• Jueves 17 abril 2014, 06:05 h

elPeriódico.com

Compra tus entradas para Canet Rock

Regístrate | Iniciar sesión

La resaca electoral | La búsqueda de alianzas

Mas cree que ERC es proclive al pacto pero le exige «estabilidad»

El líder convergente afirma que hará todo lo posible para lograr un Govern sólido

Fija como prioridades «consolidar» el Estado del bienestar y hacer la consulta soberanista

Sábado, 1 de diciembre del 2012 Imprimir Enviar esta noticia Aumentar/ Reducir texto
FIDEL MASREAL
BARCELONA

Una vez asumido, a regañadientes, que ERC no compartirá el Govern con CiU, el objetivo de la federación nacionalista y de Artur Mas es ahora conseguir de los republicanos el apoyo más sólido posible. Lograr «la máxima estabilidad», en palabras de Mas. Para ello, el president en funciones combinó ayer el palo y la zanahoria. Exigió altura de miras y política en lugar de «politiquería», se reafirmó en la intención de convocar una consulta soberanista y ofreció, aunque algo vagamente, la disposición de CiU a ceder en algunos planteamientos. Una primera muestra, tímida, fue la apelación reiterada de Mas a la «consolidación del Estado del bienestar».

Edición Impresa

Edición Impresa

Versión en .PDF

Información publicada en la página 19 de la sección de Política de la edición impresa del día 01 de diciembre de 2012 VER ARCHIVO (.PDF)

«El pacto con Esquerra es inevitable, lo que no quiere decir que sea sólido», afirmaba en privado uno de los negociadores de CiU que este fin de semana se pondrán manos a la obra. Mas quiso trazar ayer las líneas del terreno de juego. Al hacerlo, consiguió un objetivo paralelo: desviar la atención respecto a un debate que se estaba enrareciendo por momentos en CiU: el de la autocrítica.

RECORTES AVALADOS / Sobre ese aspecto, defendió la convocatoria electoral porque ha permitido constatar que los recortes, a su juicio, han quedado avalados -«siempre que se hagan con sensibilidad»- y que el derecho a decidir ha recibido un apoyo «rotundo y transversal». Nótese que en la comparecencia de ayer del president en funciones y en las ofrecidas por otros dirigentes de CiU durante la semana poselectoral, el concepto del Estado propio ha quedado más bien arrinconado. «De esto hablaremos dentro de un tiempo», zanjó Mas.

Sobre el pacto con ERC, reclamó que el entendimiento se base en «claridad de planteamientos, confianza mutua y un programa conjunto en el que debe haber renuncias por parte de todos». Este capítulo, el de las renuncias, quedó muy poco definido por parte de Mas. Defendió las medidas que ERC pretende cambiar, como la supresión total del impuesto de sucesiones y el euro por receta, e insistió en que los tijeretazos son obligados por lo que dicta la UE y por unos objetivos de déficit autonómico excesivos debido a la decisión «injusta» del Gobierno central. Un Ejecutivo con el que Mas tuvo interés en demostrar sus distancias. Recordó su repulsa al uso que el PP hizo del caso de presunta corrupción en su familia y se limitó a decir que la relación institucional con Mariano Rajoy será solo «la que toca, porque los gobiernos han de hablarse más allá de si las personas tiene más o menos sintonía personal».

En este nuevo contexto, Mas dibujó un pequeño papel para el PSC en el ámbito de los acuerdos en favor de la recuperación económica y el bienestar social. Mucho más pequeño de lo que a Unió le gustaría que tuviera, en relación a Esquerra Republicana. Pero en CDC han decidido hacer de la necesidad virtud y el president en funciones ya confía en tener Govern y pacto antes de final de año.

Noticias relacionadas

 
Votos:
+0 votar a favor
-0 votar en contra
Compartir: delicious digg technorati yahoo meneame facebook buzz
Imprimir Enviar esta noticia Aumentar/ Reducir texto

Escribe tu comentario:

AVISO: El comentario no puede exceder de 500 caracteres

PARA PARTICIPAR DEBE SER USUARIO REGISTRADO. (Registrarse | Iniciar Sesion)

Política

Lo +

Lo más
Mostrar grupo Lo más visto
Ocultar grupo Lo más comentado
Mostrar grupo Lo más valorado
Mostrar grupo Lo más enviado

También en elPeriódico.com