El Periódico

Sánchez encara sus reuniones más tensas

El candidato socialista prevé citarse con Rajoy y los independentistas para mostrarles su rechazo

Los negociadores del PSOE inician los encuentros con los grupos tras el 'no' de Podemos al pacto

Sánchez encara sus reuniones más tensas

DAVID CASTRO

Rajoy y Sánchez en la Moncloa, durante su última reunión, el pasado 23 de diciembre.

Domingo, 7 de febrero del 2016 - 18:34 CET

La negociación de verdad empieza ahora. Pedro Sánchez, candidato a la Presidencia del Gobierno tras ser propuesto por el Rey, se enfrenta a una semana clave para alcanzar la Moncloa, un objetivo que dijo que había empezado “muy bien” con sus conversaciones con los grupos minoritarios y con Ciudadanos, pero que se torció el pasado viernes, al exigir Pablo Iglesias que renunciase al partido naranja si quería pactar con Podemos. La comisión negociadora de los socialistas (formada por seis personas de la máxima confianza del secretario general, todas de nutrida experiencia y perfil moderado) inicia este lunes las reuniones con las fuerzas a las que les quiere pedir su apoyo, y a primera hora de la mañana enviará a todos ellas un documento con el programa que anhela impulsar desde el Ejecutivo. Con Ciudadanos tuvo una primera reunión el viernes, en la que se puso sobre la mesa un documento de prioridades del equipo de Albert Rivera y se constató “voluntad de acuerdo”. Pero al mismo tiempo Sánchez tendrá reuniones mucho más tensas con quienes permanecen ajenos, por voluntad propia o no, a todas estas negociaciones: Mariano Rajoy y los independentistas catalanes. Bildu ha sido excluida.

El rol de ERC y Democràcia i Llibertat (DLl) en la investidura puede ser clave. “Yo no voy a buscar su apoyo”, repite el candidato casi a diario. Sin embargo, si los socialistas no cosechan el voto a favor de Podemos y Ciudadanos, o el ‘sí’ del primero y la abstención del segundo (ambas posibilidades parecen en este momento muy lejanas), necesitarían de la participación de los separatistas, ya que el PP ha dejado claro que en ningún caso facilitará un Gobierno que no esté liderado por sus siglas, con las que obtuvo 123 diputados, 33 más que el PSOE.

UNA HIPÓTESIS INCÓMODA

La posibilidad pone los pelos de punta a los principales barones del PSOE, que creen que un Gobierno asentado sobre estas bases estaría muy condicionado para enfrentarse al proceso independentista y desconfían, además, de la presunta voluntad de Sánchez de no ofrecer nada a republicanos y convergentes a cambio de su abstención. El simple préstamo transitorio de senadores socialistas para que ERC y DLl tuvieran grupo propio en la Cámara alta volvió a avivar un fuego interno que ahora, debido a las negociaciones para alcanzar el Ejecutivo, ha descendido.

El candidato socialista quiere reunirse con los secesionistas en los próximos días, pero “solo”, ha anunciado, para decirles que no está “de acuerdo” con sus objetivos. Estos encuentros tendrán lugar en un momento en el que, tras varias semanas de quietud, el Parlament ha vuelto a pisar el acelerador de la independencia, iniciando los trámites para redactar las tres leyes previstas en la declaración de ruptura pactada por Junts pel Sí y la CUP el pasado 9 de noviembre: transitoriedad jurídica, seguridad social y hacienda.

ENFRENTAMIENTO EN ASCENSO

El modo en el que el Gobierno ha dado respuesta al proceso separatista en las últimas semanas ha elevado aún más la tensión entre Rajoy y Sánchez, ya que el primero ha decidido recurrir ante el Constitucional la Conselleria de Exteriors y la comisión de estudios del Proceso Constituyente sin haberlo consultado con el jefe de los socialistas. También se ha anunciado, sin aviso previo al PSOE, que está en estudio otro posible recurso contra la tramitación de leyes de “desconexión”. Eso ha colmado la paciencia de Sánchez, que exige conocer con anterioridad los pasos en esta materia porque el Ejecutivo se encuentra en funciones y él puede tomar el relevo. Los populares, que no piensan dar tregua al aspirante a la investidura, alegan en su defensa que quien ha puesto en peligro el pacto antisoberanista es quien no dudó en prestar senadores a los secesionistas para que tuvieran grupo en el Senado.

La reunión de los líderes del PP y el PSOE, de producirse, será muy tensa. Pero no es seguro que vaya a tener lugar. Sánchez ha dicho que llamará a Rajoy y que le pedirá que se citen en el Congreso de los Diputados, no en la Moncloa, pero tampoco ha mostrado gran interés en concretar un encuentro del que también recela el presidente en funciones.

Mientras tanto, el equipo negociador de los socialistas comenzará las reuniones con los grupos que se han mostrado proclives al acuerdo para intentar consensuar un programa de gobierno. La intención del PSOE es que el proceso vaya “lo más rápido posible” y a partir del lunes quieren citarse, entre otros, con Ciudadanos, el PNV, IU y Compromís. Podemos no se encuentra en esta ronda al considerarse incompatible con el partido de Rivera. Así que las cuentas de Sánchez para lograr ser investido a finales de este mes (el debate en el Congreso aún carece de fecha) continúan sin salir. Al menos de momento. Ante el probable escenario de que Iglesias no reconsidere su posición, tachada de “excluyente” por el líder socialista, el PSOE ya ha comenzado la batalla del relato. Si se repiten las elecciones, echará el resto para endosar la responsabilidad a la fuerza morada.

El líder del PSOE se cita con la sociedad civil

Pedro Sánchez, inicia la semana con una intensa agenda con la que pretende dar a conocer su propuesta de programa de gobierno a colectivos sociales de todos los ámbitos con el objetivo de compartir dicho programa y recabar las aportaciones. En total, informan fuentes del PSOE, celebrará más de 20 encuentros con jóvenes emprendedores, alumnos, profesores y comunidad educativa y asociaciones de lucha contra la violencia de género, entre otros.

La ronda comienza este lunes con la asociación nacional de 'start-up', empresas de nuevo cuño del sector tecnológico. Estas reuniones se mantendrán mientras los equipos de negociación de los diferentes partidos políticos están trabajando en el marco de las negociaciones parlamentarias para conformar gobierno; esto permitirá incorporar al documento final, que expondrá el programa de gobierno, las aportaciones de los diferentes colectivos sociales que representan a todos los ciudadanos.

Zinedine Zidane, técnico del Real Madrid, y el centrocampista alemán Toni Kroos comparecen esta tarde en la sala de prensa del Signal Iduna Park un día antes de rendir visita al Borussia Dortmund en la segunda jornada de la Liga de Campeones. Síguelo en directo

Isco y James Rodríguez calentaban en la banda cuando se enteraron que Cristiano Ronaldo sería el sustituido