El Periódico

Revienta la tregua navideña de Podemos

Iglesias y Errejón pactaron un armisticio para intentar un acuerdo tras las fiestas

Echenique defiende la ofensiva #IñigoAsíNo tras las críticas recibidas

Podemos se enfanga en una lucha cainita en plena Navidad.

JL ROCA / VÍDEO ATLAS

Podemos se enfanga en una lucha cainita en plena Navidad.

Lunes, 26 de diciembre del 2016 - 19:09 CET

Pablo Iglesias e Íñigo Errejón decidieron darse una tregua por Navidad para poder reflexionar con calma sobre el futuro inmediato de Podemos y se emplazaron a una reunión después de fiestas. Según ha podido constatar este diario, querían hacer un intento -quizá el último- de alcanzar un pacto que saben remoto pero que ambos dicen anhelar para ir juntos al congreso del partido, Vistalegre II, en febrero. Los dirigentes quedaron en establecer ese compás de espera tras hacerse público el resultado del referéndum interno, el pasado 22 de diciembre. Pero la paz interna comprometida ha estallado por los aires y el terreno precongresual está más embarrado de lo que nadie se atrevía a vaticinar, en gran medida, por los nervios desatados y el clima de incertidumbre que reina desde que se conoció, justamente, el resultado de la consulta el día de la lotería.

Esa votación decidía las reglas de juego para el cónclave estatal, pero evidenció ante todo que Iglesias tiene a la mitad del partido en contra e hizo visible la creciente influencia de Errejón, que hasta entonces era más una intuición que un dato constatado. El secretario general logró imponerse por un 2% de los votos, pero el margen era tan escaso a las puertas del congreso estatal, que las alarmas empezaron a sonar entre sus afines.

Pablo Iglesias e Íñigo Errejón en el pleno del Congreso.

De hecho, la tregua navideña ni llegó a Navidad. En los cuatro últimos últimos días las grandes familias moradas se han ido enredando en un cruce de acusaciones que aleja, todavía más, las posibilidades de un acuerdo que integre a las dos almas con igualdad.

EL DETONANTE

La espita saltó el viernes por la noche, cuando la dirección madrileña, con el pablista Ramón Espinar al frente, decidió fulminar al portavoz de la Asamblea de Madrid, José Manuel López, afín a las tesis de Errejón. El secretario político lamentó en Twitter una destitución que era una amenaza velada desde hacía meses pero que difícilmente le encajaba en un contexto de tregua.

El armisticio quedó dinamitado: el entorno pablista inició una campaña en las redes sociales con el 'hashtag' #ÍñigoAsíNo, en la que le criticaban que expresara su malestar por el cese de López en público. Consideran los 'pablistas' que esa opinión supone un riesgo contra para la “unidad” de Podemos y que deteriora la marca del partido. Los 'errejonistas' creen que la ofensiva solo responde al temor surgido en el 'pablismo' tras ver los resultados del referéndum y opinan que es una estrategia para intentar erosionar la imagen de Errejón entre las bases por si no logran un acuerdo y se enfrentan en proyectos distintos en Vistalegre II.

La campaña contra Errejón incendió las redes con un resultado abierto a valoraciones pero del que surgieron numerosas críticas por el clima de bronca y el ataque a un fundador del partido. Numerosos simpatizantes afearon al secretario de Organización, Pablo Echenique, participar en la campaña, al ser un cargo del que se espera neutralidad. Creen los 'errejonistas' que la ofensiva ha tenido un efecto bumerán porque Echenique salió el lunes a explicar bien su decisión.

¿UNIDAD O SOMETIMIENTO?

Los dirigentes cercanos a Iglesias aseguran que fue un “toque de atención” contra una división que les parece nociva para el partido. Irene Montero, su jefa de Gabinete, insistió este lunes en defender la campaña contra Errejón, a quien advirtió que no puede construir un liderazgo “debilitando a Pablo” y poniendo en juego la “unidad” de Podemos.

El sector afín a Errejón lamenta el significado que los 'pablistas' dan al término, como la obligatoriedad de sometimiento al líder sin posibilidad alguna de discrepar. Entienden que los dirigentes próximos a Iglesias se equivocaron con la campaña y que “la máquina del fango” les pasa factura. “Solo puede definirse como un craso error, como un cálculo muy mal hecho y como algo que le hace daño a Podemos”, respondió la portavoz en el Ayuntamiento de Madrid, Rita Maestre.

¿Hasta qué extremo el cruce de hostilidades impide un acuerdo entre Iglesias y Errejón? Ambos líderes han demostrado en múltiples ocasiones una habilidad sorprendente para rebajar súbitamente la tensión, enmarcarla como "debate abierto" e incluso ironizar sobre sus disputas culpando a la prensa de inventarlas o magnificarlas.

Ahora el terreno está embarrado pero si tienen voluntad de acuerdo, podrían alcanzarlo, porque los puentes no están quemados. Otra historia es si Iglesias está dispuesto a renunciar a la radicalidad, a no fusionarse con IU y repartir su poder, las premisas que Errejón considera imprescindibles para lograr un Podemos ganador. Si no las amarra, le tocará disputarlas. Y viceversa.

Inscribirse antes del 10 de enero

El censo para poder votar en Vistalegre II se cerrará previsiblemente el 10 de enero. A partir de esa fecha los simpatizantes podrán seguir registrándose, pero ya no tendrán derecho a participar en el cónclave que ha de determinar el rumbo político y el nuevo cuadro de dirección de Podemos.

El cierre del censo era una de las condiciones que Iglesias y Echenique incluyeron en su propuesta de reglas del juego para el congreso, opción que ganó por un 41,5% a la de Errejón, que obtuvo el 39,1% y era partidario de mantener las inscripciones abiertas hasta el último día. Según el documento ganador, el censo deberá quedar amortizado 30 días antes de que empiece la asamblea. ¿Cuándo comienza? Esa fecha todavía no existe, pero presumiblemente será en torno al 10 de febrero, puesto que el compromiso de la dirección es que el domingo 12 salga proclamado el vencedor. En la lógica de los congresos, lo habitual es que se celebren de viernes a domingo, aunque también en esto el proceso es más intrincado en Podemos.

Un equipo técnico compuesto por tres pablistas, tres errejonistas y un anticapitalista decidirá en las próximas semanas la fecha exacta. Tendrán en cuenta que las votaciones son telemáticas y que la empresa que las recuenta necesita por lo menos 24 horas para ofrecer los resultados. Así las cosas, el sábado a una hora determinada los simpatizantes ya no podrán seguir votando. ¿Cúando empezarán a votar? Tampoco se sabe. Echenique confirmó tras la última reunión de la directiva que existe la posibilidad de que las votaciones se abran, incluso, antes de que comience la asamblea presencial. Para los errejonistas, que reclaman un debate en profundidad, esta opción resulta dañina, puesto que prima las caras sobre el análisis. De ahí que pidan a los ciudadanos que tienen simpatía por Podemos pero todavía no se han inscrito, que lo hagan cuanto antes.

Las familias moradas carecen de un dato relevante para el diseño de las campañas: el resultado por autonomías del referéndum interno del 22 de diciembre. Fuentes de la secretaría de organización han explicado a este diario que el análisis se hizo como una circunscripción única aunque tampoco descartan pedir el mapa a Agora Voting.

El presidente del Barça, Josep Maria Bartomeu, anunció el acuerdo tras la reunión de la junta directiva