El Periódico Ciencia

La zona del almacén de gas Castor sufre el terremoto más intenso

El temblor, de 4,2 grados, se ha percibido en las Terres de l'Ebre y Castellón

La inyección de gas ha provocado ya unos 300 seísmos desde el 13 de septiembre

AGENCIAS / Tortosa

Martes, 1 de octubre del 2013 - 10:20 CEST

Un nuevo temblor de tierra, esta vez de 4,2 grados en la escala de Richter, se ha registrado este martes de madrugada ante la costa de Castellón, en la misma zona en la que desde hace unos días se realizan trabajos de inyección de gas en la planta de Castor.

El seismo no ha causado daños, según explica el Institut Geològic de Catalunya. Se ha producido a las 5.30 de la mañana y se ha podido percibir también en las Terres del Ebre. El almacén de gas subterráneo Castor está situado frente a las costas de Vinaròs, en Castellón.

Dos horas antes, se había producido otro terremoto, de 2,9 grados, pero no ha sido percibido por la población.

En total, con estos, solo este martes suman ya más de 20 seísmos registrados en el Golfo de Valencia, en el entorno del almacén subterráneo, según datos del Instituto Geográfico Nacional.

Plan de riesgo sísmico

Protección Civil de la Generalitat de Cataluña, a través del Centro de Coordinación Operativa(Cecat), ha afirmado que sigue la evolución de la serie de seísmos y se mantiene en contacto con los municipios de la zona del Montsià y del Baix Ebre y en coordinación con el Instituto Geológico de Catalunya (IGC).

La Generalitat Valenciana ha activado el Plan de riesgo sísmico en los municipios castellonenses de Peñíscola, Vinaròs y Benicarló.

La activación de este Plan supone mantener la comunicación con el Consorcio Provincial de Bomberos, subdelegación del Gobierno, los ayuntamientos de Peñíscola, Vinaròs y Benicarló, así como con los servicios municipales, CICU y Policía de la Generalitat, para hacer un seguimiento de la situación.

El proyecto Castor, con una inversión de 1.200 millones de euros, trata de aprovechar un antiguo pozo petrolífero a 1.750 metros de profundidad bajo el nivel del mar para suministrar hasta un tercio de la demanda de gas del sistema.

Al parecer, la inyección de gas ha provocado desde el pasado 13 de septiembre casi 300 seísmos, la mayoría de baja intensidad.

El Ministerio de Industria ordenó el pasado 26 de septiembre el cese temporal de la actividad de extracción de gas en la planta para investigar las causas del aumento de la actividad sísmica en la zona

El proyecto Castor, gestionado por la empresa Escal UGS con una inversión de 1.200 millones de euros, trata de aprovechar un antiguo pozo petrolífero a 1.750 metros de profundidad bajo el nivel del mar para suministrar hasta un tercio de la demanda de gas del sistema durante 50 días, pero, al parecer, la inyección de gas ha provocado desde el pasado 13 de septiembre casi 300 seísmos, la mayoría de baja intensidad.

El vocal del Colegio del Colegio de Geógrafos de España Jonathan Gómez Cantero ya alertó este lunes que los microseísmos producidos por la actividad de la planta de Vinaròs estaban aumentando en frecuencia e intensidad.

El Ministerio de Industria ordenó el pasado 26 de septiembre el cese temporal de la actividad de extracción de gas en la planta para investigar las causas del aumento de la actividad sísmica en la zona.

Aunque en la planta no se estaba produciendo extracción en esos días, Gómez Cantero ha asegurado que no es necesario que se esté extrayendo gas para que los seísmos estén relacionados con la actividad de Castor.

Desde que se conoció la orden ministerial la intensidad de los sismos ha ido en aumento y ayer se registraba un seísmo de 3,9 grados en la escala Richter, que había sido el de mayor intensidad hasta que ha sido superado por el de la pasada madrugada, de 4,2.

Según Gómez Cantero, quien también es asesor en la ONU, nos encontramos ante una situación "no controlada" por lo que es necesario "mantener la alerta".

Estos movimientos sísmicos podrían tener consecuencias en la zona y, según Gómez Cantero, afectar a la costa y al fondo marino, donde se pueden producir "deslizamientos submarinos", ya que además la zona es propensa a este tipo de fenómenos geológicos debido a la proximidad con el delta del Ebro, donde el terreno es arcilloso y a la naturaleza kárstica del entorno.

El presidente del Barça, Josep Maria Bartomeu, anunció el acuerdo tras la reunión de la junta directiva