El Periódico

LAS FINANZAS PÚBLICAS

El acuerdo con el PNV acentúa el ninguneo de Rajoy a Catalunya

PDECat y ERC denuncian que los Presupuestos no cumplen con las inversiones prometidas

Las cuentas del Gobierno del PP superan el primer trámite en el Congreso de los Diputados

"O lo haremos entre todos o no salen las cosas. A ver si nos entendemos de una vez", ha puntualizado Montoro.

JUAN MANUEL PRATS / EFE VÍDEO

"O lo haremos entre todos o no salen las cosas. A ver si nos entendemos de una vez", ha puntualizado Montoro.

ROSA M. SÁNCHEZ / IOLANDA MÁRMOL / MADRID

Jueves, 4 de mayo del 2017 - 09:59 CEST

El acuerdo entre Gobierno y PNV en pos de salvar los Presupuestos ha sacado de quicio a los partidos catalanes, que se sienten perdedores en una negociación en la que no han conseguido arrancar compromisos categóricos en las inversiones de unas cuentas que pasaron este jueves su primer escollo parlamentario.

Si alguna vez existió la 'operación Catalunya', se ha finiquitado con estos Presupuestos", resumió el portavoz del PDECat Ferran Bel en alusión al diálogo institucional que se pretende impulsar desde la Moncloa. Su malestar es muestra de cómo los agravios territoriales dominaron el debate parlamentario en el que el proyecto de Presupuestos logró pasar su primer trámite. Los 175 votos logrados por el PP con apoyo de Ciudadanos, Coalición Canaria, UPN, Foro y PNV bastaron para tumbar en el pleno del Congreso las siete enmiendas a la totalidad presentadas por la oposición.

Los partidos territoriales (de Catalunya, València, Galicia y Canarias) consideran el acuerdo con el PNV un agravio comparativo, recalentado por la exhibición de músculo que han hecho los nacionalistas vascos. El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, niega el favoritismo, y rechaza los cálculos que elevan a "miles de millones" las cantidades que el PNV habría arrancado al Gobierno en la negociación. Fuentes ministeriales rebajan a un máximo de 300 millones la cantidad adicional lograda por los peneuvistas en la liquidación del cupo de los diez últimos años, cuya cifra total es de 1.400 millones.

LA 'OPERACIÓN CATALUÑA'

Cristóbal Montoro

MINISTRO DE HACIENDA

Los acuerdos no discriminan a nadie. Reconocen que España es una composición articulada de territorios con necesidades diferentes

Aun así, la sensación de ninguneo entre los nacionalistas catalanes encaja como un guante en la estrategia de la 'operación Catalunya' que capitanea la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría. Las ventajas obtenidas por el País Vasco evidencian lo que Catalunya se está perdiendo, que solo podría reconducirse en el trámite de enmiendas parciales a los Presupuestos o en la negociación del nuevo sistema de financiación autonómica.

En qué proporción la escasas inversiones en Catalunya se deben a la pérdida de influencia política de la antigua Convergència o al clima de tensión derivado del referéndum es una incógnita con multiplicidad de lecturas.

INCENDIO TERRITORIAL

Más allá de si existe voluntad de moraleja , las quejas persisten. El PDECat denuncia que los Presupuestos desmienten la lluvia de inversiones en infraestrucutras que Mariano Rajoy prometió ante empresarios catalanes. ERC considera que, superado el trámite presupuestario, "el único problema que le queda al PP es Catalunya", en palabras de su portavoz, Joan Tardà.

Compromís afeó a Montoro  haber negociado con el PNV en quince días la rebaja del cupo pero no haber pactado un nuevo modelo de financiación autonómica en cinco años y En Marea también lamentó que las cuentas "dejan olvidada a la ciudadanía gallega".

El ministro niega las asimetrías territoriales. "Los acuerdos (con el PNV) no significan discriminar a nadie, sino reconocer que España es una composición articulada de territorios con necesidades diferentes", argumentó, además de criticar con dureza ciertas quejas. Mostró, en cambio, mayor empatía con Pedro Quevedo (Nueva Canarias). De él depende el voto 176, para que el Presupuesto sea aprobado en un nuevo pleno tras el paso por comisión y el Senado, la última semana de junio. Canarias necesita un tratamiento diferente, medió, para ganar un 'sí' imprescindible para validar las cuentas.