El Periódico

Català de l'Any 2016

Llegan los asistentes digitales para casa

Dispositivos con inteligencia artificial permiten resolver cuestiones del hogar y compras con comandos de voz

Amazon lidera el mercado en el que compite también Google y para el que se preparan Facebook y Apple

Llegan los asistentes digitales para casa

REUTERS / RICK WILKING

Lynx, uno de los robots con el software de Alexa de Amazon, el pasado CES.

Sábado, 18 de febrero del 2017 - 17:32 CET

Amazon Echo, el altavoz inalámbrico con el software de Alexa.

La inteligencia artificial y la internet de las cosas juntas acaban de arrojar la primera generación de asistentes digitales para los hogares que permitirán automatizar un montón de funciones en casa. Más allá de controlar persianas, puertas, temperatura y luces como hace la actual domótica, los nuevos dispositivos resuelven reservas de restaurantes, eligen el vino, recuerdan la agenda del día, resuelven cómo limpiar algo o incluso aprenden del usuario para adaptar los electrodomésticos de la casa a sus dueños. Todo ello, y este es el cambio, conectándose a internet y utilizando ‘big data’, es decir, aprenden de lo que les han pedido millones de usuarios, como hasta ahora han hecho los móviles.

Amazon, Google y Apple compiten en el nuevo mercado para el que ya han conseguido sumar a muchos fabricantes de electrónica como LG, Samsung, HTC, Lenovo, Whirpool… que integrarán los asistentes en distintos productos como lavadoras, neveras, equipos de sonido, aspiradoras o incluso pequeños robots androides. La última feria de electrónica estadounidense, el CES, celebrada en Las Vegas el pasado enero, dio buena muestra de que no parece una tendencia efímera y de que la robotización de los hogares va a seguir la de las fábricas y los coches.

Hace un año, Amazon lanzó Alexa, un asistente virtual que desde este enero cuenta con 8.000 funciones. Como Amazon no tiene móvil (el que lanzó al mercado, Fire, no tuvo ningún éxito y ya no lo fabrican), la compañía optó por convertir su programa Alexa en el software de unos altavoces inalámbricos, Echo, que además de captar órdenes, reproducen la música del móvil o se conectan a internet para procesar pedidos a la tienda virtual. El éxito de un dispositivo que cuesta poco más de 150 euros ha hecho que hayan vendido más de 11 millones de unidades en todo el mundo, según cálculos de la consultora Morgan Stanley.

El usuario puede tanto pedir una canción o que bajen el volumen, información sobre un recorrido o un taxi, o comprar unos pañales o dos cajas de leche que aparecerán por la puerta con el próximo reparto del gran supermercado online. Y la orden siempre es parecida: “Alexa, abre (la aplicación que sea) y haz (lo que desee el usuario)”. Según informáticos que han tenido acceso al código fuente, el asistente no entiende toda la conversación sino que se queda solo con las palabras que tiene previstas y las procesa como órdenes, lo que ha provocado situaciones tan curiosas como que dos asistentes puedan hablarse entre ellos diciendo lo mismo todo el tiempo o uno invada las órdenes de otro.

ACUERDOS PARA NEVERAS Y LAVADORAS

Pero la idea es ir más lejos. La multinacional del comercio electrónico ha firmado acuerdos con fabricantes de electrodomésticos (LG, HTC, Whirpool) que lo integrarán en sus productos y harán que el usuario ordene que la nevera procese los pedidos de comida o la lavadora los de suavizante. Además, las máquinas regularán los programas y las funciones del horno o encenderán los aparatos a distancia.

Google compite con ellos en el mismo mercado con su Google Assistant, una ampliación doméstica del asistente de voz que llevan los móviles Android, y que también se encarna en un altavoz doméstico e inalámbrico barato que, de momento, solo admite 75 órdenes, pero responde a cosas como elegir un vino para un plato o si una comida es segura para el perro. El altavoz, Google Home, se puso a la venta en EEUU el pasado noviembre y aún no hay planes de extenderlo a otros mercados. Así que de momento, su capacidad de aprendizaje es más limitada.

La multinacional del buscador también ha firmado sus acuerdos con fabricantes de electrodomésticos y de software, como IFFT, un programa que automatiza funciones en el móvil o el ordenador. Philips, Sony, Toshiba, Bang&Olufsen o Grundig también fabrican dispositivos compatibles.

Ninguno de estos dispositivos se vende todavía en España y el software solo está disponible en inglés. No es el caso de Nest, fruto de una de las 'startups' que más curiosidad despiertan en el Silicon Valley porque hasta el pasado junio estuvo detrás Tony Fadell, el diseñador del iPod, que se acaba de estrenar en castellano. La compañía, comprada por Google en el 2014, tiene una línea de dispositivos conectados a un termostato inteligente (su producto estrella) que maneja la casa por voz y con ayuda de un montón de sensores más los datos que generan.

Samsung prepara el suyo

Otras compañías también preparan sus asistentes. Samsung, que compró el pasado octubre Viv, la empresa que desarrolló Siri, presentará en breve un dispositivo que “no será un móvil” pero que contará con un nuevo asistente digital, explican fuentes de la multinacional a este diario. La compañía coreana presentó recientemente en Barcelona sus nuevos televisores con un mando a distancia que admite comandos por voz.

 

Apple también ha llevado su popular asistente del iPhone, Siri, a controlar también luces, alarmas y puertas, pero no a electrodomésticos. En España, se venden productos como “Dispositivos compatibles con AppleHomekit” de fabricantes como Philips, Netatmo, ElGato o Honeywell.

 

Y la gran incógnita en Facebook, que presentó un asistente virtual llamado Jarvis que de momento testea Mark Zuckerberg en su casa con la voz de Morgan Freeman como interfaz. La red social aplica su investigación en reconocimiento de voz y lenguaje natural en mejorar la red social.

La RFEF ha comunicado que el andaluz sólo se perderá un partido; el de este miércoles contra el Deportivo