El Periódico

POLÉMICA EN UN SISTEMA EDUCATIVO EXTREMADAMENTE EXIGENTE

Alumnos chinos se inyectan aminoácidos en clase para preparar la Selectividad con "más energía"

El propio instituto les facilita la sustancia en bolsas que cuelgan del techo

Los jóvenes sufren una enorme presión social y familiar ante el durísimo examen de acceso a la universidad

EFE / Pekín

Lunes, 7 de mayo del 2012 - 17:15 CEST

Aula donde los alumnos se preparan para el examen de Selectividad y donde se pueden apreciar las bolsas con el líquido que se inyectan.

Un instituto de la provincia china de Hubei (centro) ha facilitado a sus estudiantes aminoácidos que se inyectan por vía intravenosa en clase mientras estudian para preparar la prueba de Selectividad de junio, a fin de que afronten con "más energía" estos exámenes.

La foto con hasta 50 alumnos sentados estudiando y conectados a las bolsas con aminoácidos colgando del techo, subida a la red social Weibo (similar a Twitter) y publicada en un diario de Wuhan, la capital provincial, ha despertado numerosas críticas en las redes sociales chinas, donde, además de revelarse esta peligrosa práctica, se ha puesto de manifiesto la presión que sufren los jóvenes ante estos exámenes.

Un examen que cambia el destino

"Es un caso muy raro y extremo. Por eso todo el mundo lo critica", comenta Yi Xue, procedente de Hubei y para quien esta noticia es "escandalosa", aunque considera que "hay, incluso, casos más extremos, aunque no se conocen". Y es que, como apunta Yi, los resultados de la Selectividad pueden cambiar el rumbo de tu vida en China: "El Gao Kao [alto examen, prueba nacional de ingreso y admisión en las universidades superiores, equivalente a la Selectividad española] puede cambiar tu destino. Si vienes de una familia pobre, puedes encontrar un buen trabajo y cambiar tu condición dependiendo de esa nota".

La competencia es muy alta en el país asiático y en las semanas previas a los exámenes, que se suelen celebrar a principios de junio, los alumnos se dedican completamente al estudio de la prueba. En el caso del instituto de Hubei, el centro llevó la dedicación de sus estudiantes al extremo al decidir proporcionarles aminoácidos en su propia clase y al mismo tiempo que estudian para que no perdieran tiempo acudiendo a la enfermería del instituto.

Pánico al fracaso y al deshonor

El centro tiene buena reputación por la media que sus estudiantes consiguen en las pruebas de Selectividad. Según la prensa local, el director afirmó que el Estado concede una subvención de 10 yuanes (1,22 euros) por cada estudiante que se presenta al Gao Kao, si bien esto fue posteriormente refutado por la Administración china, que ha abierto una investigación sobre lo ocurrido.

En la red social Weibo, los usuarios criticaban al centro escolar además de denunciar la situación a la que se enfrentan para presentarse al que se considera el examen más demoledor del ámbito académico chino. "Tenemos que pensar en nuestro sistema educativo", instaba uno de ellos, que aludía a la dureza de las pruebas a las que se enfrentan cada año miles de chinos, que suelen durar dos días.

Las diferencias entre las circunstancias que viven los jóvenes occidentales y los chinos son abismales: mientras para el estudiante europeo el periodo de la universidad suele recordarse como una etapa dorada, en China el índice de suicidios es alto entre los estudiantes, por la presión ante el fracaso y el consiguiente deshonor para la familia.

Carles Aleñá, que tenía un año más de contrato, ha aceptado la oferta para quedarse en el Barcelona