveló, hasta esa reciente época neo-disco con corte de pelo a lo Farrah Fawcett, pasando por los diseños de Gaultier para la gira Blond ambition, ha sabido impactar en la retina.

5 La interpretación Tampoco es que sea su fuerte, pero Madonna ha compensado su paso por fiascos como Barridos por la marea con la participación en proyectos sugestivos: Juego peligroso la unió al gran Abel Ferrara y en Ellas dan el golpe daba el pego. Luego está, claro, la irresistible Buscando a Susan desesperadamente.

LADY GAGA

1 Las canciones
Le falta repertorio. Pocos temas brillan. Telephone tiene su gracia, quizás en parte porque al sonar regresa a la cabeza su portentoso, tarantiniano videoclip. Aunque algo gruesa, o quizá por ello, Bad romance funciona. Como el estribillo de Poker face. Pero hay poco más que defender.

2 La voz De acuerdo, Gaga cantará mejor, pero según los cánones de Operación Triunfo. A su favor hay que decir que puede variar el tono con mayor flexibilidad, y moverse entre la ligereza del estribillo de Paparazzi y el delirio operático de, digamos, el comienzo de Government hooker.

3 La sexualidad Gaga ha asegurado ser una chica a la que gustan los chicos con pinta de chica. Por otro lado, tiene tendencia a vestirse de chico. Tiene un alter ego masculino, Jo Calderone, como el que posó para un famoso editorial en el Vogue Hommes Japan de septiembre del 2010. Gaga explota el cruce de géneros.

4 Los estilismos Como Madonna, Gaga siente pasión por los sujetadores raros. Pero ella va más allá que su antecedente y apuesta menos por el glamur que por la vanguardia, o por rebajar un poco el concepto, el delirio. Pero tampoco es tan original: Róisín Murphy (exMoloko) aseguró que Gaga le copió el estilo.

5 La interpretación La Germanotta cuenta por el momento con una filmografía como actriz menos generosa que la Ciccone. Su primer crédito al respecto en la Internet Movie Database es el de «chica en la piscina 2» en el noveno episodio de la tercera temporada de Los Soprano. No hay mucho más todavía.

0 Comentarios
cargando