El Periódico

Entradas MOUSTACHE

CIUDAD INTELIGENTE

Tarragona utiliza las cañerías de agua potable para cargar móviles en la calle

El ayuntamiento instala un cargador múltiple en la Rambla Nova

El sistema se alimenta con la electricidad que genera la red pública

Tarragona utiliza las cañerías de agua potable para cargar móviles en la calle

JOAN REVILLAS

Dos vecinos de Tarragona cargan el teléfono móvil en la parte alta de la Rambla Nova.

RAFAEL MORALES / TARRAGONA

Miércoles, 23 de diciembre del 2015 - 19:03 CET

Los transeúntes habituales de la Rambla Nova de Tarragona se han visto sorprendidos en la mañana de este miércoles por un nuevo artilugio instalado en la zona peatonal, frente a uno de los puntos de información turística. El ingenio tiene cierto parecido con los parquímetros de la zona azul de aparcamiento, pero en realidad se trata de algo nuevo y totalmente gratuito. Es un cargador para teléfonos móviles que suministra su electricidad a través de la energía hidráulica que permite producir la red urbana de agua potable.

El mecanismo utiliza una pequeña turbina que puede generar hasta 100 watios de electricidad mediante el paso del agua. La Empresa Municipal d’Aigües de Tarragona (Ematsa) se ha servido de la orografía de la ciudad de la ciudad para aprovechar los desniveles y las cañerías de la red de agua de la ciudad para generar energía limpia y renovable. "Es un servicio más de ciudad inteligente", ha destacado el alcalde Josep Fèlix Ballesteros (PSC) en la presentación del servicio que se ha puesto en marcha hoy.

Altafulla ha diseñado un proyecto para la zona de la playa

La pobalción de Altafulla (Tarragonès) también han anunciado que a principios del 2016 pondrá en funcionamiento en la zona de la playa un sistema de recarga para dispositivos electrónicos. Con un presupuesto de 40.000 euros, el ayuntamiento y Aigües de Catalunya han diseñado un proyecto para instalar puntos de recarga para móviles y conexión a internet gratuita. Aseguran que en el futuro, la energía renovable generada por la red municipal de agua, también permitirá recargar vehículos eléctricos y alimentar parte del abastecimiento del alumbrado público.

DOS PUNTOS PARA EMPEZAR

El poste, que dispone de seis cargadores universales para móviles, está instalado en uno de los lugares más concurridos de Tarragona, tanto por sus habitantes como por los turistas. Está previsto instalar en los próximos días otro cargador igual en la plaza Corts Catalanes, junto al Hospital Joan XXIII. El coste de los dos rondará los 10.000 euros.

"Estos dispositivos de generación de energía renovable también se harán servir para alimentar equipos electromecánicos y sensores instalados en la red de agua potable y la de cloacas”, ha destacado Daniel Milan, gerente de Ematsa, quien ha explicado que en el verano se puso en práctica un plan piloto con buenos resultados. También permitirá instalar en el futuro un servicio de señal gratuita de wifi, ha señalado Ballesteros.

SALTOS DE AGUA URBANOS

El sistema permite cargar a la vez seis teléfonos móviles u otros dispositivos informáticos debido a la polivalencia de las conexiones. El sistema también tiene la ventaja de que puede funcionar durante las 24 horas del día, siempre que circule el agua por las cañerías. "En cada diez metros de salto de agua se podría instalar una de estas turbinas", detalla Milan en relación al pequeño generador de energía que han instalado bajo el subsuelo de la Rambla Nova, a pocos metros del cargador.

Cada uno de los seis soportes de carga de la instalación dispone de tres sistemas de carga compatibles con los principales tipos de conexiones para tablets y smartphones. Uno de ellos está adaptado para personas con movilidad reducida. En todos los casos se pueden conectar los aparatos directamente al dispositivo de carga, sin necesidad de cables.

Ballesteros también ha destacado que esta iniciativa "es la primera de este tipo que se pone en marcha en Catalunya y la segunda de España", en alusión a la que el mes pasado se estrenó en Murcia.

En pleno Barça - Real Madrid, La Pulga y CR7 se concedieron una tregua